martes, 30 de mayo de 2017

Fan Fic: Víctor's Untold Story 4


Cuarta parte de la historia no contada de Víctor Frankenstein en la que conoceremos el lado oscuro de algunos de los personajes protagonistas, y que ha escrito nuestro seguidor Scandal Fake.

Chapter 4: Sinners and Saints

La Tierra Sin Color
15 años antes de la maldición oscura


Elizabeth escucho unos ruidos provenientes de la parte de abajo, trató de salir pero Carmille la había atado y amordazado para que no hiciera ruido.

La anciana dejo la cesta con los cristales de hada y subió a su habitación, su sorpresa fue que se encontró con una Elizabeth amordazada. Al verla la vieja se acercó y la desató. 

— Ahora mi captura envía a una anciana, — Elizabeth Bufo — ¿Quién eres tú? — Elizabeth se masajeaba las muñecas y tobillos.

— Mi nombre es Mim, Madame Mim, y no tienes que preocuparte de mí. Esa vampira se lo pensará dos veces antes de aparecer por aquí. 

— ¿Cómo es posible que existan? — Elizabeth hablo para si misma entre la pequeña sorpresa.

— Hay muchas cosas es este mundo, magia de forma muy pequeña pero existe. — la anciana le contesto y ayudo a levantar. — pero que hacías tú en el poder de una vampira? No creo que te chuparía la sangre si no tuviera planes. 

Elizabeth suspiro y se acomodó su cabello. 

— la verdad no sé, me atacó ayer cuando iba de viaje hacia la capital.

— ¿Ayer? Oh cariño si han pasado dos meses, lo sé por qué hoy regresaba de mi viaje. 

— ¿Dos meses? Pero como es posible. — Elizabeth seguía confundida la vieja estaba loca o ella estaba loca.

— Hija, ven a la cocina te daré algo de comer y saldrás mañana a tu destino — la anciana evitó la pregunta y ayudo a Elizabeth a bajar las escaleras.

Mim era una bruja que había escapado de los Juicios de Salem y viajó hacia Alemania donde empezaría una nueva vida, más su casa a pesar de tener aparecía normal estaba hechizada para que el tiempo no pasará dentro de ella. Lo que para Elizabeth fue un día para el resto del mundo serían meses.

Klagenfurt

Gerarthd salió de permiso por las fiestas. Estaba emocionado de ver a su hermano y a su madre. 

Le entregó su abrigo a una de las doncellas y se dirigió al estudio.

La escena para el parecido sacada de una novela de suspenso. 

Su padre borracho en el sofá. Con telegramas de la policía y de Víctor por todos lados, y con varias botellas de whiskey abiertas.


Flashback de Alphonse
La Tierra Sin Color muchos años atrás


Un joven Alphonse subía rápidamente en la milicia, al igual que su padre, su abuelo y bisabuelo se vio obligado a ingresar para mantener el hilo funcional. Con el tiempo ese disgusto hacia los militares pasó a beneficios, con cada ascenso, beneficios que no podía usar pues todo iba al manejo de su padre. 

El escuadrón de Alphonse estuvo de permiso 4 días, los muchachos habían escogido pasar una noche de fiesta, en la 2 noche invitaron a su capitán a una casa de noche.

A pesar que Alphonse había discutido con su padre que se encontraba en la ciudad este acepto, y salió con sus soldados. 

Entre todos habían escogido la señorita que pagarían para pasar la noche con Alphonse. Mientras el resto de dedicaba a beber y bailar.

Juliette era una huérfana que al cumplir los 18 años entro a trabajar como prostituta en una " casa de noche " la propuesta de las había hecho un caballero a ella y a su hermana Justine, más está se negó mientras Juliette era apadrinada. 

Juliette llevó a Alphonse a una de las habitaciones y está se le acercó para besarlo y empezar a tocarlo. 

— Espera— Alphonse retiró la mano de la joven. 

— ¿Pasa algo? O ¿quieres algo especial? No me importa igual ya me pagaron. — Alphonse sonrío y tomó a la joven mientras le desgarraba la ropa y dominaba para tener sexo. 

La noche pasó, las horas que pagaron los soldados a Juliette habían expirado hace tiempo. Pero está hizo una excepción, el sexo con Alphonse para ella fue algo nuevo, nunca la habían tomado con tanta fuerza y lujuria. 

Al día siguiente está se despertó al sentir que su amante dejaba la cama. 

— ¿Te vas tan rápido? — se acercó a él y pasó una mano por el pecho de Alphonse.

— Si, estaremos en contacto, esto se tiene que repetir.

Alphonse de termino de vestir y salió del burdel con rumbo a la casa de su padre.


La Tierra Sin Color
15 años antes de la maldición


Agnes se encontraba en el jardín hablando con una monja anciana, ella era lo opuesto a la abadesa. 

— Es cierto Cunengunda. Esa gitana dijo que moriría y que debía vivir. Quiero dejar el convento con Víctor, pero la abadesa. 

— No hace falta que digas más hija. — Cunengunda abrazo a Agnes, era la hija que nunca tuvo y desde que se conocieron la anciana se dio cuenta que la joven no tenía vocación para monja. 

— Hablaré con el jardinero. Estoy seguro que podrá ayudarte a escapar y no te preocupe por la abadesa, yo le encargaré de ella. 

En la oficina de Ambrosio, Víctor había entrado para discutir sobre su estadía en la abadía, y la continuación de sus estudios en la biblioteca municipal del pueblo.

— Ambrosio, que te lo digo yo. Ya terminé de leer todos los volúmenes que tienen aquí. Me gustaría bajar al pueblo y seguir mis estudios.

— Ambrosio sonría con las declaraciones que tuvo con Adrián— claro ve, si eso te hace feliz... 

— pues hay algo más, tal vez me puedas ayudar — Víctor bajo un poco la mirada pues no sabía cómo reaccionaría el monje ante la noticia.

— ¿Qué es amigo? 

— Me gustaría dejar el monasterio, con Agnes.

— Agnes? La hermana Agnes? — Ambrosio abrió los ojos pero no dijo nada, el también tenía un romance prohibido — en eso no puedo ayudarte, no tengo jurisdicción con las monjas, solo hay dos posible vámonos irte voluntariamente que por mi parte no tendrás problema pero la Madre Agatha es otro cantar, o huyendo. Aunque no dudes en pedir ayuda, todo sea en nombre del amor.

— Está bien? Supongo — Víctor se levantó y dejo a su amigo en su oficina, la actitud de Ambrosio había cambiado de la noche a la mañana y estaba mencionando mucho el amor “¿será que está enamorado? ¿De quién lo estará?" Eran las dos preguntas que se había Víctor mientras caminaba por el pasillo.


La Tierra Sin Color muchos años atrás
Flashback de Alphonse


Alphonse entró a la casa de su padre y le entregó el sombrero y cubre chaqueta a una de las doncellas. 

— Joven Frankenstein, su padre salió pero me pidió que le informara que su prometida está en la sala. 

— Elizabeth ¿Está aquí? — los ojos de Alphonse se iluminaron.

Alphonse camino hacia la sala y sus ojos se iluminaron, aceleró El Paso, abrazo y beso a su prometida.

— ¿Cuándo regresaste? 

— Ayer, ya podremos celebrar la boda.

— Y ¿Cómo te sientes? ¿Te curaron bien en Inglaterra? 

— No estaría aquí si no lo estuviera — Elizabeth beso a su futuro esposo.


La Tierra Sin Color
15 años antes de la maldición oscura


Víctor regresó a su habitación, el abate julio le esperaba " sentado " en la cama.

— Hola, cuanto tiempo sin verme ¿No? — el abate reía pues le hacía gracia molestar a Víctor.

— Si, cuanto tiempo. Normalmente apareces cuando estás aburrido. 

— Está vez es distinto. Verás tú última conversación con Ambrosio me trajo.

— ¿A qué te refieres? 

— Verás mi asunto pendiente es que viniera un monje a la abadía que demostrara ser poco ortodoxo. Y a falta de uno tengo dos — el abate río y un escalofrío recorrió la espalda de Víctor — y por eso decidí regalarte mi colección privada, una parte para vos y tu novia, la otra para Ambrosio y su novio.

— ¿Novio? — Víctor levantó una ceja al escuchar esa palabra.

— Eso no importa, lo importante es que ya que me ayudaste, antes de irme te ayudaré pero también quiero pedirte un favor.

— No prometo nada.

— Ayuda a Beatriz a seguir adelante. Yo me encargaré de hablar con ella — el fantasma desapareció dejando una pila de libros en la cama de Víctor y otra en la oficina de Ambrosio. 

— Está bien — Víctor hablo pues sabía que lo podía escuchar y tomo un libro sin título.


La Tierra Sin Color muchos años atrás
Flashback de Alphonse


Los encuentros entre Alphonse y Juliette se prolongaron por meses, cada uno más salvaje y depravado que el anterior. 

Y así los meses pasaron, hasta que un día en otra noche de pelea con su padre Alphonse había dejado caer en la conversación con su amante que quería que su padre no siguiera controlándolo.

Dos días después el padre de Alphonse fue encontrado muerto y este pasó a ser la cabeza de familia. Elizabeth estaba en shock por qué su boda se acercaba y era lo más cercano que tenía a un padre pues el de ella había fallecido cuando era una niña.

Alphonse se dirigió hacia la casa de su amante, planeaba celebrar su libertad pero esa noche fue de todo menos de lujuria. 

— Lo hice yo, yo lo maté eso querías ¿No? — Fueron las palabras de Juliette mientras Alphonse besaba su cuello.

— ¿Qué hiciste qué? — Alphonse de retiro para verla a los ojos.

— Quería complacerte, aparte estoy esperando un hijo tuyo. — dijo acariciando su vientre.

— ¿Que tú qué? — Alphonse abrió los ojos como dos platos y se alejó de su amante.

— Desaste de él, te pasaré dinero pero hasta aquí llegamos, me casaré con Elizabeth en dos semanas. Sabías nuestro trato, ¿Acaso no te cuidabas? 

— No contigo, desde hace meses dejo de cuidarme contigo.

Alphonse se alejó de la mujer, dejo algo de dinero en la mesa y se alejó de su ex amante. 

Pasaron los meses y la barriga de Juliette crecía, al mismo tiempo Alphonse cumplía su palabra le pasaba una manutención para que no hablara de su pasado y se deshiciera del bebé. 

Juliette dio a luz a un niño, en una posada, para suerte de ella había una gitana que la socorrió en su parto. 

Las semanas pasaron y así como Alphonse mantenía su palabra ella cumplió la de ella, no le dolía abandonarlo para ella se volvió una carga esos 9 meses y no se imaginaba una viva con el. Dejo al bebe en las puertas de una abadía a medio construir y se alejó.


La Tierra Sin Color
15 años de la maldición oscura


Adrián había entrado a los pocos minutos que salía Víctor de la oficina de Ambrosio, se habían encontrado en el pasillo más no dirigieron palabra, este no sabía cómo hablarle al mejor amigo de su novio y menos si no habían sido presentados.

Después que Víctor salió Ambrosio estaba contemplando la dirección y el retrato que Rumpel le entregó. Seguido entro Adrián y Ambrosio escondió los papeles.

— ¿Que estabas viendo? — Adrián se ubicó detrás de Ambrosio y le abrazó.

— Nada nada, sólo algo que me entregaron.

— ¿Quién? 

— No te diré. 

— Anda dime — Adrián se puso juguetón con Ambrosio hasta que logró sacarle unas palabras 

— Está bien, te diré, me dejaron la dirección de mi madre y un retrato, pero no sé si ir, tengo muchas preguntas de por qué me dejo. 

— ¿Sabes qué haría yo? Iría y preguntaría por qué me abandono — a partir de este momento Adrián solo repetía las palabras de Zelena. 

El oscuro y su aprendiz estaban en la azotea de la abadía, la pelirroja sostenía el corazón de Adrián y decía las palabras que salían de la boca de Adrián. 

— Anda ve, eres el abad ¿No? Ve y averigua tu pasado.

— No lo sé Adrián, ¿Me podría ausentar tanto tiempo sin que se dieran cuenta? 

— Diremos que estás enfermo en tu habitación — Adrián beso los labios de su novio y salió de la oficina tal y como ordenó Zelena. 

Una nube roja de magia apareció en la oficina de Ambrosio.

— el oscuro apareció y con una risilla irritante — entonces querido, ¿Quieres ir a conocer a tu madre o no? 

— Pero ¿Qué mierda es está? — Ambrosio se sobresaltó al verlo 

— Dime ¿Si o no? No tengo todo el día, soy un hombre ocupado.

— .....— un silencio momentáneo se apoderó de la habitación el cual se rompió con una palabra — Sí.

— Perfecto — y con un movimiento de manos ambos desaparecieron en dos nubes de magia roja.


Klagenfurt


Gerarthd leía cada uno de los telegramas, varias lágrimas se dejaron caer por su lagrimal. 

Se sirvió un vaso de whisky y precedió a escribirle una carta a su hermano dándole la noticia. 

Alphonse empezaba a despertarse de su resaca, deslumbraba a la imagen de su hijo.

— ¿Gerarthd ? — fue lo único que dijo cuándo se vino en vomito.

— Ya se lo de mama, ya le escribí la noticia a Víctor. Ahora ve y descansa papa — Gerarthd terminaba de escribir su carta y llamó a una de las doncellas para que le ayudaran con el desastre que era su padre.


La Tierra Sin Color
15 años antes de la maldición oscura


La noche caía, la abadesa se encontraba rezando el rosario. 

Un escalofrío recorrió su espalda, se empezaron a escuchar los latidos de un corazón. El viento azotaba las ventanas. 

Ante la abadesa apareció una monja vestida de blanco y ensangrentada. 

La abadesa se desmayó del susto. El fantasma de Beatriz la perseguía más nunca se le había presentado. 

Minutos antes de la aparición fantasmal. 

Beatriz apareció en la habitación de Agnes mientras está escribía su despedida hacia Cunengunda. 

— La historia se repite, más no es la misma siempre. 

Agnes se volteó al escuchar esas palabras y vio al espanto de Beatriz. 

— Oh no temas, vengo a ayudar

— Ayudarme ¿Cómo? 

— No dejando que se cometa otra injusticia y para evitar que la perra de la abadesa te mate como hizo conmigo al enterarse de mi romance, ahora ve a la habitación de tu amado y huyan. Yo me encargo que no se entere. 

Agnes salió corriendo hacia la parte del monasterio, al mismo tiempo Beatriz se desvanecía para hacer su parte. 

En el vilo de la noche Agnes caminaba sin dejarse ser vista, se dirigía hacia la habitación de su amado para escapar, más con cada idea de ser libre no la dejaría cuando estuviera afuera de la abadía. 

Empezaría esa misma noche, abrió la puerta de la habitación de Víctor y le plantó un beso en los labios para luego cerrarla. 

— ¿Agnes? ¿Qué haces? — la monja se quitó el velo y abría su hábito. 

— Tómame, hazme tuya — está dejando ver sus senos beso a Víctor el cual no tuvo reparo en besarla y tomar sus piernas mientras este se dejaba llevar por el deseo.


La Tierra Sin Color muchos años atrás
Flashback de Juliette y Justine


La vida había tratado de formas distintas a las hermanas.

Una llevando una vida de pecado se había en una dama rica de sociedad. 

La otra por llevar una vida de virtud se había convertido en una mendiga que el destino fue injusto con ella. 

Justine toco la puerta de una casona, una mujer idéntica a ella le abrió. 

— ¿si? Se le ofrece algo — Juliette con cara de saco vio a la mujer la cual bajo la capucha de su capa y enseño su cara. 

— Juliette soy yo, ya no sé a dónde acudir. — La mujer rica se quedó perpleja al ver a su hermana. 

— ¿Justine? ¿Eres tú? ¿Qué te pasó? 

— La vida, pero ¿Me puedo quedar a vivir contigo? Ya no aguanto más la sociedad injusta. 

— Claro pasa, haré que te preparen una habitación. — la indigente pasó a la casa de su hermana y se ubicó junto al fuego de la chimenea. — ¿Cómo lograste todo esto?

— Es mejor que no lo sepas, solo digamos que haciendo un trabajo aquí. Un trabajo allá y ensuciando mucho mis manos.


La Tierra Sin Color
15 años antes de la maldición


Dos nubes de magia roja aparecieron en medio de un sótano. 

— ¿Dónde estamos? Y ¿por qué hay una pistola en mi mano? — Ambrosio miró el arma en su mano. 

— Algo lúgubre este lugar ¿No crees? — Rumpel chasqueo los dedos y varias velas se encendieron dejando ver el ambiente del sótano. 

Con cada vela de dejaba ver una jaula con un ser humano dentro o con partes de un ser humano. Pero el centro de la habitación era un hombre atado de brazos y pies con una cabeza de toro puesta. 

— ¿A dónde me trajiste? ¿Qué es este horrible lugar? — Ambrosio retrocedió unos pasos y su nuca chocó con instrumentos de tortura llenos de sangre.

— A la casa de tu madre, o mejor dicho al sótano, las escaleras están por allá — el Oscuro señaló las escaleras y Ambrosio subió aterrado queriendo dejar ese sótano del horror atrás.

Abrió la puerta y vio un ambiente distinto al sótano. Una mansión bien decorado, parecía que su madre estaba bien posicionada, por qué lo abandonaría pensó, pero rápidamente recordó el sótano y siguió caminando. 

Llego a la sala y encontró a una mujer sentada leyendo. Saco el retrato que tenía de su madre y lo miro, era idéntica sin lugar a dudas. 

— Oh hola, ¿Puedo hacer algo por ti hermano? — la mujer subió la mirada y vio al monje, con una sonrisa tierna dejo el libro. 

— ¿Por qué me abandonaste? 

— ¿Perdón? Pero no te conozco — la mujer seguía con su sonrisa que mantenía ante el extraño que parecía estar alterado.

— Sí que me conoces, me abandonaste en una abadía hace 30 años.

— No se dé qué hablas, disculpa creo que estás equivocado.

— Si lo sabes, basta de fingir — Rumpel apareció detrás de la mujer y le hacía señas al monje que la mujer si sabía de lo que hablaba.

— No, en verdad no le conozco joven. 

— Que sí, si lo sabes, así como sabes lo del sótano y como torturas a esos pobres seres humanos.

— De qué sótano hablas no tengo sótano, jamás haría eso que dices. 

— Basta— algo se rompió dentro de Ambrosio y apuntó a la mujer con la pistola que le había dado Rumpel, disparo una vez hacia el techo.

— Cálmate, en verdad no sé de qué hablas — la mujer dejo la sonrisa y se levantó del mueble quedando frente al monje.

El disparo se escuchó y Juliette bajó en su bata de baño al escucharlo, al ver la escena en la sala está intervino.

— ¿Qué diablos pasa aquí y quién coño eres tú? — la mujer idéntica a la que amenizaba Ambrosio tenía un cuchillo en la mano y lo amenazaba a él.

— ¿Quién de ustedes es mi madre? ¿Quién me abandono? ¿Quién es tu?— Ambrosio al verla cambio el sentido de su arma y cambiaba su objetivo cada tanto.

— Yo soy Juliette, te abandoné porque no podía tenerte — Justine se hizo pasar por su hermana para protegerla. 

— Y los del sótano ¿Qué? 

— Mentira, yo soy Juliette y te abandoné porque era un acuerdo con tu padre. El sótano es uno de mis hobbies.

— ¿Hobbies? — Justine volteó a ver a su hermana. 

— ¿Mi padre? ¿Quién es? — Ambrosio le apuntaba a Juliette al escuchar sus palabras. 

— Alphonse Frankenstein un militar, ahora si eso es lo que quieres déjanos en paz.

Un disparo se escuchó. Y Ambrosio dejo caer la pistola Una de las hermanas cayó al suelo muerta. Y la otra en shock soltó a llorar. 

— NOOOOO — Justine se acercó al cuerpo de su hermana. — Monstruo, asesino — Justine tomo el arma y le apuntó al monje pero antes de hacer algo El oscuro se ubicó detrás de ella y saco el corazón aplastándolo. 

— De nada, ahora yo limpio este desastre, gracias pos tus servicios hermano Ambrosio. 

— Yo, yo.... 

Ambas hermanas cayeron al suelo y el oscuro hizo desaparecer a Ambrosio en una nube de magia y aparecía en su oficina en shock por lo que había pasado.


En la cabaña de Mim

— ¿Seguro que no quieres quedarte? Estarías a salvo de esa vampira.

— Es muy amable, pero debo volver con mi esposo a la capital. 

— Está bien pero antes déjame darte unas cosas para el viaje— la anciana preparo una cesta y una mochila con comida y un cambio de ropa, al mismo tiempo le entregó a la mujer un cristal de hada blanco y un collar de ajos.

— Gracias pero, ¿Para qué es el cristal y el ajo? 

— Como bruja se que los vampiros no toleran la luz del día y el ajo, a menos que sean muy poderosos, esto te mantendrá a salvo una temporada. Úsalo con sabiduría. 

— ¿Bruja? — Elizabeth quedo perpleja ante estas palabras y varias preguntas pasaron por su cabeza.

— No tienes que preocuparte, mis días de brujería quedaron en los 1600 ahora me dedico a ser curandera. Ahora ve, debes aprovechar la luz de día. 

Elizabeth salió de la cabaña despidiéndose de la mujer, aún no entendía mucho de lo que le pasaba, se volteó para ver la cabaña de la bruja una vez más y vio cómo está se despedía desde el pórtico de la cabaña, Elizabeth siguió su camino, se volteó una vez más pero la cabaña había desaparecido del sitio en donde estaba. 



Han participado: David Anders como Víctor Frankenstein/ Doctor Whale, Chad Michael Collins como Gerhardt Frankenstein, Megan Follows cómo Elizabeth Frankenstein, Gregory Itzin cómo Alphonse Frankenstein, Tiera Skovbye como Agnes Usher, Steve Lund cómo Ambrosio, Nick Slater como Adrián, Tim Daly como abate julio, Sofía Carson como Beatriz, Sutton foster como Juliette & Justine, francés Conroy como Madre Agatha, Vanessa Redgrave como Cunengunda. June Squibb como Madam Mim, Kate Burton cómo Madame Leota, Rebecca Mader como Zelena/ la bruja mala del oeste, Robert Carlyle como Rumpelstilskin/ Mr Gold, Goran Visjinc como Joven Alphonse, Wallis Currie wood como Joven Elizabeth, Maia Mitchell como Joven Juliette y joven Justine.


NOTAS Y NORMAS:
1. Debes tener cuenta de google para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3. Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero siempre respetando a los demás comentaristas.
4. Está prohibido poner enlaces en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler indica SPOILER al comienzo de tu comentario
Gracias. 
Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de lo que publicamos en el blog.

1 comentario:

  1. Vaya elizabeth ya esta libre y 😞 pobre bebé abandonado no tuvo amor 😭, sigue con la historia, que nos tienes con expectativa

    Saludos 😘

    ResponderEliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.