miércoles, 8 de agosto de 2018

Fan Fic: Gothel’s Untold Story - Earth Song 1


Si la historia de Gothel en la serie te recordó demasiado a Carrie, no te puedes perder esta versión alternativa que nos trae nuestro seguidor Aquiel tomando como referencia varios famosos mitos griegos.

Chapter 1: Earth Song

Nota del autor: Esta es una historia alternativa de la dríade Gothel a la que vimos en el capítulo 7x19 (Flower Child). Consta de dos capítulos y esta insertada entre varias famosas leyendas de la mitología griega.

1
Hace mucho tiempo, en una época de mitos y leyendas, donde los vetustos dioses dominaban a la humanidad con su poder, en un mundo donde reinaba la magia…
La primavera se personificaba en el hermoso valle, donde diversos arbustos florecidos en todos los colores del arcoíris saludaban al astro rey que los acariciaba con su calor. Una suave brisa movía las hojas y pétalos de claveles, rosas y jazmines, que, a cada suspiro del viento inundaban el ambiente con su fragancia. Los pájaros cantaban alegremente posados en los fugaces árboles que salpicaban la pradera.
El sol se acercaba al centro del cielo, anunciando la mitad del día, el momento en el que su calor era más intenso. Dos resplandecientes figuras corrían alegremente entre los bejucos sin importarles que sus níveas pieles se abrasaran ante la intensa luz, sus descalzos piececillos se desplazaban entre los arbustos florecidos sin apenas rozarlos. Su apariencia era la de dos hermosas niñas que eran felices como solo se puede ser en la infancia, inocentes del cruel mundo en el que habitaban.
Muy hermosas y felices se veían las pequeñas, una rubia y otra trigueña, una con ojos celestes y la otra con oscuras pupilas con destellos color miel, ambas vestían con túnicas de corteza arbórea y llevaban sendas guirnaldas sobre sus cabellos con flores de diversos tipos y colores, algunas de las cuales adornaban también sus vestimentas.
     ¡Más despacio Dafne! − gritó la rubia, quien iba a la saga de la otra.
La trigueña se volvió sonriendo.
     Harmonía, te estás volviendo lenta con el tiempo. - respondió la morena.
Harmonía le devolvió la sonrisa también deteniéndose. En ese momento un ruiseñor se acercó volando y se posó en una mano que la pequeña rubia le extendía.
     Hola, pequeño. ¿Me extrañaste?
El ave le respondió trinando una dulce melodía. La joven comenzó a cantar a coro con el ruiseñor una hermosa canción, mientras danzaba a su ritmo. Entonces, todo a su alrededor pareció cambiar; el viento cambio de sentido y pareció rodearla junto con un sin número de pétalos de diversos colores; otras aves se acercaron volando acompañando al musical dúo; otros animales entre los que se incluyeron ardillas, liebres y hasta un ciervo se acercaron de espectadores.
Dafne también danzaba sonriendo, observando con una resplandeciente mirada a la otra muchacha. Entonces Harmonía le extendió las manos y comenzaron a danzar juntas, bajo la mirada de múltiples animales silvestres.
De pronto se escuchó un estruendo lejano, los animales se alejaron y las muchachas asustadas se soltaron las manos. Impedida por el impulso Harmonía fue a parar a varios metros de distancia y rodó por el suelo, Dafne cayó de espaldas sobre la hierba.
     ¡Oh, no! ¡Por Zeus! − gritó Harmonía, y Dafne corrió rauda a su lado.
     ¿Qué ocurre? ¿te has hecho daño? − preguntó Dafne al ver el brazo sangrante de la otra.
     ¡Peor! − respondió Harmonía, y su mirada cayó sobre un rosal de rosas blancas que se había partido a la mitad bajo el peso de la niña− ¡Lo he destruido!
Entonces comenzó a llorar inconsolablemente, mientras la otra la abrazaba y trataba de calmarla.
En ese momento sintieron una especie de silbido, y sus miradas se dirigieron al rosal destrozado buscando de dónde provenía. A la sazón, ante sus ojos, un cerrado botón floreció transformándose en una hermosa rosa azul. Pero lo más extraño estaba a punto de ocurrir, de la flor emergió una especie de luciérnaga cerúlea, que ante las incrédulas miradas de las niñas resultó ser una mujercita alada que resplandecía en celeste luz.
La mujercita voló hasta las asombradas niñas y haciendo un movimiento con una especie de palillo que tenía en sus manos se transformó en una muchacha, cuyas alas desaparecieron ante un movimiento dorsal.
     ¿Quién eres? − preguntaron al unísono Dafne y Harmonía.
     Mi nombre es Titania. Soy un hada. − dijo la muchacha de celestes vestiduras, quien, haciendo un movimiento con su varilla hizo caer varios destellos sobre el árbol destrozado, el cual, ante los azorados ojos de las niñas, volvió a su forma original.
     Yo soy Harmonía y ella es Dafne, somos dríades ¡Lo has salvado! − gritó alegremente Harmonía mientras se acercaba al arbusto y le acariciaba las hojas− ¡Tu magia es increíble!
     No soy la única por aquí que tiene magia− respondió Titania. − La tuya no depende de ningún objeto mágico, mientras la mía depende de mi varita.
Harmonía se sonrojó.
     Desde pequeña siento un fuerte vínculo con la naturaleza, ella parece escucharme de la misma forma que yo a ella, comprendo el canto de los pájaros, el susurro del viento, a veces incluso creo escuchar a los árboles y a las flores.
     ¡Increíble habilidad! – exclamó Titania 
     Que muy pocas dríades tienen. − continuó Dafne.
     Pero aún no sé dominarla, comprendo el lenguaje de la naturaleza y esta sigue mi canto; pero es una magia que aún no puedo controlar.
     Yo te puedo enseñar− dijo el hada − Sin embargo, hay varias cosas que debo advertirte. Primero, la magia, por simple que sea, siempre tiene su precio, a veces no lo tienes que pagar tú, sino los que te rodean. Segundo, las habilidades mágicas, como cualquier arte, se aprenden con mucho esfuerzo y paciencia; no esperes de un día para otro poder detener derrumbes o provocar el crecimiento de enredaderas.
     ¿En cuánto tiempo podrás enseñarme esas cosas?
     No todos los alumnos son iguales, y como dije antes requiere mucho esfuerzo. Es como cuando cultivas algo, primero plantas la semilla que se transforma en un arbolillo, para después dar flores y frutos. Al igual que con las plantas que no crecen a la misma velocidad, sucede con la magia. Lo digo por experiencia propia, cuando mi madrina me enseñó puede que no fuera la alumna más aventajada.
     Prometo ser una alumna aventajada−respondió Harmonía− ¿Entonces habitan en las flores?
     Bueno− respondió Titania sonriendo− Realmente nos alojamos en las flores por temporadas, nuestro reino está en otro lugar− dijo señalando hacia arriba, entonces su rostro se ensombreció− De todos modos, hace mucho tiempo las hadas fuimos ninfas de los bosques.
     ¿Entonces somos primas? − preguntó Dafne.
     Pudiera ser. En los inicios de los tiempos la diosa Gaya creó todo lo que pueden ver sobre la tierra: las plantas, los animales, etc. Entonces, creó a las ninfas para que protegieran la naturaleza. Sin embargo, Urano, su esposo, dios del reino celestial, observaba que mientras el reino de su esposa era luminoso y colorido el suyo era oscuro, solitario y desolado; pues en ese tiempo la bóveda celeste era oscura en las noches de luna nueva. A la sazón, Gaya le otorgó alas a la mitad de las dríades, les entregó varitas mágicas como recipientes para que manejaran la magia más pura y las envió al cielo, creando un mágico reino que se encuentra entre el mundo real y el de los sueños. Desde aquí somos observadas como estrellas.
Las ninfas miraban sorprendidas al hada, quien acababa de revelarles que tenía su mismo origen.
     ¿Juegas con nosotros, Titania? − preguntó Dafne extendiéndole la mano.
Ahora fue Titania a la que le tocó sorprenderse.
     ¿Qué es jugar? − preguntó el hada, quien no conocía la felicidad y la inocencia que debe ser intrínseca entre todos los niños.
Entonces, las otras dos se tomaron de las manos extendiéndole la que quedaba libre.
     Solo síguenos la corriente− dijo Harmonía.
Las tres niñas tomadas de las manos comenzaron a bailar y a cantar, rodeadas de animales silvestres y de flores primaverales que inundaban el ambiente con su aroma, bajo el intenso calor del astro rey primaveral.
Después de correr, saltar, danzar y jugar diversos juegos infantiles, las tres pequeñas, cansadas después de un agotador día, se encuentran sobre la hierba. Las ninfas se entretienen haciéndole una guirnalda de flores a su nueva amiga y colocándosela sobre la oscura cabellera.
     Nunca me había divertido tanto como hoy− dijo emocionada la hadita.
     Quisiera que hiciéramos una promesa, que siempre seremos amigas y sin importar nada acudiremos cuando otra se encuentre en apuros. − dijo Harmonía.
     Lo prometo− dijeron las otras dos al unísono estrechándose las manos. En aquel momento, Titania se percató de las heridas del brazo de Harmonía, provocadas por las espinas del rosal.
     ¡Por todos los dioses! − dijo Titania, tomando el brazo de la otra y apuntándolo con la varita− Que torpeza la mía, déjame curarte.
     ¡No! − respondió Harmonía conteniéndole la mano− Quiero que lo que duren en sanar las heridas me recuerden que nunca jamás debo dañar la naturaleza, si quedan cicatrices me recordaran por siempre que debo protegerla y enfrentar a los que le hacen daño, sean quienes sean.
Entonces ante ellas se desarrolló una increíble escena que las dejó boquiabiertas. A cierta distancia observaron un enorme toro blanco que parecía cabalgar sobre el aire, este llevaba sobre su lomo a una hermosa muchacha de cabellos negros que se aferraba fuertemente a los cuernos del animal. Como cualquier visión, de esas que nos encandilan en un día soleado, esta desapareció tan rápidamente como vino, dejando a las muchachas con la duda de si habían visto algo real.
2
Algunos años después

Era una noche apacible y estrellada, la luna bañaba de plata todo el paisaje; el silencio solo era roto por el canto de los grillos y las cigarras.
Pero no todo era paz, en las altas ramas de un antiguo roble dormían abrazadas dos hermosas jóvenes, una de cabellos dorados y la otra con el pelo como alas de cuervo, se encontraban como habían venido al mundo dándose calor mutuamente en la fría madrugada. La blonda se movía inquieta entre los brazos de la otra, hasta que despertó sobresaltada dando un grito que rompió la tranquilidad nocturna.
     ¿Qué te ocurre Harmonía? ¿Otra pesadilla? − preguntó la morena.
      La misma de siempre, Dafne. Me imagino en la forma de una enorme serpiente y un joven de resplandeciente piel se acerca a mí con una especie de guadaña, entonces despierto. – respondió Harmonía.
     ¿Le volviste a preguntar a tu madre? Es nuestra líder y la dríade más antigua de nuestro valle.
     Me volverá a decir que no sabe nada como la última vez, aunque no podía ocultar la preocupación de su rostro. Dafne, debo buscar las respuestas por mi misma. − dijo Harmonía mientras acariciaba los cabellos de la otra, al retirar la mano tenía una rosa roja en su mano que le ofreció a su compañera.
     ¿Y qué piensas hacer? − preguntó Dafne, mientras acariciaba suavemente el cuello de la otra haciéndola estremecer.
     Buscar el significado de mis sueños en el oráculo de Delfos.
     ¿Estás loca, Harmonía? ¿Es que no has escuchado a tu madre cuando habla de los peligros del mundo exterior? Aquí estamos seguras, somos felices, no necesitamos para nada exponernos a los peligros del mundo humano. − dijo Dafne incorporándose.
     Ya tengo 17 años, Dafne, puedo valerme por mi misma. Necesito mis respuestas. Si tú no me ayudas las buscaré yo sola− replicó Harmonía.
     Querida, Harmonía− respondió Dafne mientras acariciaba el rostro de la otra− Aunque no esté de acuerdo contigo te seguiré hasta el fin del mundo si es necesario, mi amor. − diciendo esto besó tiernamente los labios de Harmonía.
Entonces, imperó la ley del deseo, cesaron las palabras, siendo sustituidas por suaves gemidos. Los dos cuerpos se fundieron en uno, en una confusión de brazos, piernas y dorsos. Una morena, otra blanca como la nieve; cabellos dorados y oscuros mezclados en una infinidad de besos y caricias; aromas de hierba fresca y de azahar confundiéndose entre la humedad de las bocas, de las sudadas pieles, de los latentes sexos. Los astros nocturnos eran los únicos testigos de aquello que se removía entre las ramas del árbol, el cual acogía a las amantes como una suave alfombra verde.


3
Delfos

Tomadas de la mano las jóvenes ninfas llegaron ante una alta montaña llamada monte Parnaso, rodeada por hermosos bosques de olivos, abetos y laureles. En una de sus vertientes se encontraba Delfos, lugar del oráculo dedicado al dios Apolo y que se consideraba el centro del mundo.
Las dríades fueron hasta la vertiente del monte que les fue indicada. Al acercarse se encontraron ante una rústica glorieta hecha de ramas de árboles, cubierta de enredaderas llenas de flores blancas.
Entonces se encontraron ante una profunda cavidad que se decía que surgía del centro del mundo. Las jóvenes se inclinaron reverentemente ante el hueco, del cual salía una corriente de aire frío.
     Sagrado Oráculo de Delfos− dijo Harmonía mientras apretaba fuertemente la mano de Dafne− Dígame por favor que significan mis sueños.
Al principio se hizo un profundo silencio, para luego escucharse un profundo suspiro que parecía surgir del interior de la tierra. El cual poco a poco comenzó a sonar como lenguaje articulado.
     Hace mucho tiempo, Gaya, la madre diosa de la tierra, juró renacer en una de sus descendientes. Una ninfa que asumirá todo su poder divino.
     No entiendo. − respondió Harmonía− ¿Soy la reencarnación de la diosa? ¿Cuándo esta reencarnará en mí?
     La diosa renacerá brindándole todo su poder a su huésped cuando su corazón se seque a todo impulso amoroso y su alma perezca de dolor− pareció susurrar la montaña.
     ¡Por Zeus! − gritó Harmonía apretándole la mano a Dafne tan fuerte que la enrojeció− Vámonos de aquí, Dafne.
     Harmonía, te prometo que siempre tendrás alguien que te amé, mientras esté junto a ti eso no ocurrirá.
Entonces, las jóvenes tomadas de la mano corrieron pendiente abajo, ignorantes del terrible peligro que las asechaba.
4
Hay algo que las jóvenes no sabían. El famoso oráculo de Delfos no siempre perteneció al dios Apolo, previamente el monte Parnaso era el hogar de la diosa Gaya, la primordial madre de la tierra, quien habitaba en las profundidades de la montaña en la forma de un enorme pitón. El dios asesinó a la serpiente apoderándose de su poder profético y su hogar.
Al liberarse la profecía hubo alerta en el monte Olimpo, se crearon dos bandos, uno a favor de la reencarnación de la diosa y el otro en contra.
Apolo se manifestó en su templo apenas salieron las ninfas y comenzó a seguirlas sigilosamente, evidentemente no con muy buenas intenciones. Pero el dios no sabía que él a su vez era seguido también.
La diosa Afrodita tenía sus propias razones para desear el regreso de la diosa Gaya y, como en otras ocasiones, envió a su pícaro hijo para que hiciera el trabajo sucio. Eros seguía Apolo pensando en alguna forma de defender a las ninfas de la ira del dios de las artes, hasta que se le ocurrió una idea: con un flechazo mataría dos pájaros de un tiro.
Entonces, el alado dios, en un momento que Apolo observaba a Dafne, le disparó una flecha dorada en su corazón. La colérica divinidad adoraría a alguien que no podría quererlo nunca, pues amaba a otro ser.
5
Lago de Cnosos

El lago reflejaba las grises nubes del cielo, pues era un día nublado. Las múltiples flores del valle parecían esperar en vano la llegada del astro rey. Cerca de la orilla se podía observar un único árbol: un hermoso laurel de verde follaje.
A los pies del laurel una hermosa joven lloraba, llevaba una marchita guirnalda de flores sobre sus desordenados cabellos color miel y su túnica, que parecía de corteza de árbol, estaba fuera de lugar.
     ¡Todo esto es mi culpa, Dafne! − exclamaba Harmonía desesperada− ¡Debería haberte escuchado cuando me aconsejaste no salir jamás de nuestro hogar!
Entonces, comenzó a realizar algunos movimientos con sus manos mientras danzaba, su piel brillaba con un verde resplandor.
     Es inútil, querida− se escuchó una dulce voz femenina que venía del lago− El dios dorado también lo intentó y falló.
Harmonía se volvió asustada para ver de dónde provenía la voz. Pudo observar una hermosa mujer de plateados cabellos y vestiduras saliendo del lago.
     ¿Quién eres? − preguntó Harmonía.
     Soy la ondina del lago− respondió la otra con una voz que parecía el susurro de un arroyuelo− Te comentaba que tu magia no será suficiente. Ella deseó que Apolo no pudiera poseerla y la magia proveniente de un deseo es impredecible y prácticamente irreversible. Fue su propia voluntad lo que la transformó en laurel.
     ¿Entonces no se puede hacer nada?
     No dije eso− respondió la ondina. − Dije prácticamente, con cierto objeto se podría revertir el encantamiento, pero te advierto que es algo muy difícil de conseguir.
     Dime lo que es, hasta el inframundo iría con tal de salvarla.
     Bueno, te advierto que no será tarea fácil. Necesitas el corazón del dragón que habita en el bosque de Tebas. Te aviso que el camino está plagado de terribles criaturas y delincuentes.
     Nadie se interpondrá en mi camino. − respondió Harmonía valientemente y dirigiéndose al árbol− Querida Dafne, te prometo que volveremos a estar juntas, aunque tenga que remover cielo y tierra, aunque tenga que adquirir también la inmóvil forma de un árbol.
     Una pequeña advertencia. Debes evitar utilizar la magia− dijo la ondina− Esta te arrastraría hacia el oscuro abismo que quieres evitar.
     No la necesitaré− respondió Harmonía firmemente.
Entonces, la joven ninfa abandonó el valle en busca de aquello que salvaría a su amada. La ondina, sonriendo, la observó partir.
Una vez que Harmonía estuvo fuera de su vista una lechuza vino volando de entre las ramas del espeso laurel y se posó en el hombro de la ondina. Esta salió del lago y con un movimiento de sus manos transformó su ligera túnica en una armadura plateada, su piel adquirió un resplandor divino.
     Querida Harmonía, espero que alcances tu final feliz− respondió la ex ondina, quien era realmente la diosa Atenea. Esta, compadeciéndose de la joven que había sido víctima del fuego cruzado de los dioses, decidió intervenir para recupera su verdadero amor. Algo que ella no podía tener por un estúpido voto de castidad.

6
Días después

Después de una intensa búsqueda por bosques, valles, aldeas y palacios, Harmonía estaba a punto de darse por vencida; nadie parecía conocer la existencia del reino de Tebas, donde debería encontrar cierto dragón. En su camino la dríade había encontrado todo tipo de criaturas, además de humanos, ricos y pobres, su senda se cruzó con diversas criaturas mágicas y todos le brindaron una respuesta negativa.
Su camino no había sido fácil, múltiples seres malvados se habían cruzado con la ninfa, pero ella no era exactamente una doncella indefensa. Una banda de malhechores trató de asaltarla, pero ella, demostrando una gran habilidad con la jabalina, los desarmó y los hizo huir con el rabo entre las piernas. Un sátiro intentó violarla, y Harmonía se encargó que no pudiera acosar sexualmente a nadie más.
Un día, como cualquier otro, atravesaba un camino rodeado de un espeso bosque de abetos. Vestía una ajustada túnica de roja corteza de caoba, ajustada en su cintura con un cinturón de plata, portaba brazaletes y tobilleras del mismo material. Se pudiera decir que estaba armada hasta los dientes, en el cinto llevaba una daga y usaba una lanza a modo de bastón.
De pronto sus sentidos de ninfa la ayudaron a percibir un ruido de pasos en la distancia, teniendo en cuenta que se había topado con varios malandrines en su camino decidió esconderse hasta saber a quién se enfrentaba. Con su destreza característica subió sobre las ramas de un abeto para asechar a su compañero de camino.
En la distancia pudo observar que era un fornido joven de apariencia de campesino, se apoyaba en un bastón, portaba un arco con su respectivo carcaj en bandolera y una espada envainada a su izquierda. Harmonía, entretenida observando al forastero, de pronto estuvo a punto de perder el equilibrio, lo recuperó al momento, pero varias hojas cayeron del árbol.
     ¿Quién anda ahí? − preguntó el desconocido mientras ágilmente apuntaba una flecha en dirección a Harmonía− Muéstrate si no quieres recibir un flechazo.
Pero Harmonía no se dejó intimidar, rápida como el viento a través de lianas pasó de un árbol a otro y de este se movió a un tercero, despistando al arquero. Este disparó una flecha que fue a perderse en el follaje de un abeto. Sin darle tiempo de montar una segunda flecha Harmonía saltó sobre él y ambos rodaron por el suelo.
     ¿Eres una mujer? − preguntó el joven incorporándose, Harmonía también lo hizo ágilmente mientras le apuntaba con su lanza. − Cálmate no quiero hacerte daño.
     ¡Tampoco creo que pudieras maldito bribón! – gritó la joven mientras le lanzaba una estocada que este esquivó lanzándose a un costado.
El joven tomando su bastón del suelo trató de desequilibrar a la dríade por los pies, pero esta saltó antes y le envió otra estocada que este detuvo con el bastón. Entonces se desarrolló una cruenta lucha entre los jóvenes. Él en un inicio solo se defendía y trataba de desarmar a la ninfa, pero al ver la brutalidad y agilidad de esta tuvo que ser más agresivo en su combate.
El combate los llevó al borde de la senda, ella trataba de ensartarlo con su lanza y a él cada vez le costaba más trabajo esquivar los golpes. Entonces, en un momento de distracción de la ninfa, el joven agarró la lanza y la atrajo hacia él, pero al dar un paso atrás no se percató que se le acababa el camino y ambos rodaron, abrazados, pendiente abajo.
Después de dar múltiples vueltas, llenos de golpes y magullones, al final aterrizaron al final de la pendiente, él terminó sobre ella y con sus fuertes brazos amortiguó los de la joven.
     ¡Ríndete! − le ordenó, pero no se percató que le había dejado una pierna libre y ella aprovechó para darle un rodillazo donde más le duele a un hombre que lo hizo retorcerse perdiendo la ventaja.
     Creo que debes rendirte tú− dijo ella sonriendo, poniendo su daga en el cuello del forastero.
     No tengo dinero− respondió este− Puedes matarme y no obtendrás ningún beneficio.
     No soy un asaltante como tú, maldito delincuente.
     No soy un delincuente, soy un príncipe− respondió el interpelado.
     ¿Un príncipe? – preguntó la dríade− Su alteza, disculpe si no identifiqué su rango por sus reales vestiduras.
     El hábito no hace al sacerdote y si no eres una asaltante ¿Por qué me atacaste?
     Tú disparaste primero.
     No respondiste a mi aviso, he tenido malas experiencias en estos caminos que me han enseñado a disparar primero y preguntar después.
Las palabras del desconocido hicieron reflexionar a la ninfa y le quitó la daga del cuello. Entonces se percató de su lamentable apariencia. Estaba sucia y magullada, su túnica desgarrada de forma tal que estaba casi desnuda a la vista del extraño. Trató de componerse como pudo, lo cual hizo sonreír al hombre.
     Es cierto que hace mucho tiempo perdí mis vestiduras principescas, era un niño cuando salí de mi casa en la búsqueda infructuosa e interminable de mi hermana, que me ha robado la mitad de mi vida. Me acompañaron mi madre y mis hermanos, pero me fueron dejando solo− mientras hablaba la voz del hombre se iba entristeciendo cada vez más− Al final mi querida madre murió en mis brazos y me quedé solo en este inmenso mundo, solo en una misión interminable.
El joven se interrumpió, parecía a punto de echarse a llorar.
     Te entiendo, pues yo también estoy en medio de una búsqueda al parecer inútil, al parecer la única forma de salvar a alguien que amo− respondió Harmonía.
     Cansado de vagar sin sentido por el mundo me dirigí a un oráculo para saber qué hacer con mi vida− continuó el joven− Este me dijo que nunca encontraría a quien buscaba y me mandó en una nueva búsqueda que me daría un final feliz.
     ¡No debes confiar en ningún oráculo! – exclamó Harmonía− Por hacerlo yo lo perdí todo.
     A mí no me queda ya nada que perder− respondió el príncipe harapiento− Por eso seguiré el camino que me indicó el oráculo hasta encontrar el animal que buscó.
     ¿Un animal?
En ese momento se escuchó un movimiento de ramas entre los árboles que poblaban la pendiente que estaba sobre ellos, lo cual los hizo ponerse en guardia. Harmonía dirigió su lanza en dirección al ruido y el joven apuntó una flecha en ese sentido.
     ¿Quién anda ahí? – gritó.
Entonces de entre los arbustos salió una docena de campesinos con las manos en alto.
     ¿Quiénes son? − preguntó el príncipe.
     Señor, venimos de una lejana aldea donde una terrible plaga lo destruyó todo. Buscando un nuevo hogar, encontramos una hechicera que nos indicó que debíamos buscar al príncipe errante, seguirlo hasta que estableciera su reino y ayudarlo a construirlo.
El príncipe y Harmonía cruzaron una mirada intrigada.
     ¡Yo también estoy aquí por una profecía! − exclamó el joven− Soy el príncipe Cadmo de Tiro, pero dudo ser el príncipe que ustedes buscan.
En ese momento el príncipe Cadmo pareció aguzar el oído para identificar un sonido que venía de arriba. Dijo dirigiéndose a Harmonía.
     ¿Lo escuchaste? – preguntó impaciente.
Harmonía no sabía a qué podía referirse, pero aguzó el oído y detectó una especie de mugido vacuno.
El joven agarrándose como podía de los bejucos y de los árboles subió la pendiente rápidamente. Los campesinos fueron a su saga, y Harmonía, intrigada por cómo se desenvolvería esa historia, lo siguió también.
Al llegar al camino observaron pastando a una vaca negra con pintas blancas, la cual, al saberse acompañada, movió la cabeza lentamente en dirección a quienes la observaban, y echó a andar lentamente por el camino, deteniéndose cada rato a tomar un bocado de hierba. Se podía observar que el animal nunca había observado yugo en su vida como señal de servidumbre.
Cadmo se volvió hacia Harmonía y los campesinos, que alternaban sus miradas entre el joven y el extraño animal.
-      ¡Queridos amigos! Mi profecía dice que debo seguir a una vaca que nunca haya llevado yugo, donde ella se detenga a descansar deberé establecer mi hogar. No sé si la profecía será cierta, pero no me queda otra cosa en la vida que seguir el camino indicado por el Oráculo.  Imagino que aquí se separan nuestros caminos, espero que encuentren el príncipe que buscan.
Terminando de hablar Cadmo siguió las huellas del animal. Los campesinos se miraron y sin cruzar palabras siguieron los pasos del príncipe. Harmonía, quien en medio de la aventura que se encontraba inmersa había olvidado su objetivo, también continuó en el camino de la vaca.
Cadmo en varias ocasiones trató de alcanzar a la vaca para examinarla, pero esta seguía su camino sin volver la cabeza atrás. Si él andaba despacio ella también lo hacía, si apuraba el paso la perseguida a su vez agilizaba el suyo. Esto hizo al joven desistir de alcanzarla y continuó a su paso, lo cual imitaron quienes lo seguían a él.
Pareciera razonable que la vaca estuviera pronta a detenerse, pero esto no ocurría. Atravesaron verdes praderas, frondosos bosques, caudalosos ríos, rocosas colinas y al animal no parecía cansarse; mientras que quienes lo seguían se encontraban exhaustos. Sin embargo, pronto los perseguidores se percataron que no estaban siguiendo su propia voluntad, había una especie de encantamiento que los obligaba a no detenerse mientras la pintada no lo hiciera.
Durante el viaje los campesinos le tomaron gran cariño a Cadmo, lo veían como el líder que siempre habían deseado y decidieron no abandonarlo nunca, sino ayudarlo a edificar una ciudad donde la vaca se tumbase. Lo erigirían su rey, pues el joven tenía sangre real y corazón noble; todo lo necesario para un buen monarca.
Harmonía decidió seguir la aventura de Cadmo hasta el final, por alguna razón no le había revelado a ninguno de sus acompañantes nada de su propia misión. Tal vez pensaba que si el joven príncipe alcazaba su final feliz ella también podría esperar el suyo.
En esas condiciones pasaron varios días y recorrieron una considerable distancia; y una hermosa mañana llegaron a un verde prado rodeado de frondosos árboles de cuyas ramas se filtraban los rayos del sol naciente. No muy lejos, en la floresta, se observaban destellos plateados que indicaban la presencia de un río o arroyo, cuyo susurro se escuchaba en la distancia.
-      ¡Por todos los dioses! − exclamó Cadmo− Se va a tumbar.
Y era verdad que la vaca se había detenido y miraba al suelo como hace el ganado cuando está a punto de tumbarse a descansar. Y despacito fue reclinándose sobre la blanda hierba, doblando primero las patas delanteras y luego agachando las traseras. Al fin Cadmo y sus compañeros pudieron alcanzarla y ella los miró a la cara tranquila.
-      Entonces− exclamó Cadmo subiéndose a una roca−, éste será nuestro hogar a partir de hoy, juntos construiremos un hogar en esta pradera. Aquí edificaremos nuestras moradas, cultivaremos la tierra y llevaremos una vida inocente y feliz.
-      Usted será nuestro rey, señor− gritó uno de los campesinos− ¡Larga vida al rey Cadmo!
-      ¡Larga vida al rey! − gritaron los demás, mientras se inclinaban ante su nuevo soberano.
Los campesinos decidieron internarse en el bosque en busca de comida y agua, sabían que no muy lejos había un arroyo por los destellos y el susurro que escuchaban. En el verde prado solamente quedaron Cadmo y Harmonía.
Cadmo, al quedarse solo se tiró sobre la hierba, sentía en ese momento todo el peso del cansancio que tenía después de años de viaje, desde que había abandonado su hogar cuando no era más que un niño.
Harmonía se acercó a Cadmo y le preguntó:
-      ¿Cómo se llamará su reino, Su majestad?
-      ¡Nuestro hogar se llamará Tebas! − exclamó Cadmo.
Al escucharlo Harmonía se estremeció, sintió que su cabeza daba vueltas. ¿Era posible que acabara de surgir el lugar que estaba buscando? Pero su ensimismamiento no duró mucho, pronto fue sacada de éste por estremecedores gritos, lamentos y el ruido de una terrible lucha, y sobre todo un silbido espantoso que atravesaba los oídos como el de una sierra.
Cadmo sin decir palabra se incorporó, desenvainó su espada y corrió hacia el bosque. Harmonía, lanza en mano, corrió tras él.
Al internarse en el bosque, del cual nadie jamás había cortado ni una rama, pudieron observar la enorme cabeza de un dragón, con fieros ojos que echaban fuego, una cresta roja y muchas filas de afilados dientes. Al llegar junto al arroyo Cadmo y Harmonía pudieron observar que el monstruo había matado a todos sus compañeros y los estaba engullendo a cada uno de un bocado.
Sucede que el arroyo estaba encantado y el dragón estaba allí para guardarla, de modo que ningún mortal pudiera calmar en ellas su sed.
-      ¡Mis pobres compañeros! − gritó Cadmo ciego de dolor y furia, justo antes de lanzarse espada en mano sobre el monstruo.
El dragón tenía sus fauces abiertas, la cual parecía una roja y sangrienta caverna resguardada por los múltiples afilados dientes. Cadmo, ciego de furia, penetró espada en manos por la cavernosa boca hasta la garganta. Esto desconcertó al monstruo que no podía dañar al príncipe con sus dientes.
Mientras Cadmo con su espada hería al monstruo desde dentro, Harmonía lo atacaba desde afuera. Tomando con todas sus fuerzas una enorme roca que hubiera estremecido murallas la lanzó sobre el dragón, pero este permaneció inconmovible, debido a su gruesa y escamosa piel negra, que relucía como una coraza de bronce. Entonces la dríade lo embistió con su lanza por donde le pareció que había un punto débil, donde debía encontrarse su corazón; esta vez la bestia no resistió el embate y la punta penetró en sus entrañas.
Rabiaba de dolor el monstruo por los ataques internos y externos, de un golpe destrozó la lanza, pero de esta forma logró que el acero se clavara más en su cuerpo; mientras sentía que era destrozado desde adentro. La bestia trató de abalanzarse sobre la dríade, pero esta esquivó el ataque, de forma tal que el dragón golpeó con su cuerpo la arboleda, reduciendo múltiples arboles a astillas.
La devastadora lucha continuó durante cierto tiempo, Harmonía lo evadía mientras le lanzaba flechas, mientras el monstruo sangraba por diversos costados producto de las heridas internas provocadas por Cadmo. Finalmente, la espada salió por su nuca, entonces la bestia dio su último estertor y el rey de Tebas salió de entre sus fauces. 
Al mirar alrededor, Cadmo pudo observar los cuerpos despedazados de la pobre gente que junto a él siguió a la vaca, que confiaron en él para convertirlo en su líder, en su rey. Una terrible tristeza embargó al joven, parecía condenado a perder a todos los que amaba, verlos desaparecer de un modo u otro. Y allí estaba, después de tantos trabajos, en un lugar solitario, con la única compañía de una rara muchacha de quien no sabía nada.
Desconsolado, se sentó en el borde del río color rojo, por la sangre de los pobres campesinos, se llevó las manos al rostro y comenzó a llorar, sin importarle la presencia de Harmonía.
-      ¿Qué haré ahora? − se preguntó en voz alta− Más valiera que me hubiera devorado el dragón como a mis pobres compañeros.
Harmonía se sintió conmovida ante el dolor del joven que tan bien comprendía, ella también se sentía sola en el mundo, parecía a su vez condenada a perder a quienes más amaba. Pero lo que sentía no era compasión, era algo más que en ese momento no podía comprender, su corazón estaba acelerado y todos sus músculos en tensión, pensó que por la terrible batalla que acababa de librar.
Entonces, la dríade se acercó a Cadmo para consolarlo, sin importarle su hosca apariencia, sus ropas despedazadas y su cuerpo sucio y ensangrentado por la sangre del dragón y de los campesinos. Se sentó junto a él en el borde del rojo río que bañaba sus pies, y lo abrazó sin decir palabras. El joven al sentir el calor humano de la ninfa apretó aún más el casi desnudo cuerpo contra el suyo, lo que provocó que se desencadenaran emociones desconocidas en su cuerpo, su corazón se acelerara todavía más y todas las penas fueran olvidadas momentáneamente.
Quizás fuera por la soledad de ambos, el ansia de calor humano, o simplemente que había logrado fluir en los jóvenes esa poderosa fuerza capaz de derrumbar imperios o levantarlos, eso que llaman amor; pero entonces imperó la ley del deseo. Cadmo buscó con los suyos los sensuales y carnosos labios de la muchacha, sus lenguas se enlazaron cual serpientes en celo, sus salivas se mesclaron; esto desencadenó la lujuria de sus solitarios cuerpos, las ropas terminaron de despedazarse y rodaron abrazados por la tierra como habían venido al mundo, teniendo por testigo solamente a la naturaleza que los rodeaba, las encinas que el viento movía y el salvaje arroyo.
Después de yacer durante horas como animales los jóvenes descansaban desnudos en el borde del arroyo, ella apoyaba su cabeza sobre el musculoso pecho del guerrero y él acariciaba la mata de cabellos rubios que estaban al alcance de su mano.
-      ¿Y ahora qué? − preguntó Cadmo después de mucho tiempo sin que nadie hablara, solo los gemidos asociados al sexo.
Harmonía hubiera preferido permanecer eternamente así, abrazada ante el cuerpo desnudo del hombre que evidentemente amaba, y no ser traída al mundo real.
-      Ahora debo tomar el corazón del dragón y llevarlo ante el cuerpo maldecido de mi verdadero amor para liberarlo de la terrible maldición que lo consume. − dijo tristemente Harmonía.
-      ¿Tu verdadero amor? − preguntó Cadmo mientras taladraba los ojos de la ninfa con los suyos, haciéndola apartar la mirada. Sus ojos pedían lo que su boca no se atrevía a pedir, que se quedará con él en ese inhóspito lugar y lo ayudará a construir un hogar, que fuera su compañera por el resto de su existencia.
Harmonía se apartó de Cadmo y trató de vestirse como pudo con lo que quedaba de sus ropas, sintiéndose observada por los tristes ojos de Cadmo.
Entonces, a Cadmo le pareció que el susurro del arroyo articulaba palabras y le hablaba.
-      Cadmo, arranca los dientes del dragón y siémbralos en la tierra.
-      ¿Escuchaste eso? − preguntó Cadmo a Harmonía
-      ¿Qué cosa? − preguntó Harmonía.
-      Una voz que parecía surgir del arroyo me susurró que arrancara los dientes del dragón y los sembrara en la tierra.
Al escucharlo, Harmonía, que tan lejos había viajado en busca del corazón del dragón y que se había tropezado con tantas cosas y seres sobrenaturales en su camino, comprendió que podía haber algo de cierto en el susurro del arroyo; aunque también comprendía que debían ser cautelosos, pues los dioses y seres mágicos en ocasiones tendían trampas a los humanos. ¿Sería que todos los órganos del dragón tendrían alguna propiedad mágica?
-      ¡Hagámoslo! − replicó la dríade.
Arrancar los dientes tan bien arraigados a la mandíbula del monstruo no era tarea fácil. Pero los jóvenes se afanaron y tiraron, después de golpear con una piedra la cabeza del dragón hasta casi hacerla pedazos recogieron una gran cantidad de dientes. Sembrarlos también era una tarea fastidiosa, teniendo en cuenta que la pareja estaba exhausta después de la lucha con el dragón, la sesión de amor y la extracción dental. Con la espada de Cadmo y la lanza de la dríade por fin consiguieron remover un buen pedazo de terreno y sembrar en él la nueva especie de semilla.
Exhaustos, se sentaron en la tierra, preguntándose que iría a suceder ahora. Poco tiempo llevaban esperando cuando un espectáculo asombroso se desarrolló ante sus ojos.
El sol caía oblicuamente sobre el campo y dejaba ver el terreno negro y húmedo como cualquier huerto recién sembrado. Pero, de pronto, ante los maravillados ojos de los jóvenes comenzó a brillar algo, primero en un punto, luego en otro, posteriormente en cientos. Pronto se percataron que eran puntas de acero de lanzas, que salían de la tierra como tallos de trigo, y crecían y crecían. Siguiendo a la lanza aparecieron yermos, en los que flameaban penachos de vivos colores. Posteriormente brotaron hombros, pechos, brazos armados, escudos, y por último se vieron ante una hueste de guerreros bien equipados, surgidos de la tierra de pies a cabeza.
     ¿Y ahora qué? − susurró Harmonía a Cadmo, mientras apuntaba su lanza hacia el ejército de guerreros hijos de la tierra.
Cadmo dirigió su vista al suelo y vio algo que le llamó la atención.
     Déjamelo a mí− respondió el príncipe, y tomando una piedra del suelo la lanzó en el mismo centro de la armada hueste.
La roca fue a dar a la coraza de un gigantesco y feroz guerrero. Este, pensando que su vecino lo había atacado levantó su espada y le dio un golpe tan fuerte en el casco que lo hizo caer al suelo. Instantáneamente los que estaban cerca del caído comenzaron a golpearse, y atravesarse con lanzas y espadas. La confusión continuó, cada uno derribaba a su hermano y a su vez era derribado sin tener tiempo de alegrarse de la victoria.
En aquel feroz combate, pronto fue aniquilada la horda de guerreros, y ya casi todos yacían en el suelo, alimentando a la madre tierra con la sangre de sus recién nacidos hijos. Finalmente quedaron cinco hombres, que no cejaron en su empeño de matarse unos a otros.
Entonces Cadmo se acercó a los guerreros con aire de caudillo y rey, y, alargando la espada los habló con voz autoritaria.
     ¡Envainad las espadas! − exclamó.
Sintiendo sin duda que debían obedecerlo, los cinco hijos del dragón que quedaban, hicieron con las espadas un saludo militar y las volvieron a meter en las vainas, colocándose ante Cadmo como hacen los soldados ante su capitán, esperando órdenes de mando.
     Venid− les dijo. Es preciso que sean útiles. Desbastad unas cuantas piedras con esos espadones y ayúdenme a construir una ciudad.
Los fieros guerreros, nacidos para destruir ciudades y no para edificarlas, pronto se pusieron a trabajar con ahínco en el trabajo manual que implicaba la construcción de una ciudad.
Harmonía miraba a Cadmo con curiosidad.
     ¿Cómo supiste que debías hacer para dominar a tan fieros guerreros? − preguntó la dríade.
     Llamémosle intuición− respondió Cadmo− O quizás una voz me lo susurró desde el arroyo.
7
Después de un arduo día de trabajo y lucha, los hijos del dragón descansaban en sencillas cabañas construidas de rama y piedra. Harmonía dormía en una similar, junto a ella tenía su lanza y un morral en el que llevaba el corazón del dragón. Era una noche hermosa, tranquila y estrellada, con una enorme luna plateada iluminando una nueva ciudad en ciernes, el reino de Tebas.
Pero Cadmo no podía dormir, las emociones del día habían sido demasiadas, su mente giraba como un molino pensando en el camino que lo había llevado hasta allí y en el futuro que lo esperaba; miraba con tristeza a la bella dríade durmiente, pensando en que pronto ella se apartaría de su vida, como hacía mucho tiempo lo había hecho toda su familia.
Estando en estas cavilaciones no se percató de otro hecho extraordinario que ocurría en su cercanía, una estrella titilaba con más fuerza que otros astros del cielo nocturno con destellos violáceos. De pronto, se desprendió de la bóveda celeste y comenzó a descender hacia la tierra en dirección al rey de Tebas.
Cadmo, previendo entonces que algo extraño ocurría, se volvió bruscamente desenvainando su espada. Vio que ante él había surgido una pequeña mujercita alada, vestida de púrpura, que aleteaba y se movía inquieta como una luciérnaga dejando destellos purpúreos a su paso.
     Tranquilo, Su Majestad, no necesitará su arma− dijo la mujercita, y, haciendo un movimiento con una especie de varita que tenía en sus manos adquirió forma humana, permitiendo a Cadmo admirar una hermosa mujer de oscuros cabellos y ojos celestes, con un extraño vestido púrpura adornado de violetas.
     ¿Quién eres? ¿Qué eres? − preguntó Cadmo mientras envainaba la espada.
     Soy quien puede cumplir los más ansiados deseos de tu corazón. Mi nombre es Mab, futura reina del reino de las hadas. − respondió el hada.
     ¿Cómo puede saber cuáles son los más ansiados deseos de mi corazón? − preguntó Cadmo.
     ¿No son evidentes? − preguntó el hada mientras dirigía la mirada hacía la apertura de la cabaña de Harmonía, quien se movía inquieta en sueños.
     No entiendo. ¿Cómo podría ayudarme? – preguntó Cadmo
     Pronto ella se irá y la perderás como perdiste a tu hermana, tu madre y el resto de tus hermanos. Pero no tiene que ser así, puedo hacer que se quede junto a ti, y te acompañe como reina en la nueva ciudad que construyes, la cual te puedo decir que será una de las más grandes de este tiempo.
     Pero no puede evitar su destino, ni romper su promesa a ese ser que ama que está maldito.
     Si lo puede si no lo recuerda− dijo el hada e hizo aparecer con su varita un transparente manto de seda púrpura− Este manto mágico está encantado con aguas del río Leteo, tápala con él y olvidará todos esos recuerdos tristes, solo quedará la felicidad del amor que ya siente por ti, lo cual no es mentira. − dijo Mab.
     No podría hacerlo− respondió Cadmo− Los recuerdos nos hacen quienes somos, no podría quitárselos.
     Como quieras, prepárate entonces para una larga vida de soledad− respondió Mab haciendo un ademán de partir.
     ¡Espera! − exclamó Cadmo, tomando el manto de las manos del hada, la cual lanzó una carcajada.
     Cadmo, como todo en esta vida esto también tiene un pequeño precio, el corazón del dragón que tiene tu adorable amada junto a ella, este me ayudará con cierto conflicto familiar y a librarme de cierto estorbo azul− dijo el hada.
Cadmo titubeó un momento con el manto en la mano, pero al momento se acercó a Harmonía, y, con cuidado de no despertarla, tomó el morral con el corazón del dragón y se lo entregó a el hada.
     Solo un pequeño detalle. Hay cierto árbol que, con solo verlo, tocarlo o simplemente aspirar su fragancia, hará a Harmonía recordar su pasado: el laurel. Deberás alejarla de cierta forma de todos los especímenes de esta planta− diciendo esto Mab hizo un movimiento con su varita, volvió a su forma pequeña y voló hacia el horizonte, recuperando pronto su posición estelar.
Cadmo comprendió entonces que debía hacer, se dirigió hacia la cabaña del más fuerte de los hijos del dragón y lo despertó.
     ¡Equión, despierta! − exclamó.
El soldado se inclinó ante su rey.
     A sus órdenes, Su Majestad. − respondió el guerrero.
     Tengo una misión para ti. Necesito que recorras el mundo y busques todos los árboles de laurel, tálalos y llévalos a cenizas. No regreses hasta que esta dichosa mata esté extinta en el mundo entero. Debes partir cuanto antes, no te duermas en los laureles. − exclamó el rey de Tebas.

Elenco:
Emma Both− Harmonía
Ana de Armas−Dafne
Tom Hopper− Príncipe Cadmo
Isabel Lucas− Diosa Atenea
Bradley James− Dios Apolo
Toby Regbo− Dios Eros
Holliday Grainger− Mab
Zach McGowan− Equión
Con los niños:
Venus Ariel− Dafne niña
Lilly Aspell− Titania niña
             Ever Anderson− Harmonía niña              



NOTAS Y NORMAS:
1. Debes tener cuenta de google para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3. Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero siempre respetando a los demás comentaristas.
4. Está prohibido poner enlaces en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler indica SPOILER al comienzo de tu comentario
Gracias. 
Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de lo que publicamos en el blog.

10 comentarios:

  1. HOLA tío aquiel que alegría otra historia aquí yo también gestando otra historia hasta noviembre jajajaja GRACIASSSS 💕💖😄

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary:
      Me alegra mucho que estés bien y que estés por aquí aún, fuiste mi primera lectora y la más fiel, has leído desde el primero hasta el último de mis fics lo cual para mi significa mucho.
      Me alegra que pronto seas madre por partida triple, saludos para mis sobrinos y la que está por nacer, recuerda comentarme la opinión del fic.
      Un aBrazo

      Eliminar
    2. Holaaaa tío Aquiel 😊😁

      Aquí voy

      Bueno lo de harmonía pobre mujer ( bueno ese nombre eres psíquico, Pues deseamos ese nombre para baby oncer jajaja está en tercer lugar)


      En fin seguimos aqui amorcito (mí marido) dice que más o menos se parece al señor de los anillos cosa que le fascina GRACIAS
      Aahh y el tema de las hadas y las ninfas me encanta mucho así pienso decorar después la habitación de las nenas cuando sean grande

      Saludos tío Aquiel gracias a tus fic los bebés oncers duermen (y nosotros descansamos 🤭😂😂)

      Eliminar
    3. Hola mi querida mosquetera Mary!!!!

      ¿En serio lo del nombre? Me sorprende porque no es un nombre común y menos en su versión griega con H, me imagino que el utilizarlo yo en mi fic sea algo del destino y quizás los impulse a utilizarlo, algo que me encantaría; pero bueno, es una sugerencia no te estoy presionando con el tema.

      Me alegro que sigas aquí y que mis fics sirvan de cuentos de cuna para los gemelos oncers; incluso para la princesita Harmonía que viene en camino (jaja, sin presión).

      A Lou también le recordó al señor de los anillos, lo cual, aunque no fue la idea, me alegra, pues soy fan de Tolkien y de la fantasía heroica en general, hace tiempo me encantaba jugar WoW que tiene las mismas razas míticas.

      Muchas gracias por tus comentarios y por ser una lectora siempre fiel

      Un abrazo para toda la familia Silver

      Eliminar
  2. Hola Aquiel:
    Excelente historia como siempre. Gran manejo del vocabulario, puntuación, redacción, etc. Me gusta la inclusión de Titania en la historia con su explicación de los origenes de las hadas y las driades. Otra cosa que me gustó mucho fue la historia de Apolo y Dafne, me gusta el giro que le diste con Harmonia y Dafne como pareja. Me gusta el casting aunque solo conozco a Ana y Tom, y pues ya esperando la segunda parte XD.
    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enmanuel:
      Muchas gracias por leer mi modesto fic y por tus comentarios. Me alegra que te gustara mi versión de la historia de Apolo y Dadne; así como la inclusión de Titania explicando el origen de las hadas y dríades, las primeras siempre estuvieron relacionadas con las ninfas, solo creé un mito que explicara dicha relación.
      Bueno, espero terminar pronto la segunda parte y espero que te embulles a escribir algo más también.
      Saludos

      Eliminar
  3. HOLA MI QUERIDO MOSQUETERO:
    Para comenzar SIIII VOLVÍ JAJAJA, XD, XD.
    Disculpa la demora, pero entre nosotros nos comunicamos. Ya te mandé un par de mail para decirte que pronto te hacía la review.

    A ver estuve pensando luego de leer toda la historia, en varios puntos. Primero como te adelante, note en términos generales que la vi diferente a las demás. Y te voy a argumentar en qué aspectos.
    1)La portada como últimamente venimos conversando en tus últimos fic, está muy linda y es acorde por supuesto ya que es imposible dada la temática que has tocado donde has tenido que inventar una. Ya no puedes encontrar una en particular como en tus primeros fics te quedo muy bien, la posición de quién es la protagonista y el alejamiento de los demás personajes de acuerdo a la importancia de los mismos en la historia.

    2) El tema de el agregado de la nota del autor me pareció interesante también como complemento que es algo nuevo.

    3) El nombre de Harmonía, que me daba vuelta la cabeza, ya que por un lado significa equilibrio, etc. Y no lo tenía en mente como un nombre, hasta que recordé la historia donde si recuerdo a OUAT la cual hice la review de frases pero pasaba más por el agregado de la H en el nombre y mi duda era "ESA", Justamente porque si bien puede ser un nombre me surgía la duda de, en ese momento me ocurrió lo mismo el tema de la, H. Si me puedes contestar. ¿Cual es la diferencia? O sea por qué se agrega la H a la palabra? Por ejemplo existe la palabra Domingo como nombre pero sigue escribiéndose Domingo. De hecho mi abuelo italiano se llamaba así y no es el único caso. Conozco varios. Lo mismo el mes Abril. Recuerda que soy profesora mira si de nombre escuche, jaja.

    4) Aquí viene la parte donde o seguiría comentándote por qué digo que note una escritura o historia "diferente" a las demás historia. Ya que ahora también agregaste un sinfín de personajes relacionados con sus relaciones. Como lo de las ninfas, dríadas , hadas etc, Más lo de Apolo, etc. Reconozco que lo leí dos veces no porque no lo entendiera sino porque estaba como ah, claro a ver era como un puzzle por la cantidad de personajes involucrados y sus mitologías detrás que una debía recordar. Muy linda la historia ninfas, dríadas y hadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SIGO,
      De allí que me recordó el mundo, un poco de "El señor de los anillos", que cuando uno comenzaba a leerlo era la historia de los hobbys, luego que los elfos, hombres y enanos y así terminó creando todo un mundo medieval de la tierra.
      Incluso entre sus manuscritos luego de Tolkien después de tanta fama se editaron tal vez sepas un libro llamado "la tierra media" donde explicaba con mapas donde estaba cada uno de los lugares a lo mapa mundi. Y en qué momento habían ocurrido las distintas guerras mencionadas en los distintos libros. Esta muy bueno!

      Por eso al contar esta historia en particular más allá del conflicto, hiciste un buen agregado de historias entrelazadas entre los distintos grupos que existían en esa época. Eso me pareció algo NUEVO que tanto no habías profundizado.

      5) La historia en sí, también fue novedosa por el agregado de la trama del romance lgtb pero no termino de entender si es su true love el de Harmonía con Dafne. Por la historia con el príncipe. Ahí mi querido mosquetero siempre con cariño si tengo que preguntarte algo es ese respecto. Porque no me termina de cerrar ese tema, ya que si era el true love de Harmonía, no le encontraba mucha lógica a Harmonía estar con el príncipe. O sea, podían estar ellos en una situación luego de tantos problemas si! Pero el tema fue lo del día siguiente cuando le dice Harmonía que iría a buscar a su verdadero amor, entonces no entendí si ella tomó la decisión por un tema de soledad, pero no me cuadro si lo hizo. Porque fue muy abrupto dejarlo al día siguiente. Si estaba tan enamorada de Dafne. Y tantos problemas pasaba por ella. O si la Maldición que pesaba sobre ambas tenía alguna relación sobre su situación entre ambas o sea tal vez las alejaba, no se, tal vez me puedas ayudar.
      Si se entiende completamente que el príncipe está enamorado de ella.
      Esa es mi duda.

      6) Me encantó lo de la frase de "No te duermas en los laureles".
      jajaja Pregunta: De allí vino la historia de la frase porque ahí no la tenía la verdad. O sea conozco muy bien la frase pero no recuerdo de donde sale si de esa historia o tu decidiste darle una vuelta propia a este tema.

      Excelente!!! Como siempre un honor poder leer tus fics. Y me alegra que sigas escribiendo!!!
      Nos seguimos escribiendo!!
      BESO!!!

      Eliminar
    2. HOLAAAAA tía Lou cómo estas un placer leerte 😊👏💖💖

      Aquí los bebés oncers y baby oncer están a full con sus travesuras baby oncer nacerá en noviembre jejeje se mueve mucho será nenita 💞

      Saludos hasta pronto 💖😊

      Eliminar
    3. Hola Lou:
      Me alegro mucho que volvieras, sí había visto tu email, sé que estás con mucho trabajo igual que yo.

      Sobre los puntos que me mencionas.

      1. La portada fue un problema para mí, esa no era la única opción, tenía también un montaje con una pintura que hace referencia a la leyenda de Cadmo, pero al final me quedé con esta, igual no encontré ninguna foto de Gothel con un vestuario más adecuado, pues la imagen del vestido con las mariposas muertas y el pelo verde estaba descartada, si te das cuenta la describí bastante diferente a como la representaron, al punto que no me imagino a la actriz en todas las situaciones que puse al personaje.

      3. Harmonía es el nombre de una ninfa hija de Ares asociada el mito de Cadmo, de hecho es con quien el rey de Tebas al final se casa y tiene sus hijos. En griego es con H, en español es sin H, pero bueno, estoy metido en la mitología griega así que decidí dejarlo así, es lo mismo que ocurre con Helena, que la griega es con H y sin embargo en español se usa sin ella. Si lo deseas busca el mito de Cadmo para que veas que generalmente se la ponen. Cadmo es el primer héroe griego y uno de los mitos que más me gusta aunque no había podido incluirlo hasta ahora.

      El uso del nombre tiene un doble significado asociado a la profecía del oráculo.

      4. Me alegra que te gustara el híbrido de personajes y seres mágicos que hice, resulta que las hadas no existían en la mitología griega, pertenecen a la nórdica, aunque estos se basaron en las dichosas ninfas, nereidas, náyades, dríades y hamadríades. Se me ocurrió crear un mito que las relacionara basándome en los títanes originales, teniendo en cuenta que como puedes ver la madre Tierra (Gea, Gaya o Gaia) es un personaje esencial en mi historia.

      Sobre lo que me comentas del Señor de los Anillos, recuerda que Tolkien era un experto en mitología clásica, imagino que haya tomado la misma fuente que yo para escribir sus historias, de todos modos, aunque no incluí los elfos, enanos y magos clásicos no dejé de pensar en ellos; de hecho la pelea entre Cadmo y Harmonía me recordó un poco cuando jugaba World of Warcraft. Quizás algún día lea ese libro, o las crónicas de Narnia de lewis.
      Sabes, esa escena inicial de las tres niñas me vino de pronto a la mente y de un tirón la escribí, me alegra que te gustara que profundizara de ese modo.

      5. Sobre Harmonía y Dafne, eso fue lo más problemático de escribir, aunque fue la idea original que me vino de gancho para enlazar los dos mitos. En la vida real el true love es un poco más complicado que los cuentos de hadas, Harmonía amaba a Dafne pero llevaba mucho tiempo sola y casi sin esperanza de encontrar una forma de volverla humana se encuentra con Cadmo en su misma situación, este desde niño salió a buscar a su hermanita con su madre y sus hermanos, los perdió a todos en el camino y sintiéndose también solo había perdido la esperanza, pues nunca encuentra a su hermana perdida, además, los hombres que deciden seguirlo son asesinados por el dragón. En el calor del momento, producto de todo lo vivido se enredan los dos jóvenes y después del momento de pasión Harmonía, con la cabeza más fría, recapacita y decide volver a salvar a Dafne.

      Cadmo hace el trato con Mab sabiendo que va a perder a Harmonía.

      Realmente la frase la adapté al tema en cuestión, aunque voy a averiguar su origen.

      Muchas gracias como siempre por la lectura y tan genial review.

      Un abrazo

      Eliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.