sábado, 9 de noviembre de 2013

Fan fic: "Cuando me veas" (Capítulos 6 y 7)


 Regresamos al Fan Art con las partes seis y siete del Fan Fic escrito por Alí Ba-ba, nuestra comentarista habitual, que se titula "Un brillo azulado".
CAPÍTULO 6
UN BRILLO AZULADO (Primera parte)
La puerta del ascensor del hospital de Storybrook se abrió para dejar pasar a un grupo de gente que se dirigía a distintas partes de aquella planta. Belle se vio empujada hacia el exterior del mismo y un brillo azulado que venía del exterior la cegó, sacándola de sus caóticos pensamientos.
Acababa de salir de la consulta del Dr. Whale, que muy amablemente le había dado cita para aquella misma tarde, y eso que apenas le había avisado con tiempo. La verdad es que eran todos muy amables con ella, aunque alguno la miraba como si fuera un bicho raro, pero en cuanto se dirigía a ellos se deshacían en atenciones y sonrisas, lo cual a ella la desconcertaba un poco.
-¡Buenas tardes, Be… , perdón Margie! ¿Cómo te encuentras hoy?- Había preguntado el doctor, estrechándole la mano desde detrás de su escritorio.
-Aparte de las nauseas matutinas, bien- contestó ella mientras se sentaba en una de las sillas de enfrente.
Estaba nerviosa, pensaba que tendría más tiempo para prepararse antes de que le dieran cita para la exploración, pero quizás eso era lo mejor, lo que tuviera que ser, que fuera pronto y así no tendría tiempo de arrepentirse.
-Bueno, te comentaré – Dijo Whale afrontando el tema en cuestión-. En vista del positivo que dio tú prueba de embarazo y dado que no podemos saber cuándo fue tu último periodo, te propongo que hagamos una ecografía para, según la medida del feto, calcular de cuantas semanas sería el embarazo, pudiendo de esta forma más adelante hacer un cálculo aproximado de la fecha del parto.
-¿Fe-fecha del parto?- Preguntó ella un tanto confundida. Esto iba a ser más difícil de lo que esperaba.- Bueno, verá doctor, – no sabía por dónde empezar- el tema es que…
-¡No te preocupes por nada! Esto es lo más normal del mundo, y tus miedos también. Una madre primeriza siempre es un saco de preocupaciones, que si el bebé estará bien, que si voy a engordar mucho, que cuándo dejaré de vomitar, que si son normales estos ardores, que si no puedo dormir por las noches, que el bebé me clava un pie en las costillas, que los tobillos se me hinchan, que si tengo antojos, que si me dolerá llegado el momento…Hay mucho adelantos para hacer un embarazo de lo más llevadero, y llegado el momento del parto, existe una cosa maravillosa que se llama “Epidural”…
Belle estaba blanca, si lo que pretendía era tranquilizarla, no lo había conseguido para nada. Estaba tan aterrada que no pudo ni pronunciar ninguna de las palabras que había pensado antes de entrar a la consulta, acerca de interrumpir el embarazo.
-Ven, pasa a la sala con la enfermera, ella te ayudará con la ropa y a subir a la camilla- dijo Whale acompañándola hacia la sala que había en la habitación de al lado.
Belle se dejó guiar como un autómata, sin saber muy bien lo que le iban a hacer, y aunque el doctor le sonreía tranquilizadoramente, distaba mucho de ser su estado anímico en ese momento.
Una enfermera la estaba esperando y se acercó con una sonrisa cálida en los labios, mientras le tendía la mano y le indicaba una camilla donde tumbarse. Le ayudó a descubrirse el vientre hasta algo más abajo del ombligo, colocando una sábana para que ella no se sintiera incómoda.
-¡Bueno, vamos allá!- dijo Whale enfundándose las manos en unos guantes de látex. Con muy poco tacto y sin avisar, tomo un tubo de plástico y los exprimió sobre el abdomen de la chica que estaba tumbada, derramando un chorro de una gelatina transparente y fría que la pilló por sorpresa, y la hizo gritar de la impresión- Perdón… – Se dio cuenta de su error.
Tomó el cabezal de ecografías y comenzó a pasarlo por su vientre, mientras en la pantalla aparecían un montón de imágenes que Belle no comprendía.
-¡Aja, aquí está tu pequeñín!- dijo con una sonrisa – A veeeeer… sí, el perímetro craneal y la distancia entre la cabeza y el coxis, indican que se trata de un feto de unas 10 semanas, aproximadamente. Vamos a ver su corazoncitooooo…
-¿Eso es su corazón?- pregunto la chica emocionada. No comprendía porque tenía esas ganas de llorar y de reír al mismo tiempo, y menos viendo una cosa tan difusa en aquella pantalla.
Con un poco de esfuerzo, comenzó a ver una pequeña silueta como de un bebé en miniatura, con sus piernecitas, con sus bracitos, con sus manitas y su cabecita. No paraba de moverse, aunque ella no notaba nada, y su corazón latía como un caballo desbocado.
De repente sus ojos se llenaron de lágrimas al pensar en aquel bebé. Apartó la vista para no verlo más, cuanto más lo viera, más difícil sería la decisión que iba a tomar.
Whale terminó de tomar las medidas y los parámetros que necesitaba y le indicó que cuando se hubiera vestido, pasara de nuevo a su despacho.
-Bueno, Margie, por ahora ya está. Todo va perfectamente, es un bebé completamente sano y muy fuerte. Como te decía antes, tendrá unas 10 semanitas, y…
-¿Cuál es el límite de tiempo para interrumpir un embarazo?- Preguntó de golpe la chica, con decisión. No quería saber nada más, o de lo contrario se volvería atrás, y no veía otra solución posible.
Whale dejó caer su espalda contra el respaldo de su butaca, como si le hubieran dado un puñetazo en toda la cara. Su rostro palideció y no conseguía cerrar la boca. “Seguro que no la he entendido bien”, tragó en seco.
-Dis-disculpa, ¿cómo dices…?- Trató de que su voz sonara lo más neutral posible.
-Supongo que estará estipulado en algún sitio el tiempo límite para interrumpir un embarazo, y quisiera saber si todavía estaría a tiempo de hacerlo.- Dijo la chica con una voz impersonal.
-¿Y porqué ibas a hacer eso?- Dijo el doctor con un tono cercano al histerismo, no terminaba de comprender esta situación.
-Eso es asunto mío, ¿no cree, doctor?- Respondió ella tajante, más enérgicamente de lo que esperaba.
-Bueno, hasta cierto punto, sí- Contestó Whale, cruzando los brazos sobre su pecho.- Mira, comprendo que ahora mismo estás muy confundida y desorientada, pero la decisión que vas a tomar te acompañará por el resto de tu vida, no la puedes tomar a la ligera…
-Pues por eso mismo quiero saber de cuánto tiempo dispongo para poder meditarlo- Cortó en seco la disertación del médico.
El doctor la miró con el ceño fruncido, intentando valorar hasta que punto sería capaz de hacer Belle algo así, pero la persona que tenía delante no tenía nada que ver con la Belle que él conocía.
-Existe un margen para la interrupción del embarazo, pero en este caso, daría igual, porque yo no lo voy a hacer- dijo Whale con decisión. Sólo le faltaba eso, cargarse al bebé de Rumplelstiltskin, y lo siguiente que vería serían sus miembros esparcidos por toda la habitación… De eso ya se encargaría El Señor Oscuro.
- No pasa nada, me iré a Boston, allí seguro que encontraré algún médico con menos escrúpulos.- Dijo la chica levantándose airadamente de su silla.
-Belle, espera un momento…- se levantó también.
-¡No me llame así, mi nombre es Margie!- Gritó enfurecida- Y confío que ésta conversación no salga de aquí, no quisiera tener que demandarlo por faltar al secreto profesional.
Abrió la puerta y salió al pasillo, dando por terminada la conversación, dejando al médico en su despacho sin saber qué hacer.
Ahora sí que estaba preocupado. El estado emocional en que se encontraba Belle en estos momentos era muy frágil, y la saturación de hormonas no la iba a ayudar en nada. La había visto con mucha determinación y las ideas muy claras, aunque dijera que se lo tenía que pensar. Lo que más miedo le daba es que fuera a hacer alguna locura por su cuenta de la que más adelante se arrepentiría.
Tenía razón, no podía revelar el contenido de la conversación que acababan de tener, pero sí podía hablar con Rubi para que estuviera más pendiente de ella y que le ayudara a centrarse, quién sabe, con un poco de suerte se encariñaba con el bebé y se le quitaban esas cosas de la cabeza. ¡Que horrible era no encontrar una salida!


Belle atravesó la puerta del hospital y salió a la calle poseída por una furia incontrolable que la hacía caminar deprisa, sin saber bien a donde quería ir. ¿Quién se había creído ese medicucho que era para decirle lo que podía o no podía hacer con su vida? Nadie tenía derecho a decidir por ella, ¡nadie!
Con un gesto de rabia, metió las manos en los bolsillos de su abrigo y levantó la cabeza con decisión. Su mano tocó un objeto que llamó su atención, la pequeña cajita con el anillo que le habían enviado desde el hospital.
Se detuvo un momento y sacó la pequeña cajita, apretándola con fuerza entre su mano. Sí, eso era lo que haría.
Con más enojo del que podía manejar, se dirigió hacia el único sitio en esos momentos que le podría ser de utilidad. La tienda de empeños del Sr. Gold.
A medida que se iba acercando a ella, su corazón se iba acelerando, imaginando encontrase de frente con aquel hombre que le daba tanto miedo, después de todo, esperaba que no le tuviera en cuenta lo de lanzar aquella pequeña pieza de porcelana que parecía que significaba bastante para él. Bueno, ya vería por donde salía.
Se encontró delante de la puerta de la tienda antes de lo que esperaba. Antes de abrir, tomó aire como intentando infundirse valor para enfrentar al Sr. Gold, y con un movimiento decidido, giró el pomo de la puerta de entrada y empujó con fuerza, haciendo sonar la campanilla de encima de la misma.
Cuando entro a aquel extraño lugar, le dio la impresión de que había atravesado un portal hacia otro mundo, lleno de objetos valiosos y otros no tanto, pero todos con mucha historia. Por un momento, quedó abstraída entre tantas cosas que llamaban su atención y que, seguramente habrían pertenecido a alguien anteriormente.
Un sonido sordo y rítmico la sacó de sus pensamientos y se giró para quedar de frente al hombre al que tanto temía.
-Buenas tardes –saludó Gold con voz suave. En su mirada había un reflejo de sorpresa y… algo más que no sabía que era-. ¿En qué puedo ayudarla?
-Emmmm… Hola, buenas tardes –dijo sacando fuerzas de su enfado-. Me preguntaba, ya que esto es una casa de empeños, si estaría dispuesto a tasarme un objeto que quisiera vender –soltó de golpe, con ganas de salir de allí lo más rápidamente posible.
-Bueno, como bien ha dicho señorita, esto es una casa de empeños y siempre que lleguemos a un acuerdo, estaré dispuesto a pagar un precio justo por lo que desee vender - Dijo el hombre intrigado. La miraba y tenía delante a Belle, pero no parecía ella, había algo que no le dejaba verla. -¿De qué se trata?
Desde su situación, detrás del mostrados, podía notarla nerviosa y ¿enojada?, cómo miraba cada objeto de la tienda como si tuviera algún interés en ellos, pero él sabía que no era así. Jamás hubiera imaginado que aquella tarde, ni nunca, hubiera entrado a su tienda, y menos con la intención de querer venderle algo.
-Quisiera que me tasara esto – Sacó del bolsillo la pequeña cajita que contenía el anillo de Ópalo y se lo puso delante, sobre el mostrador.
Gold miró la cajita y se le tensaron todos los músculos del cuerpo, no podía ser cierto. Levantó la mirada y la clavó en los ojos de la muchacha que lo miraba, levantando la barbilla, con una mezcla de arrogancia y miedo. Lentamente, como con temor de mirar lo que había dentro, abrió la pequeña cajita y contuvo la respiración al mirar en su interior.
Delante de sus ojos tenía el anillo de Ópalo que en su día le había regalado a Belle, y del que ahora ella se quería deshacer, sin vida, sin el brillo azulado que desprendía su piedra central cuando se lo puso por primera vez en el dedo de su amada. Una punzada de dolor atravesó su pecho, mientras se le hacía un nudo en la garganta.
-No entiendo mucho de joyas, pero creo que es de platino y diamantes –Dijo Belle, casualmente.
-Y un Ópalo central…-apenas se podía escuchar la voz del hombre, ahogada entre la rabia y el dolor.
Levantó la mirada del anillo que sostenía entre sus dedos y los clavó en la joven que tenía delante. Eran sus ojos, era su pelo, era su piel, era su cuerpo…pero no podía ver a la Belle que en su día conoció tan bien, y que a su vez lo conoció tan bien a él.
-Es una pieza muy inusual y valiosa, ¿Por qué se quiere deshacer de ella?- Preguntó Gold, dejando el anillo sobre el mostrador y tomando su bastón, caminando por detrás de los mostradores en dirección a una vitrina con delicados objetos de fino cristal.
-Bueno, necesito reunir una cantidad de dinero lo más rápidamente posible y no dispongo de otro objeto de valor- Belle quiso decirle una mentira, pero no le salió. Se sentía aturdida y algo mareada. Quizás era el resultado de tanta tensión y tanta rabia, pero no sabía muy bien lo que decía.
Gold tomó una de las finas piezas de cristal que había dentro de la vitrina y comenzó a examinar con atención cada surco de su intrincado y exquisito tallado, como si realmente estuviera interesado en memorizar cada rincón de lo que parecía una pieza única y de un altísimo valor.
Nada más lejos de la realidad, lo único que tenía en mente era apartarse de aquel anillo que momentos antes había estado ocupando sus pensamientos, pero por unas razones completamente distintas, y ahora ella quería deshacerse de él… Sus ojos se oscurecieron de dolor ante lo que aquello significaba, que la perdería para siempre.
-Y por lo visto tiene bastante prisa en conseguir el dinero, ¿me equivoco? – dijo el hombre acariciando la delicada vasija entre sus dedos.
-Pues sí, la verdad es que me gustaría liquidar todo lo que tuviera aquí antes de marcharme de Storybrook – Se sentía cada vez más mareada-. No tengo ganas de que todo el pueblo se entere de lo de mi embarazo…-dijo sin pensar. “¿Porqué había dicho eso?”

CAPÍTULO 7
UN BRILLO AZULADO (Segunda Parte)
¡Crash…! Belle se giró asustada al escuchar el sonido de la preciosa pieza de cristal que Gold sostenía entre sus mano estrellarse contra el suelo. Era increíble la mala suerte que tenía éste hombre con los objetos delicados…
El hombre quedó petrificado, totalmente impasible ante la pieza que acababa de quedar hecho añicos ante él, mirando al vacío con los ojos perdidos en el infinito y pálido como un cadáver. ¿Realmente había escuchado bien lo que Belle había dicho? Si eso era cierto, se trataba de su propio hijo, y ella quería abandonar el pueblo sin más con su hijo en las entrañas, para no volver jamás.
Un vacío se apoderó de su cuerpo y un frío sudor le recorrió la espalda, haciéndolo temblar por dentro ante la expectativa de no volver a verla, ni a ella ni a su hijo, y le entraron ganas de gritarle que no podía hacer eso, que debía quedarse allí, donde pertenecía.
-¿Se encuentra bien? –preguntó la chica con desinterés, mirando los restos de la valiosa vasija esparcidos por el suelo.
-Sí…Ehhh, sí- respondió Gold rápidamente, saliendo de su estado catatónico -. Ha sido un accidente sin importancia.- Mintió mirando los trozos que tenía a sus pies de una de las más valiosas de sus piezas.
Le dirigió una sonrisa forzada a la joven y se dispuso a recoger los pedazos que habían esparcidos por el suelo, tratando de no cortarse con ellos, no tenía ganas de sanarse frente a Belle sabiendo la aversión que le producía todo aquello de la magia.
Aturdido por lo que acababa de escuchar, le temblaban las manos, y necesitaba tener algo entre ellas. Se volvió hacia la vitrina y tomó un jarroncito que hacía juego con la pieza que acababa de romper y lo sostuvo ante él, como apreciando lo huérfano que se había quedado.
-Así que necesita el dinero para irse del pueblo con su hijo y empezar una nueva vida – Gold estaba tratando de hacer tiempo para calmarse y que se le ocurriera alguna manera de persuadirla de su marcha.
-Sí, bueno…- miró los objetos del mostrador que tenía frente a ella, sin mucho interés - Haciendo una parada en un obstetra y solucionando ese pequeño problema… - No entendía qué le estaba pasando, ¿cómo se le ocurría decir lo que acababa de decir a un completo extraño? Realmente se encontraba mareada.
¡Crash! El pequeño jarrón de cristal reventó dentro de la mano de Gold, quedando pulverizado mientras de sus dedos caían finos hilos de sangre que se mezclaban con los pedazos de cristal que habían caído al suelo. ¡Vale, el jarrón ya no estaba huérfano!
-¡Oiga, ¿se encuentra usted bien…?! – Preguntó Belle ya con algo más de preocupación. En cuestión de minutos acababa de romper unas piezas carísimas y ni se había inmutado. - ¡Está sangrando! ¿Quiere que le ayude?
Gold le daba la espalda, tratando de esconder su mano herida, y de no ponerle los ojos encima.
-¡No, no, gracias!- Siseó apenas sin voz- Discúlpeme un momento, vuelvo enseguida- Tomó su bastó y se dirigió hacia la trastienda, sin levantar la mirada del suelo.
Renqueante, se dirigió al aseo que tenía dentro de aquella habitación y se encerró en él. Miro su mano llena de trozos de cristal que se habían incrustado bajo su piel y le hacían sangrar cada vez más. No sentía nada. Arrancó uno de los pedazos del jarrón que más profundo estaba, y seguía sin sentir nada. Por un momento miró absorto como la sangre fluía de su mano hacia el lavabo sin importarle nada en absoluto, lo único que retumbaba en su cerebro eran las palabras de Belle. Quería matar a su hijo.
Una rabia interna fue creciendo y abrasándole desde el vientre hasta la garganta, acelerando su respiración y sus pulsaciones, haciéndolo temblar descontroladamente. Notaba como le ardía la sangre que fluía por sus venas, esparciendo su furia por todo su cuerpo y sintiéndose atrapado por unas ansias asesinas que hacía mucho tiempo que creía que había olvidado.
No sabía exactamente quien era aquella joven que estaba dentro de su tienda, pero desde luego no era Belle. Ella jamás hubiera siquiera pensado en una opción semejante. Matar a su hijo.
“Respira… Respira…” Se decía intentando volver a recuperar el control. “¡Respira…Vamos respira, con calma!” Su mano continuaba sangrando. “¡¡ Respira… Respira por Dios, que la matas…!!” Se decía una y otra vez intentando sacar algo de cordura de ese momento tan surrealista. “Si la matas, los matas a los dos…Piensa, piensa, piensa… Y Respira”
Levantó la mirada y vio su rostro desencajado en el espejo, con esa mirada asesina en los ojos que tan bien conocía.
No, no permitiría que esto quedara así. Él sabía lo que tenía que hacer, aunque sabía que muy probablemente se ganaría su odio, pero a cambio obtendría algo de un valor incalculable.
Cerró los ojos con fuerza y apretó la mandíbula, consciente de que lo que iba a hacer haría que la perdiera para siempre, pero esta no era su Belle, por mucho que la mirara, no la veía.
Tomó aire con decisión y, con un movimiento de su mano sana, cubrió de un humo morado la mano llena de cristales y sangre. Una mano totalmente restablecida se mostró cuando aquel humo desapareció, pero aún así, tomó unas vendas del botiquín y se las enrolló en ella para que Belle no sospechara nada raro.
-Disculpe la espera –Dijo mientras salía de la trastienda-. Sólo ha sido un pequeño accidente – Una sonrisa tensa curvó sus labios, contrastando con su mandíbula apretada.
-¿Está usted bien? Si quiere vengo en otro momento más oportuno – Dijo la muchacha algo tensa. Rezaba por que le dijera que sí, ya que su malestar iba en aumento y se sentía cada vez más desconcertada con aquella situación.
-No, en absoluto- dijo el hombre entrecerrando los ojos en una mirada peligrosa que la joven no sabía interpretar.
Aquel que tenía delante era un hombre totalmente distinto al que había aparecido cuando entró a la tienda. Parecía una pantera que estaba acechando a su presa, con una media sonrisa en los labios que más que tranquilizar, ponía los pelos de punta. Sus ojos la taladraban como si estuvieran buscando algo que por lo visto no llegaba a encontrar, ¿porque no paraba de mirarla así?
Gold volvió a tomar el anillo entre sus dedos, examinándolo con calma y una cierta nostalgia que aunque se esforzaba por ocultar, su corazón no podía dejar de sentir.
-Realmente es una anillo muy valioso ¿Cómo lo consiguió?- preguntó el prestamista sin levantar la mirada del anillo.
-Pues si le digo la verdad, no tengo ni idea. Mi vida es un poco un caos últimamente, y hay muchas cosas de ella que no recuerdo, según el Dr. Whale. Supongo que esto forma parte de las cosas que no recuerdo.- Dijo intentando quitarle importancia a la confusión que tenía en su cabeza.- Según el médico, lo llevaba puesto cuando lo del accidente, y ellos me lo guardaron hasta que saliera del hospital.
-¿Y no ha pensado que puede significar algo para usted? ¿Algo realmente importante?- continuaba con la vista fija en aquella piedra sin vida, igual que la que llevaba él en su propia mano.
-Pues no, no lo había pensado, pero creo que me será de más utilidad para lo que tengo en mente de ésta manera.
- ¡Ah, sí, es cierto, sus planes de iniciar una nueva vida sin su hijo!- su tono de voz sonó terriblemente cruel, haciendo desaparecer el color del rostro de la muchacha.
Levantó lentamente la vista del anillo, mientras recorría de abajo hacia arriba el cuerpo de Belle, sin notar ninguna variación en su aspecto físico.
La chica se dio cuenta del repaso que le estaba haciendo y se tensó bajo sus ojos. Levantó la cabeza con un gesto altanero y sacó fuerzas de donde no tenía.
-Oiga, que he venido para que me tase el anillo, no a mí –Dijo en un arrebato de coraje.
Gold sonrió con sarcasmo y quizás un poco de desprecio.
-Oh, vamos, querida, no se ponga así. Tan sólo valoraba su silueta, para estar en estado de gestación, – Su tono de voz sonó irónico – porque lo dice usted, sino nadie diría que está esperando un hijo.
-Pues según el doctor Whale, estoy de unas diez semanas…- Vele, ya se lo había dicho todo a este tipo tan siniestro, ¿pero qué narices le estaba pasando?
A Gold se le congeló la sonrisa en la cara. Diez semanas. Sí, la cosa cuadraba bastante, y por lo visto no había dudas, ya que había mencionado al Dr. Whale, tendría que ir a hacerle una visita al buen doctor.
-Vaya, eso es perfecto – Apenas le salía la voz de la garganta.
-¿Perfecto para qué? –No sabía a donde quería llegar.
- Déjeme proponerle un trato, señorita…- hizo una pausa esperando que le dijera su apellido.
-Hide, Margie Hide – Dijo la chica desconcertada. ¿Qué tipo de trato quería proponerle aquel hombre?
-Señorita Hide –Asintió Gold – El trato sería el siguiente. Mis negocios no se limitan únicamente a esta tienda de empeños. Como verá, tengo bastantes propiedades arrendadas en Storybrook, y además de otros quehaceres, también me dedico a… digamos, darle a las personas que acuden a mí lo que necesitan, a cambio por supuesto de un precio.
-¿Y qué tiene esto que ver conmigo?- preguntó intrigada.
-Bueno, más de lo que cree –La miró directamente a los ojos con una mirada fría y sin vida-. Casualmente he recibido hace poco una petición un tanto difícil de conseguir, pero que quizás a usted le pueda interesar. Lo que se me pedía era un bebé, de la menor edad posible.
-¿Un bebé?- Repitió horrorizada- ¿realmente comercia con bebés?
Su mirada se volvió de acero, mientras se clavaba en ella, recordando cómo momentos antes le acababa de decir que quería acabar con la vida de su hijo.
-Se sorprendería, señorita Hide, si le dijera lo que está dispuesta a hacer la gente por un hijo- siseó entre dientes, con rabia mal disimulada.
Belle captó el significado velado de aquella frase y se sonrojo hasta las orejas. Quizás no era tan buena idea como le había parecido en un principio.
-El tema es el siguiente, usted no tiene interés ninguno en la criatura que lleva dentro – le costó decir éstas palabras con calma- , y es muy probable que entregándoselo a éstas personas haga feliz a mucha gente. Por supuesto, se le pagará generosamente. Una suma que le permitirá rehacer su vida donde quiera y sin el cargo de conciencia de haber acabado con la vida de nadie –Cuantas veces había hecho tratos parecidos en El Bosque Encantado. Que irónico que ahora tuviera que hacerlo con su propio hijo, pensó amargamente.
-Un momento, ¿me está diciendo que dé a luz a éste bebé y después se lo entregue a usted?
-Mírelo desde este punto de vista, usted tendrá una pequeña fortuna para hacer lo que quiera con ella, y las personas que desean al ese bebé serán tremendamente felices dándoles su amor a esa criatura.
-¿Y qué tipo de personas son? ¿Cómo se que cuidarán de él?
-Seguramente le darán bastante más de lo que tiene planeado usted para él ahora mismo, señorita Hide – Las palabras salían de su apretada boca como cuchillos afilados, dando directamente en la diana. Belle no se atrevió a levantar la mirada para enfrentarlo.
-No tenía pensado llevar este embarazo a término. ¿Y si me niego?- estaba dándose cuenta de que se quedaba sin salidas, y la que le proponía éste hombre no era tan mala. La verdad era que la idea de interrumpir el embarazo iba perdiendo fuerza por momentos y ahora mismo veía con mejores ojos la propuesta que le estaba haciendo Gold.
-Bueno, digamos que tengo maneras de persuadir al resto del pueblo para que la ayuden a recapacitar –sus palabras sonaron como una amenaza velada, y su mirada no dejaba lugar a dudas.
-¿Y qué es exactamente lo que tendría que hacer, si aceptara su proposición? – No le gustaba ésta situación, pero visto fríamente, esto le daría la oportunidad de empezar una nueva vida partiendo de cero y sin cargos de conciencia.
-Bueno, si aceptara el trato, yo me encargaría de todos los gastos que generara su embarazo y su mantenimiento hasta el fin del mismo – dijo el hombre, conteniendo la respiración y rezando por que accediera a buenas a sus condiciones, no quería tener que recurrir a la presión de otras maneras-. Una vez finalizado su periodo de gestación, usted me entregará a la criatura y yo le entregare quinientos mil dólares a cambio, renunciando usted a todos los derechos legales sobre su hijo, lo que sería una adopción cerrada, vamos.
¡Quinientos mil dólares! Con eso podría salir de aquel lugar y empezar de cero cómodamente.
Realmente la idea de llevar a término el embarazo la asustaba, pero siempre sería mejor que la otra opción. Sólo de pensar en ella se le hacía un nudo en el estómago y le daban ganas de llorar, y de ésta manera su hijo haría feliz a alguna pareja que deseaban darle su amor a una criatura, y así también se sentiría amada por unos padres que realmente lo deseaban.
-Me parece bastante razonable…- Dijo la chica con ciertas reservas.
-¡Aún no he terminado, hay algo más!- Gold la miraba con los ojos entrecerrados, valorando el grado de presión al que la podía someter – Mientras dure el embarazo, usted permanecerá bajo mi techo, como comprenderá debo vigilar mis inversiones.
-¿Bajo su techo?- la voz de la muchacha sonó algo aguda debido a la sorpresa- ¿Me está diciendo que tengo que vivir con usted?- La ira y la sorpresa se mezclaban en su rostro.
-¡No me malinterprete, señorita Hide!- Rio con sarcasmo- ¡Yo no busco amor! En realidad me vendría muy bien alguien que me ayudara a organizar un poco mi casa. Como ve, estoy impedido y algunas tareas me resultan un tanto difíciles de realizar. Creo que sus servicios quedan más que cubiertos con la cifra que le he mencionado antes y por otra parte, usted tendrá mi protección a cambio.
-¿Y quién me garantiza que una vez allí no querrá usted aprovecharse de mí? –Lo desafió con la mirada, levantando la barbilla en una pose de arrogancia.
Gold la miró por un momento, sopesando cual sería la respuesta adecuada.
-Le doy mi palabra –dijo quedo, mirándole a los ojos con determinación y extendiéndole la mano- ¿Trato hecho?
Belle dudó por un momento, mirando aquella mano extendida. Levantó los ojos y se encontró con la mirada de él, profunda, enigmática, pero a la vez algo le decía que podía confiar en su palabra.
-Trato hecho – dijo Belle. Aquel hombre la miraba como retándola a que se opusiera a su oferta y eso la empujaba a seguir adelante.
Lentamente, pero con decisión, apretó la mano que el prestamista le tendía. A su tacto, una ráfaga de electricidad le recorrió todo el cuerpo, haciendo que se estremeciera entera y se sintiera algo mareada.
Trató de disimular aquella reacción, que no se escapó a los ojos de Gold, soltando rápidamente su mano del contacto con el hombre, desviando su mirada un tanto confundida.
-Otra cosa, señorita Hide – dijo con voz suave el prestamista, tomando el anillo que continuaba sobre el mostrador -, hasta que nuestro convenio llegue a su fin, me quedaré con esto como garantía de que cumplirá su parte.
-Pero eso no es justo, yo tengo que fiarme de su palabra y usted me quita mi anillo como prenda…
Por un momento, dudó mientras miraba aquel anillo entre sus dedos y sus recuerdos volaban a cuando se lo había puesto en su dedo.
-¿Para qué lo quiere si no significa nada para usted?- preguntó con un dejo de amargura en la voz que ella no captó.
-Eso es lo de menos, es mío, y debería conservarlo.
-¿De veras?- la miró irónico – Hagamos una cosa, le permitiré quedárselo, pero sólo si me promete que siempre lo llevará puesto – la estudió mientras ella pensaba su respuesta.
- Le doy mi palabra – Repitió ella las mismas palabras que él había dicho momentos antes, levantando la cabeza desafiante.
No comprendía muy bien por qué lo hacía, ya que aquel anillo no significaba nada para ella, pero era más bien cabezonería, no tenía ganas de que aquel hombre se quedara con su anillo, porque no.
-¿Me permite? –Dijo él con el anillo en la mano y una sonrisa traviesa en los labios.
-No, traiga, ya me lo pongo yo –Le arrebató el anillo de la mano con algo de impaciencia y se lo puso en el dedo sin ninguna ceremonia- Hala, ¿ya está contento? –dijo retándolo con la mirada.
-Bueno…No estoy disgustado – sus ojos miraban la piedra central que continuaba pálida y sin vida en el dedo de la joven.
-¿Y ahora que tengo que hacer? – Preguntó Belle sin saber muy bien cuáles eran los pasos que tenía que seguir.
-Pues casualmente tengo aquí un contrato que deberá firmar para formalizar el tema de la renuncia de su hijo – dijo Gold dirigiéndose hacia la trastienda.
Una vez allí y con un movimiento rápido de su mano, hizo aparecer un documento legal de un montón de páginas, envuelto en un humo morado, que se esfumó en un momento, volviendo a salir con aquel contrato que tanto le recordaba a los que había entregado en el Bosque Encantado, sólo que adaptado a Storybrook.
-Oiga, que preparado lo tenía, no?- Dijo la chica con una mirada sospechosa.
-Estooo… ¡Sí, uno tiene que estar preparado para cuando se presente la ocasión, ¿no cree?!- A ver cómo salía de esa. Le pasó una pluma estilográfica para que pudiera firmar el documento.
-Cómo, ¿no puedo leerlo? – lo miraba confusa.
-Verá, la oferta expira hoy y estoy a punto de cerrar la tienda. Básicamente, lo que pone en el contrato es lo que le he explicado, pero mucho más adornado con tecnicismos legales que para el caso viene a ser lo que hablamos antes. ¿Lo toma o lo deja? – dijo Gold, inflexible.
Una sombra de duda cruzó por sus ojos antes de echar un vistazo al tremendo mazo de páginas que se tendría que leer en unos minutos, descartando la posibilidad y tomando la pluma que le ofrecía aquel hombre que la miraba con una expresión oscura en los ojos y una sonrisa misteriosa en los labios.
Con un movimiento rápido, firmó el documento que tenía delante. Sintió una punzada de dolor en el pecho al recordar lo que había firmado, pero siempre era mejor que la primera opción con la que llegó a aquella tienda. Una vez terminó, soltó la pluma como si le quemara en las manos.
Gold retiró el documento de delante de la chica rápidamente, como con miedo de que se arrepintiera y lo hiciera pedazos allí mismo. Le dieron ganas de reír histéricamente, pero se contuvo.
-Perfecto –dijo en voz baja -. Ahora, vaya a su casa y recoja lo que necesite más preciso. A las diez en punto pasaré a por usted para que se instale en mi casa.
-¿Tan pronto? – Preguntó un tanto confusa – Pensaba que tendría esta noche para hacerme a la idea.- El miedo comenzaba a hacer presa de ella.
-No tema, señorita Hide, no la voy a meter en una mazmorra ni nada parecido – su tono sonó un tanto irónico -, tan sólo creo que es mejor que se instale cuanto antes, nada más. Puede marcharse ya. Hasta las diez en punto –dijo bajando la cabeza y sumergiéndose en el documento que tenía frente a él, haciendo como si la chica hubiera desaparecido ya de su tienda.
Aquel hombre había dejado claro que la conversación había terminado, aunque la muchacha estaba llena de dudas y preguntas sin respuesta. No sabía exactamente cómo había llegado a aquella situación.
Confusa y aturdida, dio media vuelta y desapareció por la puerta de entrada de la casa de empeños, sin decir nada más.
Gold levantó la vista del contrato que Belle acababa de firmar, cuando escucho la puerta cerrarse. Una amarga sonrisa curvó sus labios, y se sintió desfallecer ante el recuerdo de la avalancha de acontecimientos que habían pasado en apenas unos minutos y que habían dado un giro de ciento ochenta grados a la situación.
Cerró los ojos y respiró hondo, intentando calmar los latidos descontrolados de su corazón. No se podía creer que al final hubiera podido evitar el desastre que había estado a punto de ocurrir. De repente se sintió agotado, necesitaba sentarse y descansar un momento.
Tomó su bastón y se dirigió hacia la parte de dentro de su tienda, dejándose caer pesadamente sobre el sillón que momentos antes había ocupado mientras tomaba el té y recordaba a su amada Belle.
Un hijo. Belle esperaba un hijo suyo. Y ni siquiera lo recordaba. Y se quería deshacer de él, de su hijo.
No, definitivamente aquella no era Belle. No tenía ni idea de quién era ni de lo que era capaz, pero esa no era su Belle, por mucho que se pareciera a ella, y la odiaba por ello, por lo que le había robado.
Se recostó agotado contra el respaldo del sillón, cerrando los ojos, mientras intentaba ordenar los acontecimientos de aquella tarde. Tendría que hacer un gran acopio de voluntad para que no notara los sentimientos que le provocaba. Un temblor involuntario agitó su labio superior, asqueado de pensar en aquella persona que había ocupado el lugar de su amada. Aquella mujer había ocupado su cuerpo y la había transformado en un monstruo capaz de querer matar a su propio hijo.
Pero no lo permitiría, costara lo que costara, no lo permitiría.
Sumido en sus caóticos pensamientos y en su odio, no se percató de que algo había cambiado aquella tarde.
Apenas visible, como una diminuta chispa, un tímido y casi imperceptible brillo azulado apareció en el anillo de su mano derecha…

33 comentarios:

  1. ejem me gusto el cosito ese testito pero no entendi k es un fan fic me pueden esplicar?
    ademas siempre crei k alibaba era un chico k tonat me senti cuando vi k era una chica...
    e-e y yo siempre comento en el chat y nadie me conesta ;(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Jua, Jua, Jua...Vale, Ahora Te Explico Un Poco...;D;D;D!!

      Un Fan-Fic Es Un Relato Escrito Como Bien Dice La Palabra Por Un "Fan" Relacionado Con Algún Tema De Película O Serie, y En Este Caso La Temática Es "Rumbelle", Posiblemente No Le Hayas Encontrado Demasiado Sentido Porque Este es Ya El Capítulo 6 y 7, Pero en La Sección de "Fan Art" - "Creaciones de Los Fans", Están Los Primeros Capítulos Publicados, Por Si Te Apetece Leerlos...;D;D;D

      En Cuanto a Que Creyeras Que Era Chico, Es Relativamente Lógico Por La Foto y El Nombre que Me He Puesto, Pero Han Habido Veces Que He Comentado Alguna Cosa Personal Mía Que Deja Claro Que Soy Mujer...;D;D;D

      Muchas Gracias Por Leerlo y Besotes XXXXxxxxx

      Eliminar
    2. aora entendi jajajajja k tonta me siento por no haberme dado cuenta por los comentarios

      Eliminar
    3. ¡¡Mujer, No Digas Eso, Qué Cualquiera Se Puede Equivocar, A Mi También Me Ha Pasado Alguna Vez...;D;D;D!!

      No Te Preocupes, Dearie, No Hay Problema...;D;D;D

      Eliminar
  2. Leí estos capítulos abrazando una almohada , la verdad es que Gold tiene todas las de ponerse así , milagro que no le cayo a bastonazos , bueno solo queda esperar haber como les va con el trato , como siempre , sigue así dearie que el fic es genial :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias, Claire Belle, La Verdad Es Que Estos Dos Capítulos Son Un Poco Intensos Y Los Dos Tienen Que Lidiar Con Temas Muy Complicados, Así Que Demasiado y Todo Que A Gold Se Le Ocurrió Una Solución "Menos Traumática"...;D;D;D

      Besotes Dearie XXXxxx

      Eliminar
  3. Interesante se presenta la cosa, dearie. Desde luego Margie dista más que un pelín de nuestra Belle, aunque es evidente que la chica está más confusa que otra cosa. En su situación, tener un hijo es complicado: yo si fuese Whale le habria dado un cursillo exprés de planificación familiar, encargándome de explicarle bien las opciones que tiene, para que ellas las piense... pero, mira, la opción de Rumple dentro de lo malo es lo mejor, aunque todos sabemos donde va a acabar ese niño (esperemos que Rumple aún recuerde los conceptos básicos de la crianza de bebés, después de tanto tiempo). Ay, dearie, creo que a este hombre aún le quedan jarrones por romper.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡María, Dearie, Aun Así me Quedé Corta En Comparación Con Belle-Lacey XDDD...!! A Esta Por Lo Menos La Ves Que "Está Más Liá Que La Pata De un Romano" y Que Actua a La Desesperada, Pero Que En El Fondo NO Le Gusta La Idea En Absoluto...:´´´(

      En Cuanto a Whale, Él Lo Intentó, Trató de Calmarla y Que Recapacitara, Pero Ella Se Puso En Plan "Nadie Decide Por Mí...", y Comprendiendo Que Las Hormonas Las Tenía Revolucionadas (¡¡Que Te Aseguro Qué Cuando Una Está Preñá Se Tienen Así de Revolucionadaaaaaaaassssss...O.O ;P!!) Pensó Que Sería Mejor Dejárselo a Ruby Que Intentar Forzarla En Aquel Momento...;D;D;D

      En Cuanto a Rumple, Bueno, Ya Crió a Bea Practicamente Él Solito, Así Que...;P Y Lo de Los Conceptos Básicos, Bueno, Eso Es Como Nadar, Que Una Vez Se Aprende y Por Supervivencia, Ya NO Se Olvida Nunca...;D;D;D

      Lo De Romper Más Jarrones No Sé, Pero NO Descarto Otras Cosas...;D;D;D

      Besotes Dearie XXXXXxxxxx

      Eliminar
  4. Llorooooo!!! Me encanta, como siempre. Todo ordenado en el momento justo, en el lugar adecuado y con las palabras adecuadas. Me parecía estar oyendo a Rumple hablar a mi lado. Te alabo sobretodo la buena realización de la historia debida a la información tan técnica y precisa que añades en cuanto al momento de la consulta con Whale. Da una sensación de realismo que se ajusta, sin embargo a tu texto, de carácter más fantástico. ¡Se nota que te lo has currado un montón!
    Como siempre he quedado satisfecha y con ganas de más, así que lo de siempre; genial y, ¡esperando el siguiente! Muchos besos y enhorabuena, ¡que te lo mereces!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebe, Dearie, Me Alegro Muchísimo de Que Te Gustara Este Es un Capítulo que es Un Poco Complicado, Pero Que Deja Las Puertas Muy Abiertas a Lo Que Viene Después...;D;D;D

      Lo De La Consulta De Whale Está Sacado Practicamente De Mi Propia Experiencia, Es Decir, Los Parámetros Para Saber De Cuanto Es El Embarazo Los Saqué De Mi Hijo Mayor...¡¡Y Lo Del Tubo De Gel También jua, jua, jua...;D;D;D!!

      Muchísimas Gracias Por Tus Pabras, Dearie, Besotes XXXXxxxx

      Eliminar
  5. Dearie, que quieres que te diga, que me ha encantado!!! Esque todos tus Fan fic son increibles!!!!! La verdad tienes una imaginacion muy buena y haces emocionar con tu historia :,,,) Espero ansiosa los siguientes capitulos a ver que pasa con el bebe y con Margie y Rumple :,,( :O:O!!!
    Muchos besotes dearie :D:D!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas Gracias Keley, Dearie, Tú Siempre Tan Adorable Conmigo, Eres Un Cielo...*-* ^_^ *-*! ¡¡Bueno, En Realidad Con Todos…;D;D;D!!

      Se Lo Quería Comentar a REBE Arriba y Se Me Olvidó, Sorry...;P, Así Que Te Lo Comento a Ti También, Que Cuando Belle Aparte La Mirada Para No Ver Al Bebé En La Ecografía y NO Encariñarse Con ÉL, Es Muy Parecida a La Primera Escena Del 3x01, Cuando Emma Aparta La Vista y NO Quiere Mirar a Henry Después de Dar Luz, y Cuando La Vi Pensé "¡¡Esa Es La Actitud De Mi Belle En Su Primera Ecografía...:´´´( :´´´( :´´´( !!" ¡Pues No Lloré Viendo Esa Escena… Y Todavía Sigo Igual, y Más Porque Es Algo Que Ya Había Tenido En La Mente De Antes…:´´´(¡

      Muchísimas Gracias Por Tus Palabras, Dearie, Espero Que El Siguienta También Te Guste, Besotes XXXXxxxx

      Eliminar
    2. Ayyy Muchisimas gracias por tus palabras!! ^^ La verdad sois todas unos amores!! Ultimamente no puedo entrar mucho al blog, ya sabes estudios y todo eso, pero intento encontrar algun hueco de vez en cuando para venir a leeros o comentar ^^ A ver si paso la epoca de los estudios y aprazco mas xDD

      Ay esas escenas me parten el corazoncito en varios cachos, y mas yo que soy una sentimental ;,,,,,(!!
      Estoy esperando el siguiente con muchas ganas!!
      Besotes Dearie!!!

      Eliminar
  6. Brillante, como siempre!!!! (*reverencia*)

    Según lo estaba leyendo lo estaba viendo, lo estaba escuchando, era como ver un capítulo en mi cabeza, hasta en inglés!!! te lo juro, me encanta!!!

    Estoy ansiosa por leer el resto!! eres una artista Alí! un besazo ;D ;D ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡AAaaayyyy...Mi Andie, Que Contenta Estoy de Que Te Haya Gustado, Dearie...*-* ^_^ *-*!!

      Me Encanta Que Lo Describas Así, Porque Ese Era El Problema Que yo Tenía En aquel Momento, que Lo Tenía Metido En la Cabeza Y NO Sabía Cómo Sacarlo y Que Se Viera Como Lo Veía Yo...¡¡No Sé Si Me Explico...;P;P;P!! Era Complicado, Porque La Empaná Mental Que Lleva Belle Es De Campeonato, y No Sabía Si Podría Transmitir La Confusión y El Momento "...Y Ahora Qué Hago..." Que Está Pasando, espero Que Lo Haya Conseguido...;D;D;D

      Muchísimas Gracias por Tus Palabras, Dearie, Eres Un Cielete, Besotes XXXxxxxx

      Eliminar
    2. Por supuesto que lo has conseguido. De hecho, no recordaba que había pasado desde cuando se despertó abrazado a Charming (momentazo xD ) y me releí la historia entera desde el principio y te juro que es como si viera la serie, no como si estuviera leyendo y además te digo, estoy tan acostumbrada a verla en inglés y a estar con el inglés p'arriba y p'abajo todo el día en las series, en la facultad... que mi cabeza lo va viendo en inglés con sus voces, con sus acentos, esos dejes que tiene al hablar... ese acento tan característico de Belle... cuando describes las miradas o los cambios de humor de Gold... es tan real en mi cabeza...
      No sé si es que eres una excelente escritora o si es por esa empatía que tenemos tu y yo, pero me parece fabuloso lo que escribes. Deben de ser las dos... :) :) :)

      Eliminar
    3. ¡¡¡Ay, Dearie, Que Era Así Como Lo Tenía Dentro De Mi Cabeza, Con Sus Voces Originales...Y En Inglés...O.O ;D;D;D!!! ¡No, Si Ya Verás Como Realmente Estamos Conectadas y Todo...;D;D;D! ¡¡QUÉ PELIGRO TENEMOS TÚ Y YO JUNTAS, DEARIE...JUA, JUA, JUA...>:D!!



      Eliminar
  7. ¡¡Madre mía!! ¡Qué enganchada estoy al fanfic!! jaja Los capis han estado genial. Espero que no se demore mucho la continuación :P ¡¡Necesito Rumbelle en vena!! jaja Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Kahlan, Dearie, Me Alegra Ver Que Todavía Quedamos Algunas Rubellers Por Aquí Entre Tanta CapitaiSwan y SwanThief, Por Dios, Ya Parecemos Una Especie En Extinción...;D;D;D! ¡¡Y Me Alegra También Qué Te Gustaran Los Capítulos, Saber Que Te Ha Enganchado Es un Gran Halago Para Mí, Muchas Gracias, Dearie...;D;D;D!!

      Besotes XXXXxxx

      Eliminar
    2. Rumbelle 4ver ;) Rumbelle es lo mejor de OUAT ;)

      Eliminar
    3. Pd; dentro de los shippeos de Swan. El SwanQueen es el auténtico. Aunque los productores nunca se atrevan a hacerlo xDDD

      Eliminar
    4. Kahlan, Lo Curioso Es Que En El Ranking De Parejas de OUAT, Figura En Cabeza El SQ, Seguida Muy de Cerca Por El Rumbelle, Así Que No Vas Nada Desencaminada, Dearie...;D;D;D

      Eliminar
  8. ali, te hare un altar, pues sin poder comentar en las "paginas comentables" por una gran cantidad de Spoilers tu vienes y me entregas esta continuacion a la historia, bien y con lujo de detalles, aunque, para mi gusto, lo dejaste corto T_T, me falta mas, apurate, conectate el crebro a la compu y escribe otro capi...

    bien ahora te debemos hacer un altar, jajajaja, la santa letrista de ONCE

    ahora, dejare las alabanza y te comento mis opiniones

    capitulo 6. me desmejoraste la calidad dearie, jajaja quiza sea porque me encanta leeeeeeer tus fics que suelen ser mucho mas largos, me hizo gracia lo de wale y su negativa por el aborto juajuajua, tal como dijeron una vez, muere belle y muere todo ser vivo 300 km a la redonda, ¿que pasaria si muere el hijo no nato de belle y rumple?, facil, la tercera guerra mundial...

    capi 7

    bien maja, me agrado todo, excepto lo corto, no se si es por que mis ojos se querian tragar todas las letras en medio minuto o que, pero esto es como almuerzo elegante (corto y cuando terminas te deja un sinsabor que quieres tragartelo con un poco de vino blanco y un chocolatico, wow, ya me dio hambre), y despues vienes con algo que nunca crei posible en tus fics, sabia exactamente lo que iba a pasar, desde el momento en el que hablo con gold ya lo suponia, lo lamento dearie, pero fuiste muy... aaaa, no se como decirlo.

    lo que me gusto: la historia pues aaa esta buena

    lo que no me gusto: fue muuuuuy adivinable , y te faltaron los recuerdos de FTL, me dejaste sin informacion del pasado T_T, aunque quiza lo hayas hecho por el simple hecho de centrarte en el "rumbelle actual" ¿o es rumplemarge? jajaja, pero si dijo que rumple habia hecho ese mismo tato "muchas veces antes" debiste lucirte y explotar esa caracteristica del brujo de los bastones...

    ahora te pareces a kitsis y horrowits por:
    1. no quieren meter a red ¿donde esta?
    2. no paras de hacer sufrir a mi rumple y a mi belle T_T

    bueno, eso es todo, creo que es mi comentario mas largo hasta el momento, jajaja mi primera biblia o testamento jajajja

    besos desde colombia y....
    ¿cuando montan mi fic?, es una continuacion para llenar uno de tus huecos dearie ajjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esperate que se me olvido comentar las partes que me dieron un golpe en la glandula de la risa

      "rumple el rompejarrones"
      "wale el tranqui, a lo mejor una inyeccion en la columna"
      "rumple el papito"
      "belle, ahem marge la liada de narices con su "nadie decide por mi""

      Eliminar
    2. Bloggero..., Gracias Por Leerte Estos Capítulos También...;D El Que Se Te Hayan Hecho Cortos Es una Buena Señal (Si Te Digo La Verdad, Mientras Lo Escribía Pensaba "Buah, Me Estoy Enrollando Como Una Persiana ¡¡Pero a Ver Por Donde Corto Yo Esto...;P!!") Y Si Se Te Han Hecho Cortos quiere Decir Que Te Han Enganchado (¿O Qué Esperabas "Algo" Más...:/ ;P? No Me Ha Quedado muy Claro...;P)

      A Lo Que Voy...Si Te Fijas En La Entradilla Que Hizo Becky Para El Primer Capítulo, Ponía Algo Así Como "...Primer Capítulo DE LOS 11 QUE TIENE ESTE FIC DE TEMÁTICA RUMBELLE..." Lo Cual Quiere decir Que Los Capítulos Están Ya Escritos Desde Febrero/Marzo del 2013, y Aunque Inicialmente Tenían 11 CAPITULOS, Más Tarde le Añadí 3 MÁS Para Cerrarlo un Poco Más, Pero ESTÁN YA ESCRITOS, Dearie...;D (Por Eso me Chocó Que La Reacción De Emma En El 3x01 Era Idéntica a la De Belle En Este Capítulo...O.O ;P)

      Creo Que La Palabra Que Estabas Buscando Era "Previsible", y Bueno, Si Tenemos En Cuenta Que Ya Veía Previsible Lo Del Embarazo de Belle En El Capítulo Segundo, No Me Tomo a Mal Que Te Esperaras De Rumple Lo Que Hizo, Sabiendo El Historial Que Lleva Detrás (¿A Que Si le Hubiera Pegado de Bastonazos a Belle NO Te Lo Hubieras Esperado...? PUES NOOOO, QUÉ ESO NO SE HACE, HOMBRE...>:( ;P), No Quiero Forzar Las Cosas Por NO Caer En La Previsibilidad, Ni Aspiro a Hacer Una Novela de “Agatha Christie” Con un Final Impactante, Tan Sólo Contar Una Historia Que Me Rondaba Por La Cabeza Hace Casi Un Año…;D;D;D

      Ten En Cuenta Que NO Estoy Escribiendo Un Capítulo De OUAT, Por Lo Tanto No Entran En Mi Historia Los Flashbacks Como en La Serie en Cada Capítulo, Aparte de Que En los Capítulos Anteriores Ya He Entrado en Ese Terreno y Más Adelante También, Pero NO Es Preciso Tocar Ese Tema En Cada Capítulo, Al Igual Que Tampoco Tienen Por Qué aparecer En Todos Los Capítulos Todos Los Personajes de La Serie, Entran Quién Yo Considero Que Pueden Tener Un Papel Relevante En El Desarrollo De Esta Historia RUMBELLE, Recuérdalo...;D;D;D

      El Tema De Meter Un Poco De Humor Por Medio es Más Que Nada Por Eso, Porque Los Sentimientos y Emociones de Ellos Me Producían Mucha Tristeza y Lo Veía Muy “Duro” si No Lo Suavizaba Un Poco Con Alguna Cosilla, Pero Te Aseguro Que Me Costaba Lo Mío…¡Pero Agradezco Que Valores Esos Momentos Más Distendidos…;D;D;D!

      Muchas Gracias Por Leerlo, y Esperó Que el Próximo Te Guste Más, Dearie, Besotes XXXxxxx

      Eliminar
    3. tranqui mujer, que te me desanimas con algo de critica barata de tu servidor, ¡No Maja!, si te luciste, ajjaja

      perdon si actue como un bipolar drogado ajjajaa

      bien chica pero si te dije que te haria un altar es cosa buena, lo que si, es que me agrada algo mas de cuerpo en una historia tan "WOW" como está...

      pero por favor dame mis recuerdos, que me falta FTL

      y espero que publiquen mi fic que lo hize para tapar uno de tus huecos jajaja....

      pues me hubiese gustado que pasaras la escena de rumple agarrando a bastonazos a belle ajjaja y despues belle diciendole ¿¿Mr.Gold, le pasa algo??' y al final descubrir que era una alucinacion ajjaja

      Eliminar
    4. Bueno, Bloggero..., Quizás Te Entendí Mal Cuando Dijiste que Habías Encontrado El Capítulo "Previsible" e Interpreté que No Había Sido de Tú Completo Agrado, Pero De Todas Formas No Es Algo Que Me Desanime, Ya Que Para Eso Puedes (Y Quiero...) Dar Tú Opinión y Comentar Lo Que Te Pareció, y Si Te Quedaron Dudas Sobre Algo...;D

      En Cuanto a Los Recuerdos De FTL, Voy a Hacer Como Horowitz..."Stay Tuned...";D;D;D

      P.D.- La Escena de "Los Bastonazos Que Finalmente Son Una Alucinación" SÍ Que Hubiera Sido Previsible, Porque Yo No Veo a Rumple Golpeando a Belle ( Ni a Margie) Ni En Sueños...;D;D;D

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Ay Ali, este fic es simplemente grandioso, en serio te luciste. Cada medio parrafo tenia que parar, tomar aire, procesar informacion y seguir. Me mori de risa con los jarrones (mi mama cree que estoy loca por reirme sola).

    Desarrollaste muy bien el tema, como comentaron alla arriba, es como si uno lo estuviera viendo. ¡Regreso nuestro astuto Runple! Y espero con muchas ansias el proximo, no nos tortures con la espera :´( Muchas gracias dearie:D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Becky, Me Alegra Muchísimo Que Te Gustara, Dearie...;D;D;D Y Si He Conseguido Transmitirte Bien La Historia, Estoy Emocinadísima, Espero Que El Próximo También Lo Disfrutes Igual...;D;D;D

      Muchas Gracias Por Tus Palabras, Dearie, Besotes XXXxxxx

      Eliminar
  11. Ay... me encanta la historia de Rumbelle y este fan fic que has creado es maravilloso!!! Es muy conmovedor el hecho de que Rumple vaya a tener un rumbellito con su adorada Belle pero que ella no lo sepa hace que se te parta el alma :(
    Los dos están sufriendo a su manera, porque Belle está más perdida que Wally en Storybrooke !!!
    O sea, estás contando que hubiera ocurrido cuando Belle despertara del coma y Regina no la hubiera transformado en Lacey no?? Este sería su personaje de SB...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas Gracias, Evilqueen, Me Alegro Mucho De Que Te Gustara...;D;D;D! Y Sí, Ahí Lo Están Pasando Muy Mal Los Dos, Él Porque Ella NO Es Su Belle y Ella Porque Lleva Un Cacao Mental Del Quince, Que Sólo Le Falta El Embarazo Para Terminar de Descolocarla...:´´´(

      En Cuanto Al "Coma", Bueno, Realmente Belle No Cayó En Coma, Tuvo Una Pérdida de Memoria...;D Y Sí, Para Mí Esto Es Básicamente Lo Que Hubiera Pasado Si Regina No Hubiera Metido Las Manitas Por Medio Trayendo a Super-Lacey a Escena, y Gold Tampoco Le Hubiera Hecho La Llamada que Le Hizo en El 2x16...¡Es Como Si Comenzara Después De Terminar el 2x12, Qué Fue Cuando Me Dio La Neura y me Puse a Escribirlo Como Una Loca...o.O ;P!

      Muchas Gracias Por Tus Palabras, Espero Que El Próximo También Te Guste, Dearie, Besotes XXxxxx

      Eliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.