sábado, 20 de abril de 2013

Fan Fic: Perdido en mi memoria

Aprovechando que este domingo se estrena "Lacey", os dejamos a continuación con un Fan Fic que nos ha enviado María centrado en Belle. En este, Belle por fin ha recibido el alta del hospital y se dispone a volver a su vida diaria, haciendo frente a lo que el futuro le depara. ¿Será capaz de conseguirlo? ¿Se puede armar un rompecabezas cuando las piezas se han perdido?

Autora: Lunasirnape
Aviso: el fic arranca tras los acontecimientos del capítulo 17 de la 2ª temporada, "Welcome to Storybooke".

Perdido en mi memoria

El suave golpear de unos nudillos en su puerta lo hizo apartar la vista del informe que estaba redactando. Sonrió al verla en el umbral, enfundada en unos vaqueros oscuros que subrayaban la esbeltez de sus piernas y arropada con su característica chaqueta de color rojo.

- Buenos días, Whale – lo saludó, esbozando una sonrisa.

- Hola – se levantó para recibirla - ¿Qué tal?

- Bien. ¿Me has llamado?

- Si. Ya tengo lista el alta de tu amiga – declaró.

- ¿Belle ya puede abandonar el hospital?

- No hay motivo para que permanezca aquí – dijo Whale – Aparte de la amnesia, su salud está perfectamente. Necesitará alguien que se haga cargo de ella, al menos los primeros días, pero no precisa estar ingresada para eso.

- Comprendo – asintió.

- Supuse que tú te ocuparías. La verdad, no sabía a quien llamar – admitió – Gold figura como persona de contacto en su ficha de ingreso, pero aún no sé si habrá regresado de su viaje. Y tampoco sé si Belle tiene familia o a alguien más en el pueblo...

- En realidad, tiene a su padre – suspiró Ruby e hizo una mueca - Es Moe, el dueño de la floristería.

- ¿Moe French? – preguntó Whale, con sorpresa – Vaya, no sabía que tuviese una hija.

- Pues la tiene.

- En ese caso, tal vez debería llamarle...

- No estoy segura – replicó la chica – Mira, si te soy sincera, ellos no se llevan demasiado bien. De hecho, las últimas palabras de Belle fueron que no quería volver a verle.

- Ya – dijo Whale, haciendo una pausa para pensar - ¿Y eso fue antes o después de que tu amiga perdiese la memoria?

- Antes.

- Entonces...

- A mí no me parece mal que le llames – confesó – Al fin y al cabo, es su padre. Y creo que seria una crueldad ocultarle algo así, pero sé que Belle no le recuerda y no sé como vaya a encajar su presencia. Además, está Gold...

- Gold - Whale frunció el entrecejo al oírla pronunciar ese nombre – Se toma muchas molestias por ella. ¿Puedo saber qué tiene él que ver con todo esto?

- Bueno, Moe y Gold se odian – le explicó Ruby - Y como él y Belle eran... en fin... pareja, pues...

Whale la miró con los ojos desorbitados.

- No estás hablando en serio – musitó, incrédulo.

- Es la verdad – argumentó Ruby.

- ¿Gold... y Belle?

- Si.

- ¿En serio?

- Que si. Te lo estoy diciendo. Fue antes de que ella perdiese la memoria y su relación iba más o menos... – se lo quedó mirando, extrañada - ¿Se puede saber de qué te ríes?

- Lo siento, es que... - intentó controlarse – Es que Belle y Gold...

- Bueno, puede que sean una pareja un tanto atípica, pero...

- ¿Atípica? - Whale se echó a reír de nuevo – Por amor de Dios, Ruby, Gold podría ser su padre. Y esa chica... vamos, tú la has visto, es una preciosidad. Podría tener a cualquier hombre del pueblo que quisiera, ¿y escoge a Gold? Maldita sea, es un despropósito.

- Fue su elección – la defendió Ruby, muy seria – Yo tampoco lo entiendo, pero si ella quiso estar con él por algo será. Y, te lo advierto, si sigues burlándote de mi amiga voy a...

- Está bien, está bien. Tranquila – la calmó Whale, haciendo lo posible por recomponerse – No deseaba hacerte sentir ofendida. No quiero que te enfades.

- A veces te comportas como un cretino, ¿lo sabes? – le espetó, molesta.

- Lo sé – dijo el doctor – Pero esta vez no he tenido más remedio.

Ruby le lanzó una mirada de desaprobación. Whale sonrió, intentando con su gesto encantador apaciguar su genio.

- ¿Dónde están los papeles del alta? - inquirió Ruby.

- Los tengo aquí – dijo Whale, recogiéndolos de su escritorio. Se los entregó – Belle solo tiene que firmarlos y podrás llevártela a casa.

- De acuerdo. Cuanto antes, mejor: creo que se sentirá más reconfortada cuando esté de vuelta en su apartamento.

- Suele pasar – corroboró Whale.

Se pusieron en marcha y abandonaron juntos el despacho. En el pasillo subieron a un ascensor y pusieron rumbo a la segunda planta, donde se encontraba la habitación de Belle.

Por enésima vez en lo que iba de semana, estaba tumbada en la cama. No podía dejar de pensar en su situación y en aquella llamada. Desvió la vista hacia la mesilla de noche y la visión del teléfono móvil la hizo recordar sus palabras...

Nadie nunca le había dicho algo así. Aunque su cerebro era incapaz de recordar, algo en su interior se había abierto al oírle pronunciar aquellas frases. Todavía las guardaba en su mente, después de dos días. Estaba segura de que solo una persona que de verdad la conociera, alguien que de verdad la quisiera, podría decirle algo semejante. Y sabía a ciencia cierta que, pese a no conservar su recuerdo, en algún punto de sus vidas sus caminos se habían cruzado y de alguna forma estaban ligados.

Ahora sé que le conocía – pensó – Ahora puedo comprender el porqué de todo lo que hacía.

El miedo que sentía hacia él se había esfumado. Echando la vista atrás no podía evitar sentir pena por Gold, porque ahora era consciente del daño que su estado le había provocado: la amnesia no solo había supuesto un duro golpe para ella sino también para él, que a pesar de recibir tan solo su rechazo e histeria a cambio, jamás la había abandonado. Había vuelto siempre por ella y solo había dejado de visitarla cuando un asunto importante – su hijo, al cual según Ruby había perdido hacía mucho tiempo y estaba ansioso por recuperar – lo había reclamado fuera de la ciudad.

Y con semejante problema encima aún es capaz de pensar en mí mientras se está muriendo – pensó, conmovida – Tengo que verle – se dijo, sentándose decidida en la cama – El doctor Whale dijo que hoy me daría el alta, así que en cuanto sea posible iré a visitarle. Ruby podrá decirme cuando vuelve y donde puedo encontrarle...

Hablando de los reyes de Roma. Cuando el ruido de alguien que tocaba a su puerta la hizo volver la cabeza los vio a ambos entrando en su habitación.

- Buenos días – la saludó el médico.

- Buenos días, doctor Whale – bajó de un salto de la cama - ¿Ya está lista mi alta? - le preguntó.

- Si – dijo él, ligeramente contrariado por su urgencia – Ruby tiene los papeles – señaló a la joven con la cabeza y esta se adelantó para entregarle la documentación con una sonrisa - Fírmalos y podrás irte a casa.

- De acuerdo – declaró Belle, tomando de manos del doctor el bolígrafo que le ofrecía para firmar.

- Veo que tienes ganas de dejar el hospital – comentó el médico.

- Lo cierto es que si – admitió – Ruby, si no te importa, voy a cambiarme y enseguida nos vamos.

- Como tú quieras – asintió su amiga.

- Antes de que te vayas, recuerda lo que te dije – musitó Whale – Tranquilidad, descanso y tómate las cosas con mucha calma.

- Lo haré. No se preocupe.

Caminó hasta el pequeño armario que había al otro lado de la habitación y sacando de ahí su bolsa – en la que Ruby le había traído algunas de sus cosas - desapareció tras la puerta del baño. Whale la observó durante unos segundos, parpadeando, antes de volverse de nuevo a mirar a Ruby.

- ¿Hay alguna indicación especial qué deba tener en cuenta, a la hora de cuidarla? - inquirió la muchacha - ¿Algún medicamento qué deba tomar o...?

- No hay medicamentos que curen lo que tiene – suspiró el médico – Tan solo lo que ya le he dicho a ella: reposo y tranquilidad... y tiempo. Pero sobre todo procura que no se altere, en su estado no es conveniente.

- Claro – asintió, comprensiva – Me ocuparé de ello.

- Pasando a otra cosa – dijo Whale, tras una pausa - ¿Estarás esta tarde en Granny's?

- Si, ya sabes que hoy me toca trabajar.

- Bien. Me pasaré por allí cuando tenga un hueco.

Ruby sonrió.

- ¿Chocolate suizo con extra de chocolate? - inquirió.

Una sonrisa generosa se abrió en los labios de Whale al escucharla y el gesto le iluminó todo el rostro, haciendo relucir con infantil satisfacción sus claros ojos.

- Ya me conoces – declaró.

- Si, ya te conozco – musitó la chica, devolviéndole la sonrisa.

- Estoy lista – oyeron anunciar en ese momento a Belle. Se volvieron para mirarla y la vieron vestida de calle y con la bolsa de equipaje en la mano - ¿Nos vamos?

- Vamos – dijo Ruby y se reunió con ella - ¿Quieres qué te ayude?

- No, gracias, puedo yo sola.

- De acuerdo.

- Cuídate – le dijo el doctor Whale – Y si tienes alguna duda o problema, ya sabes donde estoy.

- Lo tendré en cuenta, doctor.

- Ruby – se despidió de ella con un gesto.

- Nos vemos, Whale. Le tendré listo su suizo - prometió.

- No pienso perdérmelo – bromeó el médico.

Ruby le dedicó una última sonrisa y rodeó con un brazo los hombros de su amiga, antes de partir. Belle se dejó guiar fuera de la habitación y por el pasillo hasta el ascensor. Mientras descendían juntas hacia la planta baja, decidió convencer a su amiga de que hicieran una pequeña parada, antes de llegar a su casa.

Tenía un asunto importante del que ocuparse.

FIN


No olvides visitar a Lunasirnape en Fanfiction.net.

¡Muchas gracias a María Acosta por participar!

2 comentarios:

  1. ha mi sinceramente me parece que todos los fans queremos lo mismo si pero no, queremos que digan lo que piensan y que se resuelva todo a veces, pero eso significa que terminaria la serie y cuando es buena (como esta)da muchisima rabia

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vosotras, por publicarlo. Me he llevado una alegría al verlo :D. Espero que todo el que lo lea lo disfrute y no se corte al dejar su opinión (aquí o en fanfiction, donde quieran), porque me interesa conocerla ;D.

    ResponderEliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.