sábado, 5 de abril de 2014

Fac Fic: Un nuevo comienzo (capítulos 1 y 2)

Una vez acabado "Operación Anaconda" estrenamos nuevo Fic que se publicará cada sábado por la mañana. Se titula "Un nuevo comienzo"su autora es Irene, y el fic es una especie de un popurrí de teorías sobre cómo va a seguir la serie en estructura de Fan Fic. ¡No dudes en leer los primeros capítulos para ver si te gustan!



FAN FIC – UN NUEVO COMIENZO
Capítulo 1 – Conocidos
Emma entró a la comisaría de policía donde trabajaba, como cada mañana. Había sido así desde hacía un año, cuando había llegado con su hijo Henry a Nueva York, había conseguido un trabajo de agente de policía (de uniforme, por desgracia) y se habían establecido permanentemente. Antes de eso habían ido viajando de ciudad en ciudad, sin que pudiera conseguir más que simples “trabajillos”, como encontrar a tal fulano, investigar a tal mengano… Pero ella sabía que esa no era una buena vida para Henry, así que, en cuanto tuvo la oportunidad, cogió ese trabajo y echaron raíces en Nueva York.
Fue al despacho de su superior, que le dijo que hoy le tocaría papeleo. “Menos mal”, pensó ella, porque esa mañana no se creía capaz de hacer la ronda. Se puso enseguida a trabajar, pero no conseguía concentrarse. Seguía dándole vueltas a lo que le había pasado tan sólo unas horas antes. Estaba desayunando con su hijo, cuando alguien llamó a su puerta. Cuando abrió, se encontró con un hombre disfrazado de pirata y con un garfio por mano, que decía conocerla. Había empezado a hablarle de que algo había pasado en el Fairytale, que necesitaban su ayuda y cosas por el estilo. Cuando había visto que ella no tenía ni idea de lo que hablaba, la había intentado besar. Por supuesto no lo había conseguido. Al fin y al cabo, era poli. Le había propinado una patada en la entrepierna, mientras él decía algo así como “tenía que intentarlo”. Cuando Henry le había preguntado quién era, le había dicho que era un loco, pero ella sentía que era algo más que eso. Sabía que lo conocía de algo. Intentó convencerse de que eran imaginaciones suyas, pero no sirvió de nada. “Seguramente le conocí en la cárcel” pensó “Seguro que le detuvieron por acoso”. También estaba la opción de que lo conociera de un orfanato, o de la calle. “Bueno, de nada me servirá comerme el coco con eso. Si realmente está loco, no le volveré a ver. Pero si lo veo otra vez, le preguntaré de qué me conoce”.
Nada más salir del trabajo, (hoy sólo le tocaba turno de mañana) cogió su coche y fue a casa, pensando que ese loco ya no estaría. Se llevó una gran sorpresa al ver que estaba esperando en el portal. Decidida a acabar con sus problemas, aparcó y se acercó a él.
  • ¿Quién eres y por qué me acosas? - le preguntó. Él se giró, sorprendido, seguramente no la esperaba a esa hora.
  • Soy Hook - contestó.
  • Tu nombre real - respondió Emma. Puede que sí que estuviera loco, al fin y al cabo.
  • Está bien - suspiró. – Me llamo Killian. Killian Jones.
  • Bien, Killian, ¿se puede saber por qué estabas sentado en el portal de mi casa, esperando a que llegara? ¿Y cómo sabías mi nombre?
  • Verás, Emma. Lo primero, ya nos conocemos de antes. Lo segundo, es que cuando todos los habitantes de Storybrook volvimos a Fairytale, nos encontramos con una bruja, que es más poderosa que Regina y Rumplestiltskin está muerto, así que no puede ayudarla y por eso te necesita. Me han enviado a mí para que te lleve conmigo allí…
  • Espera un momento - le interrumpió Emma. - ¿Storybrook? ¿Fairytale? ¿Una bruja? ¿¡¡¡¡¡¡RUMPLESTILTSKIN!!!!!!!!? - sí, definitivamente estaba loco. –Bueno, voy a llamar a un hospital psiquiátrico, seguro que te acogerán sin pensarlo…
  • ¡Neal está allí y sabe lo de Henry! - dijo Killian de repente.
  • ¿¡QUÉ!? - ahora sí que la había pillado por sorpresa. ¿Cómo podía conocer a Neal? Y lo más importante, ¿cómo sabía Neal que existía Henry?
  • Verás, en el lugar del que te hablo está Neal, hace algo más de un año que sabe lo de Henry, pero no podía venir él mismo, así que me mandó a mí en su lugar. Quiere que te diga que él no quería abandonarte, que le obligaron y que desea conocer a su hijo, pero que si tú no quieres, lo entenderá. Sólo quiere lo mejor para él. Además, necesita tu ayuda - explicó atropelladamente.
Esto era nuevo. Puede que estuviera loco, pero acababa de decirle que conocía a Neal, que sabía dónde estaba, que él sabía de la existencia de Henry y quería conocerlo, y que necesitaba su ayuda. En el fondo, todavía le dolía su abandono y saber que le explicaría sus razones, aunque fuera doce años después, le quitaba un peso de encima. Pero la clave estaba en el hombre que tenía delante. “Bueno” pensó, “por intentarlo”.
  • Está bien, ven conmigo - le dijo Emma a un sorprendido Killian. - Quiero que me lo expliques todo parte por parte, te quedarás en la habitación de invitados. Si pregunta Henry, dile que somos amigos del orfanato y que te he invitado a pasar unos días.
  • De acuerdo - contestó, todavía sorprendido.
  • También vas a necesitar algo de ropa que no llame la atención. Creo que todavía guardo algo de ropa de un ex. Ah, y será mejor que te quites el garfio. Destaca mucho.
  • Está bien - dijo Killian.
  • Bueno, vamos a subir y me lo vas a contar todo desde el principio.


Hook no se podía creer la suerte que había tenido. Cuando Snow y Charming le advirtieron de que Emma no le creería nada de lo que dijera, había pensado que exageraban. Al fin y al cabo, era la Salvadora. Tenía que creer.
Pero tenían razón. Cuando por fin la localizó y habló con ella, no sólo no lo reconoció, sino que al intentar besarla para que recuperara la memoria, ella se había apartado y le había dado una patada en la entrepierna. Luego le había cerrado la puerta en las narices. Así que decidió esperar a que volviera a casa por la tarde. A mediodía ella le había sorprendido por detrás y le había empezado a interrogar para saber qué quería. “Swann chica, pues para empezar, que me recuerdes” le habría gustado decirle. Pero en vez de eso, que ella lo habría podido entender, empezó a soltarle toda la historia de que venía de Fairytale, de la Wicked Witch y de que Regina necesitaba su ayuda. Por supuesto, ella no le creyó. Así que, a la desesperada, le soltó lo de Neal. Funcionó. Cómo no, si ella sólo lo recordaba a él. Entonces ella le dijo que subiera y se lo contara todo.
Una vez arriba, Emma le había dado algo de ropa nueva y le había pedido que se quitara el garfio. Le dio rabia, pero era la única forma de que confiara en él. Luego le dijo que se iría en un rato a buscar a Henry a la escuela, si quitar esa cara de “madre mía he metido a un loco en mi casa y ahora no le puedo echar”. Por lo menos la cosa no había acabado así.
Ahora estaba deshaciendo su equipaje, que eran la petaca, una muda, algo de comida y un bulto rectangular. “Anda casi se me olvida” pensó. Lo cogió y fue donde estaba Emma.
  • Estoo… Emma.
  • ¿Sí?
  • Mira, es que Neal me dio esto para Henry - dijo dándole el paquete.
  • ¿Qué es? - preguntó Emma.
  • Es un regalo - dijo Hook mientras volvía a su dormitorio.

Al entrar en su habitación, cerró la puerta, pero dejó una rendija para ver la reacción de Emma. Observó cómo ella lo desenvolvía poco a poco hasta descubrir su contenido. Era un libro. Se titulaba Once Upon A Time.
Capítulo 2 – El extraño

El timbre que marcaba el fin de las clases sonó. Con un suspiro Henry recogió sus cosas. “Malditas ecuaciones” pensó, “odio el álgebra”. Desde luego la literatura se le daba muy bien, pero no sabía por donde coger las mates. El problema era que si se lo decía a su madre, en menos que canta un gallo estaría en clases particulares otra vez y eso era peor. Henry, me gustaría hablar contigo – le dijo la profesora.
  • ¿Qué pasa?
  • Verás, me gustaría hablar con tu madre el lunes que viene.
  • De acuerdo, se lo diré.
  • Gracias, Henry. Es muy importante.
Al salir al pasillo, vio a tres chicos mayores. “Lo que me faltaba” pensó Henry. Eran los matones de cuarto. Y le esperaban a él.
  • ¿Qué pasa canijo? ¿Qué estás mirando? - dijo el jefe.
  • Nada, nada, es que estáis en medio del pasillo…
  • Ah pues será por algo, ¿no crees? - definitivamente, hoy le tocaba a él. Henry bajó la mirada. - ¡Mírame cuando te hablo, canijo!
  • ¡Vale, perdón! - Henry pegó un brinco. ¿Por qué siempre le tocaría a él?
Antes de que pudiera verlo venir, el matón le pegó un puñetazo en la cara que le hizo caer al suelo. Acto seguido, se dio la vuelta mientras se reía.
Henry se maldijo a sí mismo. Debería haberlo visto venir. Esos tíos siempre le amenazaban antes de pegarle. “Algún día, les haré pagar. Algún día, les daré una lección y no volverán a meterse con nadie”. Le gustaba fantasear pensando en cosas así.
Al salir del instituto, vio el escarabajo amarillo de su madre. “Genial, hoy le tocaba venir. ¿Y ahora qué le digo?”. Henry entró en el coche y saludó a su madre.
  • Hola.
  • Hola, Henry. ¿Qué tal te ha ido el día?
  • Bien.
  • ¿De verdad? ¿Y ese moratón?
  • Tropecé y me di contra el poste de una canasta. No es nada.
  • Está bien. Por cierto, tengo un regalo para ti.
  • ¿En serio? ¿Qué es?
  • Ya lo verás, está en casa. Es que ha venido un amigo mío del orfanato y me lo ha dado para ti.
  • Ya. Un amigo - hala, su madre había conocido a otro chico.
  • Hablo en serio. Va a pasar unos días en casa, mientras busca apartamento.
  • ¿Qué? ¿Se va a quedar en nuestra casa? - esto era el colmo. - ¿Así sin más?
  • Sí, Henry, así sin más. Por favor, pórtate bien. No es mi novio ni nada por el estilo, si eso es lo que te preocupa.
  • Está bien - dijo Henry con un suspiro. – Pero vas a tener que compensarme por esto ¿eh?
  • Vale, te compensaré - dijo Emma mientras se reía.
  • Ah, por cierto, mi profesora quiere hablar contigo el lunes. Me ha dicho que era importante.
  • Bueno, los lunes tengo la mañana libre, así que no hay problema.
  • Vale.
Silencio incómodo. Henry lo odiaba.
  • Bueno, ya hemos llegado - dijo Emma. – Recuerda lo que me prometiste.
  • Sí, mamá.
Hook estaba en casa de Emma, esperando. Le había dicho que iba a buscar a Henry al instituto, fuera lo que fuera eso. Estaba nervioso. La Emma que le había dejado solo allí bien podría haber ido a buscar a alguien que le llevara lejos de ella y eso le haría perder su oportunidad. Su única baza era Henry. Él solo había descubierto la maldición y no había dejado de creer en ningún momento. Emma no le creía, pero Henry podría hacerlo sin dudar un momento.
En ese momento, la puerta se abrió y Emma y Henry entraron.
  • ¿Killian? - saludó Emma.
  • Estoy aquí, Emma - dijo Hook, mientras salía de la habitación de invitados.
  • Mira, este es mi hijo, Henry.
  • Hola, Henry- dijo Hook. - Me llamo Killian Jones.
  • Hola - dijo Henry, con cara de pocos amigos.
  • Bueno, yo tengo que hacer un par de recados, ¿por qué no habláis un rato y os conocéis? - dijo Emma. – No tardaré.
  • ¿Lo prometes? - dijo Henry. Vale, parecía que a Henry no le había caído bien.
  • Lo prometo – dijo Emma. – Adiós.
  • Adiós.
Emma cerró la puerta. Killian miró a Henry. Sólo había pasado un año, pero había cambiado mucho. Había crecido, eso se notaba, pero era algo más. Puede que fuera por los nuevos recuerdos que Regina le había dado. Entonces se acordó del libro. Estaba encima de la mesa. Fue a cogerlo.
  • ¿Qué es eso? - preguntó Henry.
  • Es un libro - contestó Hook. - Y es tuyo. ¿Te gusta?
  • Es muy viejo - dijo Henry mientras lo cogía. – Pero mola.
  • Me alegro de que te guste.
Henry dejó el libro a un lado. Parecía enfadado.
  • ¿Qué ocurre? - preguntó Hook.
  • Tú eres lo que ocurre - dijo Henry. - Te plantas aquí diciendo que eres amigo de mi madre para poder quedarte aquí, como si fuera lo más normal del mundo, y encima me traes un regalo, como si así pensaras comprarme. ¡Pues no! Si mi madre quiere que te quedes, pues vale, pero yo no me fío de ti. ¡Que lo sepas!

Hook se quedó impresionado. Nunca pensó que Henry pudiera ser así, era algo que no esperaba de él. “El plan B se ha ido al garete” pensó “A ver cómo me las apaño”. Aunque era de esperar, pues para Henry, él era un extraño.

*Este fic continuará cada sábado con dos nuevos capítulos.

7 comentarios:

  1. ohh era el primer fan fic que leía y me ha encantado!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bien Irene!!! Voy a leerlo, espero próximos capítulos el sábado!!!

    ResponderEliminar
  3. Jo tías no sabéis lo bien que me han sentado vuestros comentarios, que llevo todo el finde de un histérico que es que no aguantaba, a ver qué os parecía...

    ResponderEliminar
  4. Jolines me lo has cortado en lo más interesante (uhm).
    Pobre Henry, le hacen bullying, con lo buenecito que es, a ver como acaba lo suyo con Hook, y Emma... Un poco irresponsable dejando a un desconocido que habla de brujas primero solo en su casa y después con su hijo.
    Ganas del siguiente xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, en cuanto a lo de que Emma deje a Henry con Hook solo, me di cuenta, pero como al cambiarlo no me gustaba lo he dejado así. De todas formas, la cosa se queda ahí, porque Henry ya no se vuelve a quedar a solas con Hook a no ser que haya alguien más en casa, así que por eso no te preocupes.
      En cuanto a lo del bullying, es que estaba en mi cabeza antes de que empezara a escribir el fic, yo misma me odio por ello, pero no podía quitarlo, cada detalle es importante, ya verás...

      Eliminar
  5. Ya necesito más!!!!!!!!!!!! No ha sido facil encontrar fanfics captainswan y me gusta esa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, Raquel, pero yo soy de Swanfire pase lo que pase y no va a haber nada en mi fic que sea CS (al menos por parte de Emma). Yo pienso que Emma debería estar con Neal, a Hook lo dejo aparte (tranquila que no se queda solo ni nada, ya verás).

      Eliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.