sábado, 22 de marzo de 2014

Fan Fic: Operación Anaconda (Partes 14 y 15)

Tras un pequeño parón, por fin regresamos con dos nuevos capítulos de Operación Anaconda: "Cambios" y "Preparativos". ¡Se acerca el gran desenlace!

Capítulo 14: Cambios

 Habían entrado en la máquina, unos destellos azules salieron de ella. Greg hizo una mueca que al principio pudo confundirse con dolor, pero en verdad era algo más profundo. Al verlo bien podía verse que lo que sentía Greg en esos momentos era alegría, no porque la máquina funcionara, ni por poder poner en marcha el plan B que tenían de respaldo; la alegría era por saber que aún existía la posibilidad de vengar a su padre, de hacer pagar a la mujer que había arruinado su infancia, de hacer que todas las cosas que no eran naturales de este mundo y afectaban a su equilibrio desaparecieran. Era una alegría mezclada con alivio, esperanza, nostalgia y odio. Desde sus 10 años no había pensado en otra cosa que no fuera recuperar a su padre y cuando se enteró de su muerte solo quiso venganza; esa venganza ahora estaba más cerca que nunca.
Regina se recuperaba de a poco, lentamente iba recuperando sus fuerzas y su magia… su magia era un caso especial y aparte, pero cuanto más se recuperaba más podía darse cuenta la gente de que algo en ella había cambiado. Ahora la gente comenzaba a ver lo que Blue había notado cuando la estabilizó con su varita. Era menos agresiva, decían algunos, otros solo creían que luego del secuestro aún seguía en una especie de shock. Para Hook solo era diferente, no sabría explicar exactamente lo que era, pero podía notar algo diferente en ella, aún así no le importaba y casi no se apartaba de su lado, en parte porque no quería volver a dejarla. Sin embargo cada tanto debía hacerlo, era justo tanto para Henry como para Cora poder pasar a verla y quedarse a solas con ella.
Por su parte la familia Charming estaba ocupada junto a Gold y Blue enterándose de los detalles del plan para sellar el paso a Storybrooke por lo que apenas estaban enterados de la evolución del estado de Regina.
"Espera, entonces ¿ustedes no podrán hacer nada?" Preguntó Mary Margaret cuando le explicaron el plan.
"Sólo podremos guiar a Emma si lo necesita, pero ese tipo de magia no podemos usarla"
"Pero necesitamos a cuatro, si no lo hacen ustedes, Emma ira a un extremo y Gold al otro... Nos faltan dos más" Dijo David.
"Veo que sabes contar..." Respondió Gold con sarcasmo y volteándose a ver a Blue con su sonrisa característica agregó: "es raro que hayan acudido a este hechizo"
"Lo intentamos con todo antes de llegar a este" replico ella defendiéndose.
"La cuestión es ¿quien más hará el hechizo?" Interrumpió Mary Margaret.
"¿Que no es obvio?" Espetó Gold algo irritado "Emma ira al norte, yo iré al este, Cora al oeste y Regina al sur"
"¿Regina?" Pregunto extrañada Emma que había estado callada y pensativa todo el rato.
"Si, Regina"
"¿Y crees que 'ya sabes quién' te lo permita?" Insistió ella.
"Lo dudo" respondió Gold restándole importancia "pero él no decide, ella si"
___________________________________________________________________________

Tamara apago la máquina. Si había funcionado o no, se enterarían muy pronto. Salieron de ella y se sentaron en unas sillas alrededor de una mesa.
"¿Y bien?" Pregunto Greg "¿ahora qué?"
"Ahora lo probamos y practicamos"
"¿Como sabemos si funciono?" Insistió el.
"¿Acaso no lo sientes?" Pregunto ella "cierra los ojos por un momento y respira profundo, debes sentirlo, respirarlo... Esta ahí dentro tuyo, recorre tu cuerpo dándote energía y vida...”
Greg suspiro, cerro los ojos y procedió del modo en que le había dicho, pero al abrir los ojos negó con la cabeza, no podía sentirlo, no como ella. El no lo tenía.
"No te preocupes" intento tranquilizarlo ella "de todos modos no podemos usarla aquí, sólo dentro de sus límites podremos hacerlo, pero necesitamos practicar primero."
"Bien" respondió el de mal humor "entonces iremos, nos ocultaremos en el bosque y practicarás todo lo que sea necesario hasta que lo controles. Alista las cosas, nos vamos ya"
Támara salió de la habitación en cuanto tuvo la orden, hizo los preparativos necesarios y lo espero sentada en la camioneta. Lo que Greg jamás imaginaria es que no era casualidad, ni mucho menos, que él no obtuviera las habilidades que la máquina les daría con lo que le habían quitado a Regina. Tamara, ambiciosa, malévola y con ansias de destruir a tan sólo un habitante de Storybrooke como parte de una venganza personal, había preparado la máquina de modo tal que sólo ella pudiera recibir las habilidades y así poseerlos de forma completa y de un modo más poderoso.
________________________________________________________________________________
"No, de ninguna manera, no los dejaré" sentencio Hook al oír el plan cuando se lo contaron a Cora, en el momento en que Regina se encontraba a solas con Henry.
"Creo que eso no depende de ti, pirata" respondió Gold con cara de pocos amigos que estaba preparado para la negativa de Hook.
"¿Acaso no  ven por todo lo que acaba de pasar?" Insistió escandalizado "¿qué pretenden que haga? ¿Qué se fuerce al máximo y tengamos que traerla en camilla de nuevo?"
"No tiene que ser al máximo, en un hechizo grupal no es necesario, ese es el lado bueno del hechizo" argumentó Cora.
"¿Estas con ellos?" Hook miraba a Cora totalmente anonadado.
"Yo no estoy con nadie, sólo pienso en lo que es mejor para mi hija."
"Por eso no quiero forzarla" insistió el pirata.
"¡Por eso debemos hacer el hechizo! ¿Has pensado qué pasaría si no lo hacemos? ¿Qué probabilidad tenemos de que esto vuelva o no a ocurrir?"
Hook no respondió y todos quedaron en silencio, mirándose entre sí, mirando a Hook, era como si esperaban su aprobación sobre este asunto.
Al no recibir ninguna clase de respuesta Gold impacientado bramo:
"Al fin que no es decisión tuya sino de ella si lo hace o no" dicho eso entro abruptamente en la habitación cortando la amistosa charla que madre e hijo estaban teniendo.
Tanto Henry como Regina hicieron silencio al verlo y fue Hook el que hablo primero:
"¡Te digo que no! No está lista, no todavía, no tiene que hacerlo."
"¿Hacer el qué?" Pregunto ella observándolos sin comprender nada.
"¡Deja que decida ella!" Insistió por encima vez Gold.
"¿Que decida qué?"
"Es capaz de hacerlo, su magia es muy poderosa" acotó Cora.
"¿Alguien puede explicarme qué pasa aquí? ¿Qué es lo que quieren que haga?"
"Quieren que cometas un suicidio" dramatizó Hook.
"¿¡Qué?!" Exclamaron madre e hijo.
"¡No! Deja de asustarla" dijo Cora golpeándolo en la nuca, de sentó en la cama junto a Regina para abrazarla.
"Escucha esto es muy sencillo" explico Gold con poco tacto "necesitamos bloquear el acceso al pueblo y lo único que funcionara es un hechizo grupal, para realizarlo necesitamos cuatro hechiceros y tu serías  una de ellos si aceptas. Así que... ¿Qué dices?"
"¡Que es una locura!" Repitió Hook.
"¡Que tu no decides!" Gold ya estaba realmente cansado de la actitud del pirata y si no se callaba pronto lo haría desaparecer, literalmente.
Regina por su parte había recibido la noticia como una bomba de agua helada. No había pensado en su magia desde que había vuelto, ni había intentado hacer ningún hechizo. Al mismo tiempo hacerla pensar en bloquear el pueblo la hacía pensar en que alguna amenaza podría entrar, y al pensar en eso sólo pensaba en dos cosas: la seguridad de su hijo y todo lo que había pasado el tiempo que estuvo prisionera; sabía muy bien que por fuerte que fuera o aparentara ser, no podría volver a soportarlo.
"Hija... ¿Estás bien?" Pregunto Cora poniendo una mano en su hombro.
"¿Eh? Si, si. Estoy bien" los miró a todos esperando recibir el consejo de alguno, por supuesto fue sólo Hook el que le dijo:
"No tienes que hacerlo si no quieres, pueden conseguir a alguien más"
"¿Donde están Greg y Tamara?" Pregunto ella.
"Suponemos que quedaron bajo los escombros"
"¿Suponen?"
"No los vimos, no podemos asegurarlo"
"Entonces tengo que hacerlo, si eso significa no tener que ver ningún forastero nunca más en este pueblo, lo haré"
Capítulo 15: Preparativos

Con el sí de Regina tenían que realizar todos los preparativos, debían sincronizarse los cuatro, Emma debía aprender a realizar un hechizo grupal, por lo que todos los días al menos media hora le hacen practicar.

Regina por su parte, cuando no tenía ninguna visita en el hospital, practicaba los movimientos y hacía encantamientos pequeños. Si bien hacer magia era como montar en bicicleta y hacía meses que no usaba su magia, podía sentirla diferente, había algo que no estaba bien, pero no preocuparía a los demás por algo tan simple, al menos eso era lo que ella creía que era, solo era falta de práctica.
El hechizo constaba de cuatro partes la primera era la poción, dependiendo en qué entrada del pueblo estaban cambiaban los ingredientes de la misma. August conociendo muy bien el bosque donde vivió durante toda una temporada, fue recolectando todos los ingredientes faltantes para unas pequeñas pociones que debía llevar cada uno a cada entrada. Cuando la tuvieran debían esparcirla en la línea recta sobre el camino justo en el límite del pueblo, al mismo tiempo. Una vez hecho esto pasaban a la segunda, y no menos importante, fase del hechizo: el conjuro; no era más que un ritual que activaba los efectos de la poción y extendía sus efectos por el cielo y la tierra comenzando a unir las cuatro pociones. Como tercer paso el hechicero debía provocarse un corte en la mano y dejar caer unas 7 gotas de sangre sobre la línea, en la que habían echado la poción para finalmente pasar a la cuarta y última parte en la que debían prender fuego la línea por un largo tiempo, hasta unir las cuatro paredes. Todo esto debía hacerse de forma cronometrada y sincronizado ya que la mínima dispersión del tiempo podría llegar a causar estragos en todo el pueblo.
Por las dudas de que algo saliera mal, David, junto a los enanitos y Marco se habían encargado de crear un gran bunker bajo tierra, aprovechando las minas, todos los habitantes del pueblo allí esperarían hasta que todo acabase, todos menos Bella, quien se quedaría en la torre del reloj que se encontraba sobre la biblioteca. Bella sincronizaría relojes con los cuatro hechiceros y los ayudaría a hacerlo de modo prolijo, haciendo sonar la campana cada vez que debieran proseguir con el siguiente paso del hechizo. Obviamente a Gold no le había hecho ni pizca de gracia cuando Hook propuso que fuera ella la que hiciera sonar la campana, pero a ella le había gustado la idea, así podría al menos colaborar con algo y cuando a ella se le metía una idea en mente no había forma de persuadirla. En lo único que Hook pensaba era que Gold ahora sentía la misma preocupación que él por la realización del plan. Por su parte Snow y David junto al resto de la población esperarían en los bunkers.
Sí, lo tenían todo fríamente calculado, todo menos la presencia de Greg y Tamara en los bosques de Storybrooke.
Hacía tan solo dos días que habían llegado y como habían planeado, Tamara practicaba con sus nuevas habilidades. Lo que la máquina había ocasionado era algo que cualquiera de los habitantes del pueblo tendrían que haberlo visto para creerlo. La máquina, diseñada a modo de prueba y error por Tamara tenía como propósito arrebatar la magia de cualquier ser colocado en su interior. Guardándola en pequeños tubos especiales diseñados para contenerla.
En sus primeros intentos de máquinas Tamara había matado a muchos seres mágicos al intentar quitarles la magia siendo que esta estaba ligada a la fuerza vital del ser. Cuando ese problema pudo ser solucionado enfrentó otro: los depósitos de magia no lo guardaban por más de 60 segundos. Con el paso del tiempo pudo perfeccionarlo todo, incluso fue capaz de crear una máquina que realizara el proceso inverso. Eso era lo que se había hecho a sí misma: al obtener una parte de la magia de Regina se la había implantado a sí misma cuando entró con Greg a la máquina, ahora solo le quedaba poder controlarla y acabar así con la magia que había en ese pueblo que no debía existir.
Luego de mucha práctica Emma al fin lograba dominar su parte del hechizo.
Regina por su lado seguía practicando a escondidas, lo que fuera que estuviese mal o diferente en ella, no tenía que dejar que los demás supieran. Cada vez que Hook llegaba a su habitación, ella se detenía tan rápido que él no llegaba a darse cuenta de lo que hacía. El resto del día Regina se la pasaba rodeada de gente que la quería y se preocupaba por ella de verdad, abrazando a su hijo y hablándole de cosas triviales, intentando saber más del seguro de su madre y abrazada dándose amor con su pirata manco favorito.
El día que tenían como fecha de realización del hechizo había llegado en un abrir y cerrar de ojos, debían despedirse, decirse adiós aunque solo fuera por lo que durara la realización del hechizo.
En un abrazo, Emma se despidió de sus padres, quienes llorando le devolvieron el abrazo.
“¡Eh! Que solo son un par de horas, no tienen por qué preocuparse” dijo ella que no estaba acostumbrada a que alguien se preocupara de ese modo por ella.
Henry se despidió de sus madres con un gran beso y abrazo. Hook se acercó a Regina, abrazándola por la cintura desde atrás y en su oído susurró.
“No tienes que hacerlo si no quieres, no hay nada de malo en que digas que no”
“Sabes que tengo que hacerlo, ya lo hemos discutido” respondió ella y se volteó a verlo abrazándolo por el cuello.
“Prométeme que estarás bien”
“No te preocupes, regresaré a la hora acordada, como dijimos y cuando lo haga tu y yo iremos a cenar como dijimos” Dicho eso lo besó con mucha suavidad y amor, mientras le acariciaba el cuello con su mano derecha
“Bueno, bueno…” dijo Gold interrumpiendo el beso “¿Qué tenemos por aquí?”
“¿Qué quieres cocodrilo?” Preguntó Hook de mala gana, enojado porque les había cortado el rollo.
“¿No creen que pueden dejar eso para después? No tenemos tiempo que perder” A regañadientes él aceptó soltarla luego de darle el último beso de despedida.
Regina fue al lado de su madre y la tomó de la mano.
“¿Estás lista?” preguntó Cora
“Nací lista” respondió ella y añadió “No hay nadie más con quién me gustaría realizar el hechizo que contigo, madre”
“Eh… creo que hay algo que…” Comenzó a decir Cora, pero el tiempo se agotaba y las interrumpieron “Te diré luego mi cielo” la besó en la frente ahorrándose contarle la verdad sobre su padre.
Luego de que Gold se despidiera con un gran beso de Bella partió cada uno hacia direcciones opuestas, a cada entrada del pueblo y Bella al reloj.
Tamara ya lograba dominar algunas cosas de su magia, pero tenía mucho que aprender todavía, todavía había muchas cosas que debía dominar. Sin embargo para poder tener éxito solo necesitaba que uno de los cuatro magos no realizara el hechizo a tiempo con los otros y ella sabía bien a cuál de los cuatro hechiceros debía atacar.

2 comentarios:

  1. No he terminado de leer..pero.. enserio Emma.. 'ya sabes quien'... voldemort????

    ResponderEliminar
  2. Me retracto un tanto.. si extraño un poco mi Capitain Swan! 😟

    ResponderEliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.