miércoles, 11 de julio de 2018

Fan Fic: Another Story - Capítulo III



Continuamos con la tercera entrega de este fic que nos trae nuestro seguidor Soy_Diegoquero, que esta vez está protagonizada por nuestra loba favorita.

Capitulo III: Disfraces

Puerto del Bosque Encantado – El día de la partida de Snow

- Les tomarán alrededor de 3 días llegar hasta Arendelle, mientras tanto, tenemos que preparar a nuestras tropas – Dijo Charming mientras subía a la carroza junto a Red.
- Dudo que mis hombres quieran adentrarse a una batalla así sin más contra esa bruja –
- ¿Qué sugieres? –
- Creo que es hora de pedir unos favores de vuelta – Contestó Red - ¿Qué me dices de la reina Abigail? Apuesto a que estaría encantada de mandar refuerzos –
- Son una opción – Contestó pensativo – Ella apuesto a que nos ayudaría igual, después de todo nosotros somos quienes mantenemos cautivo al Oscuro –
- ¿Aurora y Phillip son una opción? –
- Lo dudo mucho, creo que suficiente tienen ellos haciendo sus vigilancias en la Fortaleza Prohibida, no los imagino mandando sus tropas hasta aquí – Dijo antes de sobresaltarse – Rapunzel, ella nos ayudaría sin dudarlo –
- Entonces no hay que pensarlo más – Dijo Red – Cualquier aliado es bueno en estos momentos –
- Creo que se a quien más podríamos preguntarle –
Llegaron hasta el palacio y enseguida se disponían a dirigirse a los calabozos subterráneos. Caminaban decididos hasta que Pinocchio los interceptó en el camino.
- Su majestad, General Red, lamento interrumpirlos, pero… -
- Ahora no Pinocchio, tenemos algo urgente que hacer –
- Lo sé, pero enserio tienen que venir conmigo –
- Pinocchio, sé que te hemos dado muchos privilegios para ser tan joven, pero ahora no podemos atenderte, enserio es urgente – Añadió Red.
- Un monarca de otra tierra está aquí –
Red y Charming se detuvieron de golpe y se miraron extrañados.
- ¿Un monarca? – preguntó confundido - ¿De quién hablas? –
- Se hace llamar Rey Eric –
Pinocchio llevó a ambos hasta el jardín, donde se encontraba aquel rey acompañado de unos guardias, tanto de él, como del castillo Charming.
- Rey, Charming – Dijo el hombre acercándose – Es un gusto conocerlo –
- Mucho gusto – Contestó estrechando su mano - ¿A qué debo el honor? –
- Me he enterado de una poderosa bruja que amenaza estas tierras –
- ¿Viene ofreciendo su ayuda? –
- Algo por el estilo – Contestó – Verá, mi esposa perdió hace ya muchos años su hogar, el destino nos terminó uniéndonos, pero siempre he tenido la constante inquietud de poder regresarle lo que perdió –
- ¿Su hogar? – Preguntó Red.
- Su reino entero – Dijo con un suspiro – Quiero también que nuestra hija tenga la oportunidad de conocer ese lugar, de descubrir más sobre su historia –
- Es un muy noble deseo – Contestó Charming – Pero no veo como pudiera ayudarlos –
- Verás – Continuó – Por muchos años mi Jasmine creyó que la única forma de recuperar su reino era encontrando a un hombre poseedor de una gran magia, una magia muy en particular, pero él parece haber desaparecido por completo, nadie sabe nada de él ni de dónde pudiera estar –
- Creo que seguimos sin entender – Añadió Red.
- Creemos que la magia de una bruja podría ayudarnos –
- ¿Zelena? – Preguntó Charming sorprendido.
- Así que ese es su nombre – Dijo sonriente – Zelena… Pues creemos que Zelena podría ser la clave para cumplir el deseo de mi amada, así que estamos aquí para ofrecer nuestra ayuda a cambio de quedarnos con la magia de esa mujer –
- ¿Estamos? – Preguntó Red confundida - ¿Quiénes estamos? –
- ¿Perdón? – Dijo Eric nervioso.
Red desenvainó inmediatamente su espada, pero en ese momento sintió el metal en su espalda.
- Eres una chica bastante lista – Dijo Pinocchio sosteniendo una espada contra ella.
- ¿Pinocchio? – Preguntó Charming confundido.
En ese momento Eric lo apuntó con su espada y los guardias desenvainaron sus armas.
- Tengo que suponer que esos hombres con nuestras armaduras son los tuyos disfrazados y que eso de ayudarnos a vencer a Zelena no es más que palabrerías –
- Bastante intuitiva – Dijo Pinocchio.
- Puedes quitarte el disfraz – Dijo Red – Es increíble que no notara lo inusual de tu aroma –
En ese momento Pinocchio sacó de debajo de su camisa un collar con una piedra verde, convirtiéndose entonces en una mujer de tez morena y una larga cabellera negra.
- ¿Quién eres tú? – Preguntó Charming.
- Mi nombre es Jasmine, legitima reina de Agrabah, y esto, es un atraco –
Red y Charming fueron llevados hasta los calabozos donde fueron arrojados al interior de uno, donde se encontraban ya los enanos y Pinocchio.
- Vaya, y yo esperando que vinieran a salvarnos – Dijo Grumpy.
- Parece que los engañaron también – dijo Red poniéndose de pie.
- ¿Quién sospecharía de una cara linda envuelta en mascadas doradas? – Contestó
- Rey Charmin, General Red, lamento no haber hecho más para defender el castillo – Dijo Pinocchio.
- No es tu culpa, aun eres joven para responsabilizarte de todo – Contestó Charming – Lo importante es ahora buscar la forma de salir –
- ¿Crees que no lo hemos intentado? – Preguntó Grumpy molesto – Esa niña manda a su ejército encantado a vigilarnos cada hora –
- ¿Encantado? – Preguntó Charming.
- Esa niña tiene bajo un hechizo al Rey Eric y a sus soldados – Contestó Doc – La niña tiene consigo magia de no sabemos dónde –
- ¿Qué es exactamente lo que quiere? – Preguntó Red – Si quieren la magia de Zelena pudimos trabajar juntos –
- Debe de estar en busca de algo más –
- Cualquier cosa que sea, tenemos que salir – Dijo Grumpy
- Quizás esto nos sirva – Contestó Pinocchio sacando un pañuelo de sus ropas.
En ese momento les mostro a todos una pequeña habichuela transparente y brillante.
- ¿Una habichuela mágica? – Preguntó Red sorprendida – ¿Cómo es posible, los gigantes desaparecieron hace años? –
- ¿Tuviste eso todo este tiempo? – Preguntó Grumpy molesto y sujetándolo del cuello.
- ¡Grumpy! ¡Basta! – Dijo Charming separándolos.
- La guardé justo por si esto llegaba a suceder – Contestó Pinocchio molesto – Es mi plan de emergencia para cuando todos nos encontremos en problemas, es para salvarnos a todos y no solo a algunos –
- Pero ¿cómo? –
- Prometí no revelar su identidad, pero hay alguien que aun las cosecha, me dio está a cambio de guardar su secreto – Contestó – Solo yo y el Cazador conocemos el secreto –
- Tu y ese cazador toman muchos trofeos de sus viajes – Dijo Red – Y aun así hay un problema –
- ¿De qué hablas, hermana? Tenemos nuestro boleto de salida justo aquí –
- ¿Sabes acaso como funcionan, “hermano? – Contestó cruzando sus brazos – Las habichuelas son puertas entre mundos y a menos que tengamos dos, es un solo un boleto sin retorno –
Todos guardaron silencio y desviaron las miradas, en efecto, parecían estar aun en un gran dilema, no podían solo usarla al azar, tenían que idear el plan perfecto para escapar.
Mientras tanto, Jasmine y Eric recorrían el castillo de pies a cabeza.
- Es increíble, llegar hasta este punto y aun así quedarnos a medio camino – Dijo Jasmine molesta - ¡Todos, busquen más de prisa, necesitamos encontrarlo ahora! –
- Lo siento, Jasmine, los hombres hacen las cosas tan rápido como pueden –
- Más vale que te calles – Le dijo apareciendo en sus manos un cetro con cabeza de serpiente – Me costó tanto conseguir esto y lograr usarlo en ustedes solo para descubrir que son unos inútiles –
- Lo siento, mi señora – Contestó agachando la mirada – Hacemos cuanto podemos –
- Si pudiera expandir más este hechizo quizá podría hacer hablar a esa chica de capa roja, pero no, apenas y mantengo el control sobre ustedes – Dijo sentándose en el trono – He sacrificado tanto por Agrabah, he cambiado tanto por Agrabah, pero tengo que terminar esto ahora o nada valdrá la pena – Se dijo a sí misma derramando una lágrima – Estoy a dos pasos de recuperar mi hogar, estoy segura de que los recuperaré a todos –


Antiguo Castillo de la Reina Malvada – Mientras tanto

- Snow White se encuentra ahora fuera del camino buscando a su estúpida hija – Dijo Zelena mientras cepillaba su cabello frente al espejo – Ahora solo espero que Ingrid haga bien su trabajo y los convierta a todos en hielo –
- Mi señora y nosotros ¿Cuándo comenzaremos nuestra siguiente movida? – Preguntó un hombre de cabello castaño, no muy mayor y con un uniforme verde y café.
- Guarda silencio, Walsh – Contestó mirándolo con molestia – Deberías aprovechar que te deje ser humano en lugar de molestarme, además, ya tengo a alguien trabajando en ello –
- ¿Ese pirata? – Preguntó indignado – Le apuesto a que el no hace las cosas ni la mitad de bien que yo podría, si al menos me dejara usar algún objeto mágico como los que solía tener antes –
- ¿Cuándo eras un charlatán? No digas tonterías, además, sabes que dejamos todo es en Oz –
- Es que no entiendo, no me parece correcto confiar en él, parece ser del tipo de personas que cede al mejor postor –
- Y lo es – Contestó – Por eso es alguien desechable que no importa si muere en medio de su misión, además, tengo que hacerle creer que le agradezco que me haya hecho llegar hasta ella –
- ¿Su madre, mi señora? –
- ¡Ella no es mi madre! – Contestó poniéndose de pie y volteando hacia el furiosa.
El espejo explotó en ese momento y Walsh retrocedió aterrado, pero en segundos ella recuperó la compostura.
- No hasta volver al pasado y corregir sus errores – Continuó – Entonces dejarán de verme como la Bruja Mala del Oeste y me verán como la verdadera reina –
- Mi señora, usted tiene tanto poder para auto proclamarse reina si así lo desea ¿Por qué volver al pasado? –
- No lo entiendes Walsh – Contestó viendo el cristal roto – Si vuelvo atrás, corregiré el acto de mi madre, haré que ella me ame, tendré el lugar que Regina tuvo y no cometeré sus errores, yo desarrollaré mi magia mucho mejor, no habrá chico del granero, no habrá Snow White, buscaría una mejor y más efectiva manera de llegar al trono sin necesidad de ser la Reina Malvada. Todos me venerarían por lo que soy, estarían a mis pies y no solo por miedo – Dijo mientras apretaba sus puños – Seré la legítima reina y nadie se atrevería a ponerlo en duda de otra forma ¿Qué punto tendría venir a ocupar este lugar si seré tan perseguida y odiada como en Oz? –
- Ya, entiendo Zelena –
- Y es una pena que en esa nueva línea de tiempo no recordarás nada de esto, madre –
En ese momento Zelena levantó su mano y Walsh quedó sujeto del cuello con magia y puesto contra la pared.
- No te conviertes en una bruja sin saber detectar a las que están cerca de ti – Dijo Zelena sonriente.
Walsh levantó ambas manos en ese momento y formó bolas de fuego, pero con un solo movimiento de la mano de la malvada bruja, estás se disiparon en humo verde. Zelena se acercó lentamente y metió su mano bajo la ropa de Walsh y sacó un collar con una piedra verde, mostrando entonces la verdadera persona a quien tenía por el cuello. Cora, su madre.
- ¿Enserio creíste que no vi cuando tomaste uno de estos? – Preguntó riendo – Y aún peor ¿Creíste que no sabría cuando lo usas? Yo encanté estas cosas para poder usarlas aún sin mis poderes, se cuándo, dónde y cómo los usan, desde ti hasta la niñita que está saqueando el castillo de los Charming justo ahora – Dijo bajando su mano y haciendo caer su cuerpo al suelo.
- Detente Zelena, sabes que el hechizo que quieres lanzar es demasiado peligroso – Dijo intentando ponerse de pie y tocando su garganta – No puedes solo mover el tiempo atrás –
- ¿Qué sucede, Cora? ¿Te diste cuenta ahora que debiste quedarte conmigo en lugar de con tu querida Regina? –Preguntó alejándose de ella.
- Esto no se trata de ti ni de Regina, se trata sobre la estabilidad del mundo entero, si modificas el pasado no sabes las repercusiones que pudiera tener ¿Crees que no pensé en ese hechizo para así haber evitado el dar a luz a una bruja como tú? –
Zelena volteó furiosa y nuevamente hizo volar el cuerpo de Cora contra otra pared.
- ¡Cállate! – Gritó furiosa - ¡Deberías estarme apoyando! Si tengo éxito yo tendré la vida que siempre merecí y por consecuencia tu tendrás lo que deseabas, a una hija como una reina y una vida en el palacio, llena de riquezas y poder –
- Me da tanta pena, Zelena, debí haberte matado en lugar de abandonarte en el bosque, pero fui débil – Contestó apenas pudiendo levantar su cuerpo lentamente – Pero no dejaré pasar esta oportunidad –
Las cortinas de la gran ventana se movieron entonces para enrollar las manos de Zelena y levantándola en el aire. Los cristales del espejo roto, y todo aquello que pudiera tener filo flotó entonces rodeándola y apuntando directamente a ella mientras la mano de Cora resplandecía en un brillo rojo e intentaba ponerse de pie.
- Nunca creí tener que llegar al punto de matar a mi propia hija – Dijo Cora caminando lentamente hacia ella – Y es tan vergonzoso que tantos años en Oz y regodeándote como la Bruja Mala del Oeste no te hayan servido de nada –
- ¿Terminaste? – Preguntó Zelena sonriente - ¿O aún tienes más tonterías que decir? –
Las armas se disiparon de la misma forma que sus bolas de fuego lo habían hecho antes, las telas de las cortinas se consumieron entonces en fuego verde y Zelena bajó flotando lentamente hacia Cora, quien retrocedía aterrada.
- Te sobrepasé a ti y a Regina hace tanto, tanto tiempo – Dijo sonriendo - ¿Enserio creíste que unos hechizos de una campesina con sueños de riqueza podrían contra mí? –
Cora levantó ambas manos y todos los objetos de la habitación volaban uno tras otro contra Zelena, pero todos parecían chocar con una barrera invisible que la rodeaba y solo provocaban un destello de luz verde. Cuando no hubo más que arrojar, fueron bolas de fuego las que comenzaron a volar por la habitación, pero el resultado era el mismo. Cora se veía cada vez más desesperada y agotada y retrocedía, mientras que Zelena seguía caminando hacia ella con una sonrisa.
- No puedes ser imparable, tienes que tener alguna debilidad – Dijo Cora aterrada – Y prometo que voy a encontrarla –
Cora se envolvió entonces en una nube de humo rojo y desapareció ante una Zelena sonriente. No pasó mucho tiempo hasta que un pirata llegará a la habitación y viera todo destruido y a la bruja viendo al exterior por el balcón.
- ¿Qué pasó aquí, cielo? Pareciera que aún estamos en medio de la guerra contra los ogros –
- Cierra la boca, Garfio – Dijo volteándolo a ver - ¿Conseguiste lo que te pedí? –
- Una flecha que contiene el valor del mejor de los arqueros – Dijo mostrándole el objeto – No fue tan fácil como pensé –
- Nada que involucre un viaje en el tiempo puede ser fácil –
- Lo que sea por recuperar a Milah – Contestó entregándole la flecha - ¿Qué más necesitas? –
- Por el momento nada – Contestó – Aunque sería útil fueras a observar el castillo de los Charming, la llegada de esa chica me preocupa un poco, podría arruinar mis planes –
- ¿La princesa de Agrabah que tiene uno de tus collares? – Preguntó – Creí que dijiste que no era una amenaza –
- Hasta que supe que no es el único objeto mágico que posee – Contestó – Así que ve y averigua que más lleva consigo –
- De acuerdo, mi reina – Dijo dándole la espalda y marchándose.


Bosque Encantado – Esa noche

- Te prometo que alguien vendrá a ayudarnos, por favor, solo resiste – Dijo un joven de no más de 23 años sosteniendo a una chica dentro de una cueva.
La chica estaba recostada entre sus brazos junto a una fogata, su piel estaba pálida y fría, y la mitad de su cuerpo estaba convertido en hielo.
- Hansel, tienes que ir al castillo, no puedes seguir aquí – le dijo con una leve sonrisa – Yo seguiré aquí para cuando regreses –
- Estás loca, logramos avanzar lo suficiente juntos, no pienso dejarte aquí ahora – Le contestó molesto – Si al menos tuviéramos un caballo –
- Pero no lo tenemos – Le dijo la chica – La abuelita se sacrificó para que pudiéramos escapar, no quiero que eso sea en vano –
- Si hubieras salido tu primero esto no estaría pasando, Gretel –
- Tenía volver por la varita, el rey y la reina quizá la necesiten ahora que las hadas están congeladas, no fue tu culpa –
- Debí haber vuelto yo –
- Tienes que ir, quizá alguien incluso pueda usarla para descongelarme –
- Ya te dije que no voy a abandonarte, descansemos esta noche y continuemos mañana –
- El hechizo avanza, si nos quedamos aquí lo único que llevarás de mí será un bloque de hielo –
- No digas eso, verás que encontraremos una solución –
- ¿Una solución es lo que buscan? –
Los chicos voltearon rápidamente y vieron entonces en la entrada de la cueva a una figura femenina cubierta con una capucha.
- Yo puedo ayudarlos –
En ese momento Hansel se puso de pie y sacó una daga de entre sus ropas.
- Muéstrate si no quieres morir – Dijo molesto.
- Tranquilo, mi niño, no estoy aquí para hacerles daño – Contestó acercándose – Vine a ayudarlos –
- No somos del tipo de personas que acepta la ayuda de una bruja – Dijo Gretel.
- ¿Bruja? ¿Quién les ha dicho que soy una bruja? –
La mujer se quitó su capa y dejo ver entonces a una joven mujer de tes apiñonada, cabello ondulado y castaño y un elaborado vestido rojo decorado con flores doradas.
- Mi nombre es Flora – Dijo acercándose a ellos – Soy un hada, no una bruja –
- ¿Un hada? – Preguntó Hansel bajando su arma – Creí que todas habían sido congeladas –
- Todas las que estaban bajo la tutela y autoridad de Blue, si – Contestó – Aquellas que viajamos por el mundo sirviendo a almas inocentes no estuvimos ahí cuando esa mujer de hielo atacó –
- ¿Qué haces aquí ahora? – Preguntó Gretel intentando levantarse.
- Yo y mis hermanas supimos lo que pasó aquí, vinimos a ayudar, nuestra magia quizás no sea tan fuerte, pero estamos tratando de rescatar a cuantos nos sea posible –
- ¿Han encontrado a más personas? –
- Si – contestó – Los hemos llevado a todos a un lugar seguro, vengan conmigo y con suerte salvaremos a la chica de ese encantamiento –
- Quizás esto les sea de ayuda – Dijo Gretel mostrándole la varita – Logramos tomar esto antes de escapar –
- Una varita – Dijo mientras caminaba apresurada para tomarla – Esto será más que suficiente, mis niños –
- ¿Lograrás salvar a Gretel? –
- Juntos lograremos mucho más – Contestó sonriéndoles suavemente.
En ese momento los cuatro se cubrieron de humo rojo y desaparecieron en la oscuridad de la noche.


NOTAS Y NORMAS:
1. Debes tener cuenta de google para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3. Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero siempre respetando a los demás comentaristas.
4. Está prohibido poner enlaces en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler indica SPOILER al comienzo de tu comentario
Gracias. 
Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de lo que publicamos en el blog.

2 comentarios:

  1. Este capítulo se me ha hecho un poco raro con tanta transformación, pero aun asi me ha gustado. Me intriga la historia de Jasmín,y como consigio el bastón.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Diego que pena comentar hasta ahora, me causa intriga la parte de Jasmin y como habrá hecho para conseguir tantos artefactos mágicos, Aladdin no es el único ladrón habilidoso en Aggrabah al parecer. Me gustó la pelea entre Cora y Zelena.
    Saludos

    ResponderEliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.