sábado, 14 de diciembre de 2013

Fan fic: "Cuando me veas" (Último capítulo)

Tras 13 intensos capítulos, aquí llega el gran final del fic "Cuando me veas", creación de Alí Ba-bá. Disfruta del capítulo 14 titulado "...viene la tempestad". Si no tuviste la oportunidad de seguir este fan fic, recuerda que todos los capítulos están disponibles en la sección Fan Art, en el menú del blog. 

CAPÍTULO 14
…VIENE LA TEMPESTAD
El sonido que hizo la puerta al cerrarse detrás de Gold retumbó en la casa más fuerte de lo que él hubiera deseado. Todavía no tenía ni idea de cómo afrontar aquella situación, y se maldijo internamente por ser tan torpe con los asuntos del corazón.
-Gold, ¿ocurre algo? – Preguntó una extrañada Belle desde lo alto de la escalera sacándolo de sus caóticos pensamientos.
Sorprendido, miró hacia arriba con una tempestad de emociones hirviendo en su interior y una sonrisa de confusión en el rostro, como si fuera un niño al que han pillado robando una chocolatina. No esperaba enfrentarse a ella tan pronto, le hubiera gustado tener unos minutos más para planificar un poco aquella situación y pensar en la manera de llegar hasta ella, o por lo menos tener la situación bajo control, pero el destino tenía sus propios planes y no le había hecho partícipe de ellos.
-Eeeemmm… ¡No…no, no ocurre nada en especial…! Es qué…Bueno, tan solo vine a recoger algunos documentos que tengo en la biblioteca…- Respondió torpemente, señalando nervioso hacia la habitación, rogando porque no se le notara demasiado su pequeño engaño.- Eeeemm…¿Todo bien…? –Dijo con una sonrisa avergonzada, tratando de cambiar de tema.
Belle lo miro recelosa, captando algo de su nerviosismo que, desde aquella distancia, le hacía parecer un chiquillo confuso al que habían pillado tramando algo. Entrecerró los ojos tratando de captar algo más en sus gestos pero, como si lo notara, Gold se irguió carraspeando y se volvió a ocultar bajo su acostumbrada máscara de elegante altanería. Bien, por ahora lo dejaría estar…Por ahora…
-Sí, todo bien…- Contestó con una sonrisilla pícara en los labios.
Comenzó a bajar las escaleras y a aproximarse al hombre que permanecía en el mismo sitio como si no se pudiera mover. Gold la veía acercarse con una mezcla de pánico e hipnotismo, sin poder apartar la mirada de los azules ojos de Belle, buscando alguna señal que revelara sus sentimientos por él, pero lo único que veía era el mar entero recogido en aquellos preciosos ojos que lo miraban de arriba abajo, desafiantes, como estudiándolo.
-Eeeeemmm…Voy a la biblioteca…- Dijo encaminándose hacia la habitación, sin contar con que la joven le seguía a pocos pasos, repasando con la vista sus gestos al moverse que, a pesar del bastón, le parecían elegantes y atractivos.
Notando la presencia de la joven detrás, miraba por encima de su hombro, algo incómodo, cómo lo seguía hasta la puerta de la biblioteca, donde se giró a enfrentarla, armándose de valor.
-¿Desea algo, señorita Hide? –Dijo deseando que le dijera que no y continuara su camino, pero no fue así. Belle se paró a un paso de él.
-Pues, sí, ahora que lo dice quería hablar con usted. Mire…- Se giró apartándose el cabello y dejando ver su espalda que quedaba al descubierto al no poder terminar de subirse la cremallera del vestido- ¿Sabe lo que quiere decir esto…?
“¡Sí, que me va a dar un infarto, dearie!” pensó Gold con los ojos desorbitados mientras repasaba su espalda con la mirada.
-¿Q-q-qué q-q-quiere que se la suba…?- “Vale, de las respuestas torpes, esta se lleva el premio, Rumple”
-Pues no era eso, pero no estaría mal que lo intentara.
-B-bueno, lo intentaré, pero no le prometo nada.- Dijo un tanto confundido, tratando de ocultar el temblor de sus manos al rozarle la piel de la espalda.
Una sensación cálida y agradable recorrió el cuerpo de Belle cuando aquellos suaves dedos maniobraron con la cremallera que se resistía a cerrarse a la primera.
-Oh, perdone, es que se ha enganchado- se disculpó por la tardanza, pero a Belle no le molestaba en absoluto-, y si no era esto ¿a qué se refería? –Trató de mantener la mente ocupada con algo de conversación mientras se peleaba con el dichoso cierre.
-Pues que por lo visto va a tener que comprarme algo de ropa nueva, porque mi guardarropa se me ha quedado pequeño ya- dijo ocultando una sonrisa ante la evidente torpeza de Gold.
SSSsssshhhhhiiiiccccc…
-¡Ya está!- Exclamó triunfal, aliviado de poder alejarse un poco más de ella y poder pensar con claridad- ¿Le aprieta mucho?- Preguntó con un poco más de preocupación.
-Bueno, me cuesta un poco respirar y tengo la impresión de que voy a reventar las costuras, pero aparte de eso, está bien. – Dijo en tono irónico.
-Vale, vale, ya lo pillo. Bien, pues tendrá que ir a comprarse algo de ropa nueva. No hay ningún problema, vaya a la tienda que desee y diga que ya pasaré a pagarles mañana, no le pondrán ninguna pega. – Dijo disponiéndose a entrar en la biblioteca.
-¿Cómo…? A no, usted se viene conmigo a comprarme la ropa, qué yo necesito algo de asesoramiento.
-¿Asesoramiento…de mí…? ¿Y no sería mejor que fuera con su amiga Rubi en lugar mío…? –Calló de repente recordando la indumentaria que solía gastar la loba e imaginando a Belle embarazada y con uno de esos modelitos –Vale, ya la acompaño yo.
La protesta que Belle tenía preparada murió en su boca al escuchar su respuesta final. Con una sonrisa complacida, se dirigió hacia las escaleras. Dos pasos antes de llegar, se giró dudosa.
-Pero ¿no tiene que volver a la tienda hoy?
- Eeeeemmmm…Bueno…Son los privilegios de ser mi propio amo, qué puedo decidir tomarme el día libre sin rendirle cuentas a nadie.- Sonrió apoyándose en su bastón con arrogancia.
-¡Voy a por una rebeca y bajo enseguida! –Gritó por encima de su hombro alegremente, aceptando su explicación y apresurándose antes de que se arrepintiera de ir con ella.
Gold la vio desaparecer escaleras arriba mientras se retorcía las manos como un colegial nervioso. No había contado con que Belle quisiera que la acompañara de compras, pero no quería desaprovechar la oportunidad de un acercamiento a ella, y menos sabiendo lo que ahora sabía, que empezaba a sentir algo por él. Volvió a mirar su anillo. Aquel tenue reflejo continuaba ahí. Tomó aire y lo acarició levantando la mirada con impaciencia. “¿Y ahora qué hago…?” Se preguntó nervioso.
-¡Listo, ¿nos vamos?!- Exclamó Belle bajando las escaleras animada. Se sentía como una chiquilla emocionada, aunque la idea de comprar ropa nueva no era la única razón de su entusiasmo. Pero en aquel momento no tenía muy claro a qué se debía.
-Sí, vamos.- Dijo Gold abriendo la puerta y dejándola pasar primero. Una vez fuera, Belle tomó el brazo que le ofreció hasta llegar al coche, donde le abrió la puerta y la ayudó a entrar, gentilmente.- Usted dirá por dónde quiere empezar.- Le dijo el hombre cuando se instaló en el asiento del conductor.
-Pues según me comentó Rubi, tan sólo hay un par de tiendas especializadas en ropa pre-mamá, así que no hay mucha elección. Primero una, y después la otra, ¿no…? –Lo miró dudosa temiendo forzar demasiado la situación.
- Está bien, usted manda –sonrió Gold ante la mirada de súplica de la joven, conduciendo seguidamente hasta la primera de las dos tiendas que tendrían que visitar.
Una vez dentro de la tienda, y pasada la impresión inicial de la dependienta al ver entrar a la inusual pareja, la mujer le mostró una amplia gama de vestidos y conjuntos que Belle se dispuso a probarse mientras Gold tomaba asiento en un sillón que había para hacer más llevadera la espera de los acompañantes, saliendo a mostrarle cada modelo buscando su aprobación. Vestidos talle princesa…Conjuntos amplios…Blusones…Daba igual, Gold la veía preciosa con todos, y tenía que hacer verdaderos esfuerzos para que no le delatara la mirada de orgullo que tenía al verla tan hermosa y embarazada de su hijo.
Belle se probaba cada conjunto ilusionada por ver qué cara ponía Gold cada vez que salía con un modelo nuevo. Era curioso cómo le cambiaba el rostro cuando estaba relajado, cosa bien difícil si teníamos en cuenta que lo estaba obligando a ir de compras, pero la mirada que tenía y su sonrisa suave no evidenciaban ningún síntoma de fastidio, más bien al contrario, era como si cada vez que se cambiaba la descubriera por primera vez y tenía una chispa especial en los ojos qué ella no sabía identificar, pero que le agradaba que estuviera allí por ella.
Después de descartar algunos modelos que a Belle no le terminaron de gustar, y de varias horas de probarse ropa, finalmente reunieron unos cuantos paquetes con todo lo que la joven iba a necesitar para los próximos meses.
Mientras Gold se disponía a pagar la abultada cuenta, Belle decidió llevarse puesto uno de los vestidos que había elegido, dado que el que llevaba le venía un poco incómodo. Era un vestido de talle princesa de color azul que le resaltaba los ojos, que le llegaba hasta un poco más arriba de la rodilla, y que cuando se probó provocó en Gold un brillo de admiración que a ella le agradó.
-¡Tengo hambre!- Exclamó Belle a la salida de la segunda tienda, mientras Gold dejaba los paquetes en el maletero de su coche.
-¡Ah, pues eso no podemos consentirlo!- Bromeó cerrando el portón- ¿Dónde le apetecería comer?
-Bueno, ya hace algunos días que no veo a Rubi… ¿Qué tal en Granny´s?- Dijo animada, contenta por tener una excusa para ver a su amiga.
-Pues será en Granny´s entonces.- Aceptó el hombre ayudándola a entrar al coche y disponiéndose a conducirá hasta el restaurante.
Cuando la puerta de Granny´s se abrió dando paso a la joven y su acompañante, Rubi creyó que Belle por fin había recuperado la memoria. La veía radiante y con una sonrisa especial en la cara, pero aunque su expresión era lo más cercano a la felicidad que le había visto en los últimos meses, había algo que no la terminaba de convencer; la expresión de Gold. Si bien mantenía una sonrisa cordial en el rostro, sus ojos todavía mostraban ese dejo de tristeza que se apoderó de ellos cuando Belle cruzó la línea.
Después de mirar a la joven, Rubi clavó sus ojos sobre Gold, como preguntándole si aquella era la verdadera Belle, a lo cual, como si le hubiera leído la mente, Gold respondió con un ligero movimiento negativo de su cabeza, desviando la vista hacia el suelo para no delatar su pesar.
-¡Margie, cielo, qué alegría verte por aquí, por Dios, me tenías abandonada! - Exclamó Rubi saliendo de detrás de la barra para saludarla con un cariñoso abrazo mientras miraba a Gold que permanecía a su espalda con la vista baja- Espero que te estén tratando bien…- “Vale, no tenía que haber dicho eso…” Gold levantó la mirada con un “¡¿Perdona…?!” escrito en la cara, enarcando una ceja.
-Oh, sí Rubi, estoy perfectamente, ahora mismo venimos de comprarme algo de ropa y estoy muerta de hambre. ¿Tendrás algún sitio para nosotros?
-Por supuesto que sí, cielo, para ti siempre tenemos sitio.- Volvió a mirar a Gold qué ladeó la cabeza entrecerrando los ojos captando el significado de aquellas palabras- ¿Tenéis algo pensado para el almuerzo? –Preguntó conduciéndolos hacia una mesa libre y tratando de cambiar de tema al ver la miradita que le dedicó Gold.
-¡Pues a mí me está apeteciendo un estofado de lobo, ¿crees que podría ser de alguna manera?!- Preguntó Gold con retintín.
-Pues no va a ser posible, no estamos en temporada…-Contestó la camarera en el mismo tono y una sonrisilla triunfal.
-¡Oh, no importa, yo te encuentro uno enseguidita, dearie. ¿Apostamos…?! Es más, la mejor parte es la lengua, que por lo visto la tienen muy larga…- Dijo sentándose frente a Belle, con una falsa sonrisa en los labios y una mirada de advertencia en los ojos.
Belle los observaba, extrañada, como si estuvieran en un ring de boxeo, pero finalmente Rubi soltó una risita de compromiso, aceptando su derrota.
-Ahora os traigo la carta. – Terminó diciendo, no sin antes acribillar a Gold con la mirada mientras él permanecía impasible y victorioso, sabiendo que aquella conversación no era más que una pequeña distracción de lo que realmente lo atormentaba en ese momento.
-¿Qué ha sido eso? -Preguntó Belle cuando la loba les hubo dejado las cartas de comidas y se hubo alejado.
-Oh, nada, nada…Tan sólo unas bromas entre viejos amigos. –Dijo Gold quitándole importancia y fijándose en el menú - ¿Ya tiene pensado lo que le apetece?
-Pues le parecerás extraño, pero llevo unos cuantos días con antojo de hamburguesa… ¡Deben de ser cosas del embarazo, como dijo el doctor Whale! – Gold levantó la mirada de golpe y la clavó, apenado, en la joven que continuaba hojeando el menú mientras por su mente pasaban todas las veces que habían estado en el mismo lugar y en la misma situación, antes de que perdiera su identidad. -¿Las ha probado alguna vez? –Preguntó la joven casualmente.
-Emmm…Sí…Sí, alguna vez…- La voz apenas le salía por la garganta mientras volvía a recordar aquellos momentos vividos con su Belle, que tan lejanos le parecían. –Se la recomiendo, verá cómo le gustan.- Trató de inyectarle algo más de entusiasmo a su voz, mientras llamaba a Rubi con un gesto de su mano.
Otra vez aquella mirada de tristeza volvía a apoderarse de los ojos del hombre que tenía delante. Belle se había percatado de que con determinados temas de conversación aquella mirada torturada y desolada que vio aquella noche en la “habitación prohibida” volvía a aparecer en Gold, y a decir verdad, la curiosidad la estaba matando. Por mucho que le había insistido a Rubi en que le contara su historia, ella siempre le había dicho que debía ser el mismo Gold quién se la contara y, aunque no había conseguido sonsacarle ni una palabra, intuía que había una historia trágica detrás de él.
-Vaya, qué rápido, ¿ya lo teníais pensado o qué?
-Bueno, en realidad es que llevo unos cuantos días con antojo de hamburguesa y Gold me ha recomendado mucho la vuestra.
-¡Ah, sí…?!- Dijo Rubi mirando al prestamista maliciosamente. No podía culparle por tratar de hacer regresar a su amada, si ella pudiera haría lo mismo, así que decidió enterrar el hacha de guerra…¡pero no muy profundo…por si acaso…!- Bueno, por esta vez le alabo el gusto, y yo también te la recomiendo…¡¡Pero sólo por esta vez…!!- Dijo con una sonrisa traviesa.
-MMmmm…Creo que me alabas el gusto en más de una cosa, Rubi.- Dijo con una sonrisa enigmática mientras le devolvía la carta –Yo tomaré lo mismo, y un té helado, por favor.
-¡MMmmmm…Sí, yo también un té helado, por favor Rubi!
-Vale, marchando dos hamburguesas completas y dos tés helados. –A Rubi le pareció como si nunca hubiera ocurrido nada y las dos personas que tenía delante fueran las de siempre. Y rogaba porque algún día volviera a ser así.
La comida trascurrió en medio de un ambiente relajado y tranquilo, y, mientras Belle disfrutaba de su hamburguesa y de la compañía, Gold la observaba con una sonrisa melancólica en el rostro “quizás sólo me conformaría con esto” pensaba resignado, sin encontrar la solución en su ofuscada cabeza.
El restaurante se fue quedando vacío, siendo ellos los últimos en permaneces allí sentados, entre tanta charla distendida habían perdido la noción del tiempo.
-¡Oh, por Dios, qué tarde es, hoy no he hecho nada en todo el día! –Exclamó alarmada Belle levantándose de golpe al mirar el reloj. Gold le sonrió, algo sorprendido.
-Tranquila, señorita Hide, está usted con su jefe, y si él no le dice nada no tiene por qué alarmarse. Además, su jefe tampoco se ha quejado, ¿verdad?- dijo con una sonrisa pícara en la cara, guiñándole un ojo - Pero si lo hace, dígamelo qué yo me encargaré de él.
Belle sonrió abiertamente mientras lo observaba levantarse con algo de esfuerzo. Le dieron ganas de ayudarlo pero sabía que él se podía valer perfectamente por sí mismo, a veces se preguntaba para qué la necesitaba en la casa.
Después de pagar la cuenta, se dirigieron al coche con el que, al momento, llegaron frente a la casa. Mientras Gold, que insistió en llevar los paquetes pese a su bastón, se dirigía a la entrada de la casa, Belle pensó apenada en que aquel maravilloso día estaba llegando a su fin y que, una vez dentro de la casa, el hombre que tenía delante y que ese día había descubierto prácticamente, se volvería a ocultar tras el muro impersonal al que la tenía acostumbrada y que tanto le molestaba, cosa que la llenó de tristeza.
Una vez dentro de la casa, Gold se disculpó y subió las escaleras que conducían hasta la planta alta, dejando todo lo que habían comprado en el dormitorio de la joven mientras ella permanecía en el salón. Sólo, en aquella habitación, se acercó a la bata de satén que descansaba sobre la cama y la tomó entre sus manos, recordando la noche en que ella la llevaba puesta, cuando repentinamente entró en la antigua habitación de Belle e interrumpió sus recuerdos.
Lentamente enterró el rostro entre los pliegues de la tela, aspirando su aroma mientras dejaba que su suavidad lo envolviera y le recordara a sus manos acariciándole la cara, dulces y delicadas. Los recuerdos de su cercanía le emborrachaban la mente y hubiera querido permanecer así durante horas, pero hubiera sido cuando menos sospechoso que permaneciera durante más tiempo en aquella habitación. Con un suspiro de desgana apartó la prenda, preguntándose si algún día volvería a tenerla tan cerca como en ese momento.
Mientras el prestamista dejaba los paquetes en su cuarto, Belle se dirigió al salón, que poco a poco se iba quedando oscuro y frío, y parte de aquel frío se instalaba en su interior. No quería que terminara aquel día, pero notaba como se le escapaba de entre las manos.
-Vaya, que fría y oscura está esta habitación. –La voz que habló a su espalda parecía haberle leído el pensamiento –Encenderé la chimenea.
De pie allí, observaba los movimientos precisos y seguros de Gold mientras prendía la leña que estaba ya preparada esperando a ser encendida. De rodillas frente al fuego no tenía la misma apariencia tan temible que en su día le vio y que tan lejano le parecía, al contrario, se le veía humilde y cercano. Si realmente había un momento en el que pudiera hacerle la pregunta que tenía en mente, sin duda era ese.
-Bueno, esto ya está. En unos momentos se calentará la habitación.- Dijo levantándose con una sonrisa en los labios, quitándose la chaqueta.
- Gold, ¿se acuerda que me prometió que me hablaría de la mujer que ocupaba la habitación de arriba? –Soltó de sopetón.
El hombre quedó petrificado por la sorpresa de la pregunta. No creía que estuviera preparado aun, y un escalofrío de pánico le recorrió la espalda.
-EEEeeemmmm…Sí, bueno…Ya habrá tiempo para eso…- Trató de eludir el tema.
-Bueno, ahora tenemos tiempo, y me encantaría que me contara su historia.- Dijo con voz dulce y esa mirada a la que Gold difícilmente se podía resistir.
-Es…Es una larga y triste historia…No creo que le gustara…- Trató de persuadirla notando como sus barreras se iban a hacer puñetas bajo aquellos suplicantes ojos.
-Pero usted me lo prometió…Y usted no falta nunca a su palabra, ¿verdad? –Le recordó las palabras que la noche anterior le dijo en las escaleras.
¡Maldición, atrapado en su propia trampa! Gold tomó aire profundamente, tratando de sacar fuerzas y de infundirse valor.
-Está bien, -cedió finalmente –pero como le dije le pediré algo a cambio.
-¡Lo que sea! –Dijo la joven alegremente viendo que se había salido con la suya.
“¿Lo Qué Sea…? Bueno, no me lo tomaré al pie de la letra…” Pensó recordando sus tratos en El Bosque Encantado.
-Mientras le esté contando mi historia, deberá permaneces con los ojos cerrados. – Era su historia, y no quería que vieira cuánto le afectaba realmente exteriorizarla.
-Trato hecho.
-MMMmmmmm… ¿Me puedo fiar de usted? –Preguntó escéptico.
-Pues no, ni yo tampoco, así que…-Miró a si alrededor como buscando algo, pero no encontró lo que buscaba-¡Ah, ya sé…! – De repente se acercó a Gold y, sin darle tiempo a reaccionar, comenzó a desatarle la corbata -¡Tápeme los ojos usted mismo, así estará seguro de que no hago trampas!
Gold estaba paralizado por la sorpresa mientras Belle terminaba de quitarle la corbata y la veía dirigirse al sillón y tomar asiento ofreciéndosela para que le tapara los ojos él mismo.
-¡Ahhhh…Vale…! –Dijo todavía confundido disponiéndose a cubrirle los ojos como ella había sugerido. Como una niña pequeña que quería jugar a las escondidas, se dejó tapar los ojos, con una sonrisa divertida en la cara.
Gold se desabrocho el primer botón de la camisa mientras se sentaba junto a la joven, que apoyaba impaciente las manos en su regazo, dando pequeños saltitos de alegría mientras él no sabía ni por dónde empezar.
Belle quedó sumida en una profunda oscuridad, oyendo los movimientos que hacia Gold cerca de ella. La corbata que tenía cubriendo sus ojos desprendía todavía el calor y el aroma de la piel de Gold, un olor tremendamente familiar y agradable que hacía que se le erizaran los pelos de la nuca.
Con un terror interno que lo bloqueaba, el hombre tomó aire profundamente tratando de encontrar las palabras adecuadas para que Belle comprendiera su propia historia.
-“Erase una vez…”- Comenzó con voz suave y cargada de emoción.
En el momento en que las primeras palabras salieron de su boca, Belle notó una corriente por todo su cuerpo que la transportó a otro lugar, igual de oscuro, pero con una presencia en él. Alguien que si bien permanecía entra las sombras, estaba muy cerca de ella, apenas a un paso.
-“Erase una vez…Un ser triste y amargado, consumido por el dolor y la rabia, solitario, desconfiado y receloso de todo aquel que se acercara a él, que si bien venían en busca de algún favor, él lo cobraba a un altísimo precio, sin importarle cuan desesperadas pudieran llegar a estar esas persona para acudir a él…Un monstruo…Una bestia a la que todos temían y odiaban por su oscuridad y por lo que ellos creían que era su falta de corazón”
Frente a Belle, la silueta de la persona que permanecía en la oscuridad iba tomando forma, como cuando la vista se adapta en la noche y se consigue distinguir el perfil, aunque sin llegar a verla del todo.
-“Un día, a la bestia se le presentó un trato con una de estas personas desesperadas, y decidió poner a prueba los límites de su desesperación pidiéndole a cambio lo que más apreciaba en el mundo…A su hija. La mujer más valiente y hermosa que jamás pueda existir sobre la faz de la tierra, quién decidió sacrificarse voluntariamente por su familia y por las personas a las que amaba y que, a cambio de que se cumpliera aquel trato, accedió a pasar el resto de su vida con aquel ser que tanto la aterrorizaba y del que había escuchado tantas historias horribles”- Hizo una pausa para tomar aire y controlar la emoción que le invadía al recordar a su hermosa y valiente Belle.
Belle continuaba frente a aquella figura de la cual parecía proceder la voz que contaba la historia. Era curioso, pero lejos de sentir desprecio o rechazo por aquel ser amargado, lo que le despertaba era interés y ganas de saber más de él y el por qué se volvió así de huraño. Casi se apiadaba de él por estar tan sólo.
-“Pero con el paso del tiempo, la hermosa joven fue descubriendo que debajo de todas aquellas capas de dolor y soledad, todavía existía algo que ni siquiera él creía que pudiera existir, un corazón capaz de amar y por el que valía la pena luchar…Consiguió ver dentro del monstruo al ser humano que todavía vivía en él…Y que se había enamorado perdidamente de ella, de su valentía, de su bondad, de su alegría, de su espíritu luchador y de su capacidad de ver a través de las más densas capas que se podía fabricar un hombre para esconderse del mundo y evitar que le hirieran…Consiguió meterse bajo su profunda piel” –su voz se quebró por el dolor que le producía recordar como la había creído muerta allá en El Bosque Encantado, y sus ojos se llenaron de lágrimas.
La imagen de la figura que había frente a Belle se iba aclarando por momentos, dejando ver tenuemente un contorno familiar. Delante de ella tenía al hombre que cada noche venía a visitarla y que le pedía que pronunciara su nombre, pero ella seguía sin recordarlo. En su mente volvió a intentar dibujar aquel nombre que haría que pudiera verlo. “Rum…” “Rum…”
-“Pero el destino es cruel, y no podía permitir que un ser tan oscuro pudiera tener el privilegio de la felicidad junto a la mujer más hermosa por dentro y por fuera que pudiera existir. Tan cruel fue que la hizo desaparecer delante de mi justo en el momento en que más felices podríamos haber sido…Cuando esperaba un hijo...”- El dolor que le provocaba la evocación de aquellos recuerdos le hizo parar su relato. Viéndola tan hermosa frente a él, quiso besarla, y lentamente se fue aproximando a ella, despacio para no asustarla. Pero apenas a unos milímetros de sus labios recordó la reacción que tuvo cuando la besó en el hospital, y el miedo a volver a perderla se apoderó de él. Con una mezcla de desolación, dolor e impotencia, cerró fuertemente los ojos de los que resbaló una lágrima y se alejó de ella sin llegar a besarla.
Belle sintió la emoción en la voz de quien tenía frente a ella y lo notó aproximarse, suavemente, como con miedo de asustarla, notó su aliento sobre sus labios…Pero para su disgusto se alejó sin llegar a besarla. Se estaba alejando de nuevo. Tenía que recordar su nombre…Su nombre…”Rum…” “Rum…”
La lágrima cayó directamente sobre el anillo que Belle llevaba puesto en su mano, haciendo que el pequeño destello azulado que apenas se veía, brillar más intensamente.
-Rum-ples-tiltskin…-Susurró.- Rumplestiltskin…-Dijo un poco más fuerte. Frente a ella la silueta se aclaró completamente, revelando el rostro del hombre que durante todo aquel tiempo le había estado pidiendo que pronunciara su nombre. Un rostro extraño, con un color con matices dorados y verdosos difícilmente agradable, pero que sin embargo le produjeron la mayor felicidad del mundo. Ahora podía verlo. Despacio, se acercó para besarlo.
Gold levantó la mirada sin poder creer lo que había escuchado de los labios de Belle. Muy despacio, le desató la corbata que todavía mantenía sus ojos cubiertos, con temor a la reacción de la joven.
La tenue luz de la habitación hizo que aquella figura desapareciera de delante de ella justo cuando estaba a punto de rozar sus labios, y se encontrara frente al señor Gold, que la observaba perplejo. Con la mano comenzó a recorrerle el contorno del rostro. Su mandíbula…Su nariz…Su boca… Su mirada…Despacio, como con miedo a que se desvaneciera también, se aproximó a él hasta encontrar sus labios y besarlos suavemente.
Una onda azulada cuyo epicentro eran ellos dos, recorrió toda la casa mientras los recuerdos volvían a la mente de Belle. Las lágrimas surcaban su rostro mientras se negaba a terminar aquel beso.
Con el temor a equivocarse reflejado en el rostro, Gold fue el primero en separarse para poder comprobar si realmente aquella era su Belle.
-¿Belle..? – Susurró con miedo.
La joven asintió enérgicamente sin poder pronunciar palabra, tirándose en sus brazos y enterrando la cara contra su cuello mientras su cuerpo se sacudía entre sollozos, dando rienda suelta a todas las emociones que la desbordaban en aquel momento. Gold la apretó fuerte contra su pecho, como queriendo que no se le escapara nunca más, mientras la mecía entre lágrimas de alegría.
-¡Ya está, mi vida, ya está…Cálmate, ya estamos juntos, por fin…! –Decía el hombre, ahogado por las intensas emociones y las lágrimas de felicidad que corrían libremente. Belle continuaba aferrada a él temerosa de que todo aquello fuera parte de otro de sus sueños y finalmente de desvaneciera.
-¡Rumple…Mi amado Rumple…!- Dijo finalmente cuando levantó la cabeza para observar el rostro del ser amado, repasando cada centímetro de su piel, como queriendo memorizarlo y grabarlo a fuego en su memoria.
-Oh, Belle, ¿podrás perdonarme? Durante todo este tiempo no dejé de buscar la manera de devolverte a tú ser, y ya estaba volviéndome loco de pensar que finalmente te perdería para siempre. No tuve otro remedio que proponerte aquel trato, te juro que me creí morir aquel día…- Se llevó las manos de la joven a los labios, recordando aquel amargo momento en que creyó odiarla y dudó de ella.
La pena y la vergüenza se apoderaron de ella, mientras se encogía de dolor al pensar en su primera reacción cuando supo que estaba embarazada.
-¡Dios, perdóname tú por pensar siquiera en acabar con nuestro hijo. Eso es algo que jamás me podré perdonar ni yo misma, y si no hubiera sido por ti, quién sabe lo que hubiera hecho…No quiero ni pensarlo…!- Se encogió de dolor, sollozando y abrazándose el vientre como queriendo pedirle perdón también a su bebé.
-¡Hey, vamos, eso ya pasó…De todas formas no creo que hubieras sido capaz de hacerlo nunca, después de ver tú mirada en la segunda ecografía comprendí que tendría que renegociar ese contrato porque no estarías dispuesta a que me quedara con tú bebé…! ¡¡Si hasta ya tenía otro redactado para ese momento!! –Dijo entre risas abrazándola de nuevo y tratando de quitarle importancia al asunto.
-¿Ah, sí…? ¿Y Qué me ibas a proponer?- Preguntó con curiosidad.
-Bueno, pues te hubiera dicho que finalmente las personas interesadas habían conseguido un bebé por otra parte y se habían echado atrás, y que finalmente tendría que quedármelo yo, pero que necesitaría a alguien que me ayudara un poco…- Confesó algo avergonzado.
-¡¡Rumple…¿Hubieras sido capaz de renegociarlo sin devolverme al bebé…?!! –Preguntó en un tono de fingida ofensa.
-¡Vamos, dearie, no podía permitir que te alejaras de mi de nuevo, y menos con lo que hay suelto por Storybrook, además, siempre hubieras estado mejor junto a mí, aunque no hubieras recobrado tu memoria…Sabes que os protegería con mi propia vida y, además… Yo cocino mejor!- Dijo riendo para quitarle hierro a la cosa.- Doy gracias por no haber tenido que hacerlo y tenerte conmigo de vuelta, ya no podía soportar mucho más tenerte tan cerca y tan lejos a la vez.
Toc toc toc…
-¡OOoohhh…Rumple…!- Exclamó Belle poniéndose las manos en el vientre.- Creo que acabo de notar cómo se mueve el bebé…- Sus ojos se inundaron de lágrimas de emoción al notar moverse a su hijo por primera vez dentro de ella.
Gold puso sus manos también en el vientre de la joven, pero no notó nada más que la emoción que le embargaba, quizás era demasiado pronto para que él pudiera notarlo también, después de todo apenas estaba acabando su cuarto mes de embarazo. Pero sólo el hecho de ver la ilusión en el rostro de su amada ya lo llenaba de felicidad y alegría.
TOC TOC TOC…
-¡Ooohhh… ¿Lo has notado…?! –Le preguntó con una sonrisa radiante.
-¡No, lo siento, no he sentido nada…!-Dijo apenado, sintiendo un poco de envidia al no llegar a sentir todavía a su hijo.
-Todavía no sabemos si en niño o niña…- No quería que se sintiera mal y cambió de tema.
-¡No lo sabes tú…Yo sí lo sé…!- Una sonrisa traviesa se dibujó en su rostro mientras Belle entrecerraba los ojos con picardía- Y no te lo voy a decir por mucho que me tortures.
TOC-TOC-TOC…
-¡Oye, es increíble, pero no había notado hasta ahora que se moviera tanto. Lo he vuelto a notar…!- Dijo un poco más sorprendida. Gold le sonrió con una ligera preocupación en el rostro.
Lentamente se levantó del sillón prestando algo más de atención a su entorno, como si estuviera percibiendo algo que lo puso alerta.
¡¡TOC-TOC-TOC…!!
-¡Rumple, ¿qué ocurre…?!- Dijo Belle notando su gesto de preocupación y sin quitar las manos de su vientre, el cual había vuelto a dar señales de vida.
Gold giró sobre sí mismo lentamente, con el semblante serio, tratando de percibir algo. Finalmente se colocó frente a la puerta de la habitación, delante de Belle que también se había levantado del sillón, como protegiéndola con su cuerpo. Su postura indicaba claramente que había notado algo fuera de lo normal.
-¡Desde luego, Rumple, que descortés que eres…!- Dijo una voz que conocía demasiado bien y que hizo que se le revolvieran las tripas. -¡Que conste qué he llamado antes de entrar…!
Gold se giró de golpe hacia la chimenea, de donde procedía la voz que había hablado, volviendo a interponerse entre ella y Belle. Su mirada no dejaba lugar a dudas de la repulsión que le provocaba la presencia de aquella persona frente a él.
-Pero yo no te he dado permiso para entrar, así que deberías haberte quedado fuera de mi casa.- Dijo con una suavidad engañosa en la voz.
Belle permanecía detrás de Gold mientras asomaba la cabeza con curiosidad sin entender quién era aquella persona y cómo había llegado hasta allí.
-¡Oh, vamos Rumple, tú tampoco esperabas mi permiso para entrar a mi dormitorio cuando te apetecía, ¿recuerdas?!- Dijo Cora en un tono burlón.
-¿Qué quieres? – Dijo con tono seco, importunado por tenerla allí en su casa. Definitivamente tendría que levantar un hechizo de protección para que no volviera a ocurrir.
-Pues en realidad vine a interesarme por ti, y por si te fue de utilidad el juguetito que te proporcioné. ¿No tendrías que estar buscando a tú hijo? ¿O es que acaso ya no te interesa tanto?- Lanzó una mirada de soslayo a la pequeña figura que se escondía detrás de él y que no apartaba la vista de ella.-¡Oh, vamos, Rumple, ¿Es que no nos vas a presentar?! – Su Tono irónico no pasó desapercibido para Belle que miró interrogante a Gold.
-Pues no, no tenía ninguna intención de hacerlo, la verdad. –Su tono fue gélido y casi amenazante.
-Oh, pues entonces tendré que presentarme yo misma, no quiero parecer maleducada.- Dijo burlona acercándose más a ellos. Gold reaccionó tensándose más si podía y adoptando una postura amenazante.
-¡Cora, te lo advierto, aléjate de ella! Recuerda que tenemos un trato.- Dijo entre dientes mientras sus ojos escupían fuego.
-Sí, bueno, con respecto a eso…Si no me equivoco, yo te proporcione una herramienta para que TÚ fueras a buscar a tú hijo ¿lo has hecho, querido? – Se aproximó hasta quedar a un solo paso de la pareja.
-El tema de mi hijo no es de tú incumbencia, el trato era…
-¡Por supuesto que es de mi incumbencia. ¿Acaso crees que te hubiera dado esa herramienta si no hubiera contado con que desaparecieras durante una temporadita de aquí?! No has jugado limpio, Rumple, mandar a la salvadora a encontrar a tú hijo no es propio de ti.- Gritó enfurecida.
-Ella me debía un favor, y yo me lo cobré. En ningún momento acepté que fuera a ir yo mismo a buscar a mi hijo, así que no he faltado a mi palabra.
-Y crees que lo puedes tener todo, ¿no es cierto? ¿Realmente crees que te perdonaré de alguna forma la manera en que utilizaste a mi propia hija para deshacerte de mí? Esto lo vas a pagar muy caro, y te aseguro que tengo maneras de cobrármelo.- Dijo mirando de arriba abajo a Belle. Una mueca de desprecio curvó su boca.
-¡Por Dios, Rumple, pero si es una chiquilla! – Una ráfaga de envidia cruzó su rostro antes de levantar la cabeza con altanería- Seguro que se sintió tremendamente atraída por tú…Don de gentes, ¿no es cierto, querida? Nuestro Rumple es taaaaannnn amable y dulce – Dijo con una risa irónica mientras el hombre la taladraba con la mirada.
-¡Usted no lo conoce, así que cierre esa bocaza!- Estalló finalmente Belle dando un paso hacia delante y saliendo de detrás de Gold, desafiante.
-Oh, vaya, tiene carácter la gatita – se burló Cora con una risa sarcástica-, siempre te gustaron las mujeres con carácter, ¿verdad, Rumple? Creo que era una de las cosas que más te gustaba de mí. Y por lo visto has encontrado a una sustituta más joven ¿cuánto tardará en sacar lo que quiera de ti y darte la patada? Es muy hermosa y podría conseguir a quien quisiera, mucho más joven que tú.
-Basta ya. No sabe ni de lo que está hablando. Lo nuestro es amor verdadero, capaz de superar cualquier prueba o de romper cualquier maldición, y eso lo tenemos más que comprobado, así que lárguese con su veneno a otra parte. – Gritó una enfurecida Belle, llevándose una mano a su vientre inconscientemente, sin estar dispuesta a que pusieran en duda su amor por Rumple.
Aquel gesto no pasó desapercibido para Cora, que recién se dio cuenta de que Belle estaba esperando un hijo. Sorprendida clavó sus ojos en Gold que trataba inútilmente de volver a ocultar a la joven con su propio cuerpo, levantando la barbilla y con la mirada cargada de orgullo.
Con un gesto de rabia, Cora apretó los puños mientras sus ojos se llenaban de lágrimas de ira y envidia al pensar que ese hijo podría haber sido de ella, pero lejos de demostrar su envidia, una sonrisa maquiavélica curvó sus labios.
-Oh… Un hijo… Del mago más poderoso que existe… ¡Y fruto del amor verdadero…!- Una carcajada desquiciada salió de su garganta mientras Gold cerraba los ojos captando el significado de aquella frase.- ¡Pobre Rumple, ahora sí qué te voy a hacer pagar el haberme alejado de mi hija durante todo este tiempo…!- Puso los ojos en blanco estirando una mano hacia el vientre de Belle -¡Oh, Sí…es increíblemente poderosa, mucho más de lo que yo pensaba…Y fuerte…! Me servirá bien…
-¡No permitiré que te acerques a ellas! ¡¡TÚ-NO-SABES-QUIÉN-SOY-YO…!!– Rugió Gold con la mirada más asesina que tenía en los ojos. Con un rápido movimiento de su mano creó una bola de fuego que lanzó en la dirección de Cora, pero antes de llegar a ella, un humo azul la envolvió y desapareció como si nunca hubiera estado allí, mientras la bola de fuego impactaba dentro de la chimenea produciendo un fogonazo.
Belle retrocedió asustada, protegiéndose aun el vientre. Todavía conmocionada por aquella inesperada visita, clavó sus ojos en Gold, que continuaba con la vista fija en la chimenea con aquella mirada sanguinaria.
-¡¿Quién era ESO…?! –Dijo lentamente.
-“ESO” era Cora –Siseó entre dientes, después de unos segundos -, es una larga historia que ocurrió hace mucho tiempo, pero tengo la impresión de que nos va a crear algunos problemas, dearie. Pero, ¿es qué no vamos a poder tener un poco de calma nunca, o qué…? –Exclamó fastidiado tomando el rostro de su amada entre las manos y perdiéndose en sus ojos.
-Bueno…- dijo Belle tratando de calmarlo con su habitual dulzura -, ya sabes que después de la calma…viene la tempestad. –Tomó su mano y se la llevó hacia su vientre, mirándolo directamente a los ojos- Pero no habrá nada que no podamos superar mientras estemos juntos, incluida esa Cora, de la que no te vas a escapar de contarme “esa” historia ni en sueños…Dearie. Lo que sí que tengo claro es la lástima que le tengo cómo se le ocurra tocarle un pelo a nuestro bebé.-Dijo con una mirada amenazante que dejaba poco lugar a dudas sobre lo que le esperaba a Cora cuando se encontrara con una Belle enfurecida.
Gold captó el significado de aquella mirada y sintió una oleada de orgullo quemándole dentro del pecho. Lentamente bajó la cabeza hasta besar sus labios apasionadamente. Ahora podía verla… ¡¡Esa Era Su Belle…!!
FIN

¡Muchísimas gracias a Alí Ba-ba por compartir sus fan fic con todos nosotros y a aquellos que lo habéis seguido cada semana!

29 comentarios:

  1. el ultimo? Ahora si empiezo desde el primero (me habia autoimpuesto que hasta que no terminara no seguia leyendo por mas que se me iban los ojos cada vez que posteaban) :) Buena dosis para sobrellevar el parón :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Bonny, Dearie, Sólo Espero Que Te Guste y Que NO Se Aleje de La Línea De Lo Que Sería Posible a Partir del 2x12 Para Ti...;D;D;D!!

      Espero Que Lo Disfrutes y Te Haga Más Corta La Espera, Dearie, Besotes XXXxxxxx

      Eliminar
  2. ¡¡Muchísimas Gracias, Becky, a Vosotras Por Haberme Dado La Oportunidad de Compartir "Esto" Con Tod@s y Por La Acogida Que Ha Tenido Por Parte de Quienes Lo Han Seguido, Realmente NO Me Lo Esperaba y Todavía Estoy Flotando En Una Nube...*w* ^_^ *w*, Muchísimas Gracias A Tod@s...;D;D;D!!

    ¡¡Muchos Besotes, Dearies XXXXxxxxx!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. oye una pregunta si tu eres rumpel y rumple se ha muerto no deberias buscarte otro o algo? pork con lo de dearie y tal, k ya se murio lo lloramos y me recuerda mucho a el y voi a llorar o algo ;(

      Eliminar
    2. Mejor no me hagas caso, es que me enfado la muerte de rumple xD.

      Eliminar
    3. Bueno, Dearie, En Esta Serie, Yo Hasta Que NO Vea El Cadáver En Descomposición NO Me Creo Na De Na...;D;D;D Aparte Que Si Recordamos El Slogan Del Poster De Rumple de Esta Temporada Venía A Decir Algo Así Como "Cree En que Puedes Cambiar Tú Destino"…;D;D;D

      No Te Enfades Derie, Yo Todavía Estoy Rumiando La Manera En Que Lo Traerán De Vuelta De una Forma "Creíble" o Por Lo menos Que NO Descuadre Mucho Las Leyes Naturales De FTL, Pero Tengo Clarísimo Que De Que Rumple Vuelve, Vuelve...¡¡Pobrecicos De Los Two...Productores Como NO Lo Haga MUAHAHAHAHAHA...>:D!!

      SPOILER Ahora Mismo Estaba Leyendo Un Artículo En Inglés En El Que Decían Los Two...Productores Que en Esta Segunda Mitad Se Exploraría Más Sobre La Relación Entre Belle y Rumple, y Que Iban a Estar En La Misma Tierra...;D;D;D

      P.D.- Evita, Dearie, Aunque Realmente Se Muriera No me Buscaría a Otro...¡¡¡Por Lo Menos Tan Pronto, Déjame Que Le Guarde Un Poco El Luto, No...;D;D;D?!!! Que Sólo Hace una Semana...o.O ;D

      Eliminar
    4. bueno... yo k se supone k era jefferson, quedo olvidado pero aun es mi foto de perfil, yo no lo olvide e.e

      Eliminar
  3. hay dioses, aliiiii, me hice espectativas tamaño mamut T_T

    bueno, eso fue mi culpa dearie, aun asi me encanto tu fic, este capitulo no es de mis favoritos pero realmente me gusto n_n

    los momentos que me dieron risa con mis clasicos y acidos comentarios..

    -rumple es el unico que se aguanta a una mujer de compras n_n
    -te apuesto que puedo cazar a un lobo en poco tiempo
    -la parejita de paseo por el pueblo
    -maldito cierre, que casi me hace desmallar o_o
    -la coracelosa n_n
    -solo yo se dearie que ella es una niña n_n
    -Ruby: ¿que pediran?
    Gold: una amburguesa y te helado
    -¿no fuiste a buscar a tu hijo?
    -la discusion goldloba- juajuajua
    -¿quiere que se la suba? ¬_¬ "no bruto que me la baje y me la quite y me poseas mi oscuro T_T"
    -se mueve el niñito n_N

    bueno eso es todo, para siempre tu seguidor - AEHM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lamento ante todo mi espectativa dearie, al parecer eran gigantescas n_n
      ademas se me paso comentar algo

      -vale maja que soy mejor cocinero que tu n_N-
      -pelea de miraditas-
      -¡me esta quitando la corbata la muy lanzada esta o_O!

      Eliminar
    2. Bloggero...Dearie, Lamento Que El Capítulo Final No Alcanzara Tus Expectativas, Pero Te Agradezco Tú Fidelidad y Tus Amables Palabras...;D;D;D

      De Todas Formas, Para Ser Un Capítulo Tan "Corto", Han Habido Un Montón de Cosas Que Te Han Llamado La Atención, y Eso Es Bueno, No...;D?

      ¡¿Por Qué Está Notando Ahora Belle al Bebé...No Se Te Ha Dado Por Pensarlo...;P ;D?!
      ¿Quién Fue Quién Dijo Primero El Sexo Del Bebé...;D?
      ¿Qué Tipo de Bebé Lleva Belle En Su Barriguita…;D?

      Sé Que Lo Ha Dejado Un Poco Abierto, Pero Para mí, El Tema Cora Es Algo Que NUNCA Tendrían Que Haber Eliminado Sin Que Tuvieran Su Careo Entre Belle y Ella, y Esta Era La Mejor Manera Que Tenía Yo En Mente de Que Hubiera Ocurrido...;D;D;D Y Por Supuesto, No Aspiraba a Terminar La Serie, Era Tan Sólo Hasta Que Belle Despertara...;D;D;D

      De Nuevo Te Agradezco, Bloggero..., Tu Fidelidad y Tus Comentarios, Dearie, Muchos Besotes XXXXxxxx

      Eliminar
    3. ja n_n fue un gust dearie. mil gracias a ti.

      Eliminar
  4. Buen capítulo, dearie. Un final abierto, pero acorde a la realidad de la serie... es que estos dos no paran quietos un segundo, que estrés. Y Cora que tenía que meterse por medio, no se pudo aguantá la mujer.
    Por cierto, buen detalle el de la pequeña rumbelle "reaccionando" a la llamada de Cora. Personalmente, casi suelto un "¡Está Ocupado!", después de la cuarta llamada... es que molesta que los interrumpan cosa mala. En fin, ¿qué te voy a decir? Ha estado muy bien el fic, dearie. Ha sido un placer leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas Gracias, María, Por Leerlo Hasta El Final y Compartir Conmigo Tus Impresiones Siempre, Te Lo Agradezco de Corazón, Dearie *w* ^_^ *w* !!

      Tú Sí Que Te Has Dado Cuenta De La Reacción de Bebé-Rumbelle, Eh...;D;D;D? Si Es Que Ese Bebito Promete, Que Menudos Papis Tiene...;D;D;D

      Momento "¡Está Ocupadao...!" :´´´D Muy Bueno, Pero La Puñetera NO Pillaba La Indirecta...;P

      Pues Eso, Dearie, De Nuevo Agradecerte Tú Interés y Tus Siempre Amables Palabras, Y El Placer Ha Sido Mío Al Compartirlo Con Vosotr@s...;D;D;D ¡Muchos Besotes, Dearie XXXxxxx!

      Eliminar
    2. Gracias a ti, dearie, por compartirlo. Ha sido una historia muy entretenida y con momentos conmovedores, algunos graciosos y otros emocionantes... con esos ingredientes, el feedback era inevitable.
      El "momento ocupado" es que me ha salido del alma, hija, con tantas interrupciones de momentos rumbelle a nuestras espaldas... milagro que no hemos terminado todas como Rumple: a golpes contra el primer objeto de metal que tengamos a mano.
      Si, ese bebé va a ser de los buenos (me lo imagino con su carita angelical a lo Belle y un mini-bastoncito como el de Rumple. Le encantará la lectura y cuando se enfade lanzará bolas de fuego como su papá... ay, que encanto de criatura ;]). Estaba intentando avisar a sus padres, en plan: "Mamá, Papá, que viene la Cobra... digo, la Cora... a fastidiar. Yo sé que os duele, pero tenéis que dejaros de llantos y arrumacos para hacerle frente, que viene hoy la mujer con el moño tieso y a ver como vamos a acabar. ¡Mami, mami, hazle el lanzamiento de Cora! Y tú, papi, prepara unas cuantas bolas de fuego... por si acaso".

      Eliminar
    3. ¡¡Jua, Jua, Jua...Lo Que Hace Una "B" Cuando Lo Metes en Medio de "Cora"...Jua, Jua, Jua...:D:D:D!!

      Y Ya me Estoy Imaginando Las navidades Con El Bebito, y Rumple Que Le Regala Un Bastoncito de Estos De Caramelo...Y Belle "¡¡Qué Te He Dicho, Rumple, No Le Vayas Poniendo Malas Ideas, que Te Conozco...>:P!!" ;D;D;D

      Totalmente, El Bebé Estaba Intentando Avisar, Pero No Pillaban La Indirecta, Que Estaban Muy Ocupaditos Con Lo Suyo ji, ji, ji...;D;D;D Ese Bebé Tendrían Que Dárnoslo Ya En OUAT, Sería Genial Ver A Charming y a Rumple Cada Uno Con Su Baby, Paseándolos o Tratando De Calmarles Los Cólicos, Ahí Todos Agobiados...:´´´D

      Eliminar
    4. Es que el nombre se prestaba, dearie ;).
      Uy, las Navidades, madre mía. Ya me imagino la escena familiar: la casa de Rumple a rebosar con la familia al completo; Charming y Neal tomándose un copazo mientras charlan de sus cosas junto al mega-árbol de Navidad decorado entre todos hasta decir basta; Mary Margaret jugueteando con los críos, no muy lejos de su marido; Emma y Henry atacando el buffet de los turrones; y Regina en una esquina, poniéndose discretamente puja a polvorones y con un buen copazo de moscatel en la mano... y mientras, en los sombríos rincones oscuros de la casa y aprovechando con nocturnidad y alevosía que el resto está ocupado y no los pueden molestar, Rumple y Belle aprovecharían para llevar a cabo su cruel y maquiavélico plan de repoblar el mundo con rumbellitos. Muajajaja... y luego, a cantar todos juntos villancicos, ¡hala!
      Respecto a los bebés... ¡vaya dos padres más estilosos serían, pasando a los niños por el parque! Aunque sospecho que Rumple podría darle unas clases a Charming, que para eso él tuvo antes a Bae y me calculo que algo colaboraría con el churumbel. Eso si, espero que él y Belle no tengan gemelos, como quería Emilie, porque si no la iban a liar... sobre todo si uno de ellos es el gemelo malvado ={.

      Eliminar
    5. tengo que interferir entre esta conversación mis queridas damas, pero entre el momento "vení que te quito esa corbata", que yo ya me lo estaba malinterpretando, y el momento, aqui viene la Cobra, ahem, la cora, (tuve que hacer lo de cobra pues esta tan gracioso ajajaj), hay una tension que pude cortar como mantequilla T_T...

      en cuanto a las navidades jjaj me imagine una cosa supergraciosa ajjaja

      Belle=maria
      Rumple=jose
      Rumbellito=niño jesus
      Neal=angel
      henrry-charming-pan=los tres reyes vagos
      emma-blanca-regi= las pastorcitas
      jajaja todos en un pesebre en vivo jajajaj

      Eliminar
  5. ¡Me ha encantado! ajdhjahdjd ¡Rumbelle ha vuelto! jijij :) ¡Me he quedao muerta con la aparición de Cora! xWHAT? O_O Ya temía que matara a Bella o algo xDDD Qué susto me he llevado xD En definitiva, una fantástica conclusión para un fanfic de 10 :) Espero que escribas más algún día, y si es de Rumbelle mucho mejor :) Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas Gracias, Kahlan, Me Alegro De que Te Haya Gustado Hasta El Final, Con Cora Incluida...;D;D;D!!

      Me He Reido Mucho Con Lo De Que Temías Que Cora Se Cargara a Belle, ¡Eso me Faltaba a Mí, Querer Arreglar el Desaguisao De los Two...Productores, y Cargarme a Belle je, je, je...;D;D;D!

      En Cuanto a Lo De Seguir Escribiendo...¡¡¡MMMmmmmm...Déjame Ver Como Termina El Capítulo de Esta Noche, Que Si No Recuerdo Mal, Más O menos a Estas Alturas Comencé Éste, De Lo Mal Que me Quedé...:´´´(!!!

      Muchísimas Gracias Por Tus Palabras, Dearie, Muchos Besotes XXXxxxx

      Eliminar
  6. Ayyyy!!! Que bien, que bien, que bien. No puede comentar en el otro capítulo porque estaba de exámenes, así que he los he leído hoy del tirón y me han encantado. Le has puesto la guinda en el pastel a tu historia con este final, y con esos detallitos en la narración que sabes que tanto me gustan. Me ha encantando la conversión de Bella en ella misma a medida que avanzaba el capítulo, no del todo recordando pero mostrando muchos detalles de su verdadera personalidad. Me he reído mucho imaginando a Rumple con una pila de bolsas y a Bella entrando y saliendo de los probadores. Y también con el duelillo de Rumple y Ruby, jejeje. Hay que reconocer que esta loba sabe como enfrentarse al Ser Oscuro, eh?
    El final, bueno, que te voy a contar, precioso, y el detalle de Cora está muy bien traído. GENIAL, en definitiva, te mereces todas las buenas críticas y elogios que has recibido. Espero que tengas otra creación en mente, o que la tengas pronto. Felicidades, dearie y sigue así.
    Muchos besos
    (PD: Y lo de la cremallera muy sexy eh?? ¡Qué risa!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Rebe, Dearie, Muchísimas Gracias, Realmente me Hace Una Gran Ilusión Que Te Haya Gustado Tanto...;D;D;D!!

      La verdad Es Que Luego Me Vuelvo a Ver El Capítulo de Lacey y, Quitando los Flascbacks, Se me Hace Todo Negro...¡Me Hubiera Gustado Que Hicieran Algo Así para Que Belle Despertara, Con Un Beso De Amor Verdadero, y No Con La Porquería Esa Del Potingue a Base de Pelos De Pinocho...*PUAG* Buah, Que Grimazo, Por Dios... :P:P:P!

      Y Lo De Cora, Pues ya Sabes, No me Gustó Que Se la Cargaran Tan Pronto y De Esa Manera...:/

      ¡¡Y Lo De Rubi Igual...Jolines, Me Ha Salido Un Fic Reivindicativo, después De Todo...;P;P;P!!

      Muchísimas Gracias Por Tus Palabras Tan Bonitas, Dearie, Muchos Besotes a Ti También XXXXxxxx

      Eliminar
  7. No comenté en el anterior porque lo acabo de leer junto con este último, así que ya va comentado aquí. Solo tengo que decirte, Alí, que me ha encantado tu historia, de principio a fin. Gracias por compartirla con nosotros. Eres maravillosa. Un besazo

    PD: sabes que se me dan fatal estas cosas, y además, odio las despedidas, y más tratandose de un fic tan genial como este!! u_u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Andie, Dearie, Tú Sí Que Eres Maravillosa...*w*!! Me Alegra Muchísimo Que Finalmente También Te Gustara, Es Difícil Que Una Historia Guste De Principio a Fin, Pero Teniendo Como Personajes A Rumple y a Belle, Lo Difícil Sería Que NO Saliera Bien...;D;D;D

      De Todas Formas, Tampoco Tiene Por Qué Ser Una Despedida, Que Se Ha Quedado Bastante Abierto y Ahí Cada Uno Puede Darle El Rumbo Que Quiera, Que Con Cora De por Medio...¡La Diversión Está Asegurada...;D;D;D!

      Muchísimas Gracias De Nuevo Por Leértelo y Por Tus Preciosas Palabras, Sabes Que Significan mucho Para Mí, Dearie...;D;D;D Muchos Besotes XXXXxxxx

      Eliminar
  8. Que final dearie , prácticamente se puede oír la voz de los trailers de OUAT decir : continuara ...... porque va a tener segunda temporada verdad ? , o sea , vamos va ver el duelo Rumbelle vs Cora verdad ? , bueno de cualquier manera , espero que realmente continúes con el fic , es demasiado bueno y tu eres excelente escribiendo , felicitaciones otra vez por el excelente trabajo , besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡AAaayyy...Perdona, Claire Belle, No Te Contesté Antes Porque No Me Había Dado Cuenta De Tú Coment, Dearie...;P;P;P!!

      Muchisimas Gracias Por Tus Palabras Tan Amables, Estoy Super Contenta de Que Te Haya Gustado Tanto...;D En Cuanto a Lo De Continuarlo, Bueno, Lo He Dejado Lo Suficientgemente Abierto Como Para Que Cada Uno Decida La Linea Que Le Gustaría Que Llevara, Aunque Yo En Mi Cabeza Tuviera Ya Otro Desenlace...;D;D;D

      Muchísimas Gracias de Nuevo, Escribir Para Vosotr@s Es Un Lujo, Dearie, Muchos Besotes XXXXXxxxx

      Eliminar
  9. Siento haber tardado tanto en escribir pero es que la universidad me tiene absorbida, no me deja vivir!!! XD
    Que puedo decir...olé,olé,olé!!! Me ha gustado mucho el último capítulo de tu fanfic Alí y a decir verdad no me lo veía venir...
    jajajajaja Gold iba todo decidido y al toparse con Margie/Belle se quedó todo cortado. XD y lo del Gold-infartado casi me mata de la risa jajajaja Es que Belle va provocando y Rumple se vio obligao...XD
    Lo de que Rubi acompañe a Belle de compras...no lo veo yo (aunque Rumple si vio a Belle con esos modelitos cuando iba de Lacey XD).
    POR FINNNN!!!!! Una cita Rumbelle al completo sin interrupciones!! (excepto el final ejem ejem). Por cierto menos mal que en Storybrooke no hay un McDonald's que si no estos dos acabarían con todas las hamburguesas!!! XD
    Que Belle le quitase la corbata pilló de improviso a Gold jajajaja ¿pero esta qué está haciendo?? o_O y lo de contarle su historia fue muy bonito y conmovedor :'( Al fin Belle recuperó la memoria!!!
    Mardita Cora!!!! Es que no la soporto!!! Fue muy mala con mi Regina la dejó sin nada!! y cuando se besó con Rumple casi me da a mí el infarto!! O_O Pero reconozco que es un gran personaje y una gran actriz y que su aparición fue escasa ( eché en falta alguna escena suya con Belle) XD. La cual tú has puesto y en ella vemos cómo Belle saca las uñas por defender a su familia, que si tiene carácter la gatita...
    Gold, dearie no te vas a librar de contarle tu romance con Cora a Belle jajajaja XD.
    Bueno, pues este cuento ha terminado... que penita :'( Alí me ha gustado mucho tu fic y espero que, ya que tenemos un largo parón por delante, vuelvas a escribir más y si es de Rumbelle mejor, que ahora tienes otro desaguisao más de los two productores para arreglar, que nos los han vuelto a separar de nuevo :'''(
    Bueno Muchas Gracias Alí!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias, EvilQueen, Tan Sólo El Esfuerzo de Leerlo Compaginando Con Tus Estudios Es Un Gran Halago Para Mí y Se Agradece Enormemente, Porque Sé Que Necesitáis Todo Vuestro Tiempo y Concentración Para Llevar Vuestros Estudios Adelante, y Espero Que Te Haya Ido Fenomenal Con Los Exámenes, Dearie...;D;D;D

      En Cuanto a Lo Del McDonal´s, La Suerte Que Tienen Es Que Siempre Les Interrumpen, Qué Si No Estarían Bien Rellenitos De Tanta Hamburguesa, Pero Por Lo Menos Esta Se La Han Podido Comer Tranquilitos je, je, je...;D

      En Cuanto a Cora, Realmente Era Un Mal Bicho, Pero Era La Malosa Que Yo Quería y Que Estaba a La Altura de Rumple y Regina, Pero Sí Es Cierto Que Me Dio Muchísima Rabia El trato Que Le Daba a Regina y La Manera en La Que La Influenciaba y Le Daba La Vuelta Como Un Calcetín...:´´´( ¡Se la Cargaron Demasiado Pronto, No Me Cansaré De Decirlo, Tendríamos Que Haber Visto Como Regina Se Daba Cuenta De La Víbora que Era Su Madre...>:/! Y Tengo Mis Dudas de Si Rumple Le Habrá Contado Su "Historia" Con Cora En La Serie...o.O ;P

      ¡¡AAAAyyyy...EvilQueen, Si Supieras Como Me Está Yendo La Cabezota Por Culpa Del Par De...Productores Estos Que La Han Liado Con Mi Rumple...:´´´(!! Me Vienen Muchas Teorías, Pero Como Lo Han Dejado Tan En El Aire y Han Dado Tan Pocas Pistas De Donde Poder Agarrarnos, No Sé Por Dónde Enlazar Lo Que Se Me Va Ocurriendo...:´´´(

      Muchísimas Gracias Por Tus Palabras, Dearie, Muchos Besotes XXXxxxx

      Eliminar
  10. Una dudita el nombre de Margie Hide de dónde viene?? No sé si lo de Margie se debe a que así se refirió Regina a Belle en el 1x12 para molestar a Rumple y lo de Hide porque Belle está oculta?? No sé la verdad...si me lo pudieras resolver...XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dearie, Sí Es Como Tú Dices, Margie Fue Uno De Los Nombres Que le Mencionó Regina a Rumple En El 1x12, Y Pensé Que Cuando Cruzara La Línea Sería El que Le Aparecería En La Mente...¡¡No El De Ese Zorrón De Laceyyyyyy...>:/ !! Y Lo De "Hide" Es Por Lo De "Oculta", Porque Belle Sigue Oculta Dentro De Ella...;D;D;D

      Muchos Besotes, Dearie XXXXxxx

      Eliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.