miércoles, 27 de junio de 2018

Fan Fic: Another Story - Capítulo II


Segunda entrega del fic Another Story escrito por nuestro seguidor Soy_Diegoquero que esta vez tiene como protagonistas a los personajes que provienen de la nevada tierra de Arendelle.

Capítulo II: Arendelle


Arendelle – Tercer día después de su salida del Bosque Encantado

Snow, el Cazador y Belle caminaban por en medio de un puerto donde todo estaba congelado tal como en la fortaleza mágica. Su barco no había si quiera podido llegar la orilla pues el mar estaba cristalizado también.
- Ingrid debió haber hecho esto – Dijo Belle – No creía que sus poderes fueran tan grandes –
- Creí que habías leído sobre ella – Dijo el Cazador.
- Eran libros de historia y de línea familiar, ella mantuvo oculto sus poderes así que sobre ello no hay registro alguno – Contestó – Aunque esto explica por qué no habíamos recibido barcos de aquí en tantos años –
- ¿Dices que todo esto lleva años congelado? – Preguntó Snow confundida.
- Más del que nos gustaría – Contestó.
- Muchas personas fueron congeladas realizando actividades cotidianas – Dijo el cazador mientras miraba la estatua de una mujer con un par de niños de la mano – Parece que ni siquiera notaron cuando el hielo los alcanzó –
- Quizá deberíamos ir al castillo, si ella era una de las herederas quizá haya algo ahí que nos dé una pista –
Los tres caminaron por un puente hasta llegar a la puerta del palacio. Empujaron juntos hasta poder deshacer el hielo que mantenía las puertas cerradas y su interior tenía un escenario tan triste como el del puerto, todo congelado. Caminaron por los pasillos, pero no parecía haber señales de algo con vida, eso hasta llegar a un gran comedor, donde estaban dos estatuas, una de un hombre con un hacha y una de una chica.
- ¿Anna? – Preguntó Belle confundida – Aquí es donde terminaste –
- ¿Es ella? – Dijo Snow – ¿Es ella la chica de la que hablabas? –
- Pues lo mejor será despertarla – interrumpió el Cazador mientras sacaba una caracola de su bolsillo.
- ¿Qué se supone que es eso? – Preguntó Belle confundida.
- ¿Recuerdas mi viaje a las Islas del norte? – Preguntó sonriente – Pues resulta que unas sirenas me mostraron un tipo de caracolas que sirven para contener cosas en su interior, cosas como la magia, en este caso –
En ese momento el hielo comenzó a quebrarse y en un halo de luz azul comenzó a ser absorbido por la caracola. Anna y su compañero quedaron entonces completamente descongelados.
- ¡Ah! – Gritó el chico al dejar ir su golpe con el hacha al aire - ¿ah? –
- Tranquilos, son libres ahora – Dijo Snow.
- ¿Qué acaba de pasar? – preguntó Anna mientras tocaba su frente con un gesto de dolor - ¿Dónde está Elsa? –
- Anna – Dijo Belle al abrazarla – Estás a salvo –
- ¿Belle? – Preguntó confundida - ¿Qué haces aquí? Creí que tenías una misión y… - Se detuvo confundida – Te ves… diferente –
- Anna… - Contestó con suavidad – Al parecer tú y este chico han estado congelados –
- ¿Congelados? – Preguntó Sorprendida – Ingrid nos congeló… ¿Cuánto tiempo pasó? –
- Han pasado casi 14 años desde que Ingrid te raptó en las montañas –
- ¿14 años? – Preguntó volteando hacia su compañero y llena de terror – Kristoff, hemos estado congelados por 14 años –
- ¿Kristoff? ¿Tú eres Kristoff? – Preguntó Snow – Mi nombre es Snow White, esposa de David y reina en el Bosque Encantado –
- ¿Eres esposa de David? – Preguntó Kristoff confundido – Vaya que han pasado muchos años, mira que pasar de pastor a rey –
- Todos – Interrumpió el Cazador – Concéntrense, eso no es lo importante ahora, pueden dejar las presentaciones para después, hay una reina del hielo ahí afuera –
- Y tiene a mi hija – Añadió Snow.
- Y posiblemente a mi hermana – Susurró Anna – Ella debe tener la urna con Elsa dentro –
- ¿Urna? – preguntó Belle.
- Es una larga historia – Contestó riendo – Mi hermana tiene poderes similares a los de ella y al parecer me hechizó para encerrarla –
- Entonces esa urna podría ser la clave para atraparla – dijo Snow – Tenemos que enfrentarla –
- Espera, ¿qué? – interrumpió Anna confundida – ¿Piensan ir a hacerle frente? –
- Tiene a mi hija – Contestó Snow – Y a tu hermana ¿no piensas hacer lo mismo? –
- Claro que quiero salvarla – Contestó indignada – Pero si algo he aprendido de Elsa es a no hacer las cosas de manera precipitada. Si Ingrid tiene tanto poder como mi hermana, será realmente difícil hacerle frente, eso al menos que alguno de ustedes tenga magia –
- Quizá Gran Pabbie tenga algo que nos pueda ayudar – Dijo Kristoff.
- Si, cariño, no me lo tomes a mal, pero no creo que unas cuantas piedras borra memoria nos pueda ayudar –
- Quizá su magia no sea la que necesitamos, pero puede que conozca a alguien que la tenga –
- ¿Dónde está ese tal Pabbie? – Preguntó Snow.
- Está en las montañas – contestó Belle – Nos tomará un día llegar hasta ahí –
- No podemos perder tanto tiempo – Dijo el cazador – Esa reina de las nieves tiene a Emma y en nuestro reino esa brujita verde amenaza a todos –
- Él tiene razón – dijo Snow – Tenemos que ir lo más rápido posible –
- ¿Sugieres que volvamos a dividirnos? – preguntó Belle – Apenas acabamos de conseguir más aliados para hacerle frente –
- ¿Crees que tu hija esté en peligro realmente? – preguntó Anna pensativa – Siento que hay algo que aún no entendemos –
- ¿A qué te refieres? – Preguntó el cazador
- Tiene a su hermana y a su hija – Contestó Kristoff – Si las quisiera lastimar creo que lo hubiera hecho ya –
- ¿Crees que no quiere dañarlas? – Preguntó Belle.
- Creo que las necesita o algo así – Contestó Anna – Nuestra mejor movida podría ser suponer eso e ir por algo con lo que podamos enfrentarla –
- ¿Tu qué piensas, Snow? – preguntó el cazador.


Arendelle – Algún lugar en las montañas – Ese mismo día

Ingrid se encontraba sentada en una cómoda blanca, estaba oculta en una cueva cubierta completamente de hielo, decorada en su interior con muebles hechos de cristal, todo pulcro e impecable. En sus manos tenía la urna y suspirando se puso de pie y caminó hacia el fondo de la cueva, ahí, dentro de una celda hecha de hielo se encontraba un hombre ya muy adulto y de una larga barba.
- He hecho todo para tenerlas conmigo – Le dijo Ingrid al hombre – Incluso volví a este mundo después de que supiera que todo el futuro había sido alterado de manera repentina, recuperé la urna con Elsa dentro, y a pesar de ello aún no podemos estar juntas como es debido – Continuó cada vez más molesta y haciendo crujir las paredes escarchadas – Dime qué demonios estoy haciendo mal –
- Ingrid, Ingrid, Ingrid… - Dijo el hombre moviendo la cabeza de un lado a otro – No podrías comprender lo que está pasando realmente – Continuó mientras se ponía de pie y caminaba hacia los barrotes de la celda – Así logres despertar a Emma y hacer que pueda vivir en medio del hielo y lograras liberar a Elsa sin el riesgo de quedar tú en la urna – Dijo con una sonrisa – Nada de esto va a durar por mucho tiempo –
- ¿Qué es lo que dices, anciano decrepito? – preguntó furiosa - ¿De qué estás hablando? –
- No podrías comprenderlo – Contestó dándole la espalda – Hay fuerzas más poderosas de las que te imaginas que pueden jugar con las mentes de quien sea, incluso de un gran hechicero, una poderosa hada o un temible ser oscuro – Dijo mientras se sentaba en su celda - ¿Enserio crees que estaría tan calmado con este brazalete en mi muñeca y encerrado aquí si no supiera cómo esto va a terminar? –
- Solo hablas por hablar – Contestó Ingrid abrazando fuertemente la urna – Se que eres tú el que interfiere para que no pueda reunirme con mis hermanas, tú y ese estúpido hechicero. He logrado hasta lo imposible para llegar hasta aquí y tenerlas conmigo, sé que estoy a nada de tener mi final feliz –
- Acabas de adivinar, Ingrid – Le dijo el hombre – Lograste lo imposible ¿Cómo es eso? –
Ingrid entonces titubeo y miró a su alrededor confundida.
- Solo estás parloteando – Dijo nuevamente molesta.
- Haz memoria, Ingrid, ¿Cómo llegamos a este punto? Y no hablo de ahora, ve 12 años atrás –
- Suficiente – Dijo moviendo su mano y congelando al hombre – No tengo por qué escuchar ese tipo de estupideces, son mis hermanas en quien debo de concentrarme ahora –
Ingrid caminó de nuevo hasta la zona principal de su refugio y se dirigió a un cofre de cristal donde yacía una Emma dormida y cubriéndose de escarcha.
- Lamento tener que haberte hecho esto – Dijo conmovida – Prometo encontrar la forma de hacerte vivir en armonía con el frío hasta que descubramos cuál es tu magia –
Ingrid pasó su mano sobre el cristal y este se desaparecía en copos de nieve. Colocó la urna en las manos de Emma y nuevamente creó con hielo la cobertura de su cofre.
- Tengo que salir, hermanas – dijo sonriéndoles – Volveré con algo que pueda darnos nuestro final feliz –
Ingrid se desvaneció en una nube blanca y fue en busca de algo que pudiera ayudarle a cumplir su objetivo.


Montañas de Arendelle – A la mañana siguiente

- Pues parece que esto no fue más que una pérdida de tiempo – Dijo Snow sentándose en una roca y colocando su mano sobre su frente – Perdimos un día entero y no sabemos dónde está Emma –
Todos habían hecho un día entero de viaje debido a las malas condiciones del camino a causa las nevadas que Ingrid causaba en todo el reino, y el escenario en la tierra de los trolls de roca era lo que menos esperaban, todos ellos habían sido alcanzados por el encantamiento de hielo.
- ¿No tienes otra de esas caracolas contigo? – Preguntó Belle al Cazador.
- Las sirenas no las regalan por docenas – Contestó – Fue un obsequio especial, y de saber que la ocuparíamos para obtener la ayuda de seres mágicos, no la hubiera utilizado antes –
- ¿Gracias? – Interrumpió Kristoff
- Lo siento, amigo – contestó el cazador - Es solo que la situación me mantiene tenso –
- ¿Tenso? – Preguntó Kristoff – Es mi familia la que está congelada – Dijo señalando las rocas a su alrededor.
- ¿Qué haremos ahora? – Preguntó Anna reintegrándose al grupo – Encontré algunas de las rocas mágicas de Gran Pabbie pero no creo que sean suficientes para derrotarla –
- Quizá podemos sacarles provecho de alguna forma – Contestó Belle.
- Así las piedras sean el arma ideal – Añadió Snow – Aún tenemos que averiguar en dónde está escondida –
- En algún momento logré encontrar a otra reina del hielo oculta en las montañas – dijo Kristoff – Quizá no sea tan difícil encontrar a una segunda –
- Una segunda pero que es una mujer cruel y que domina sus poderes, no una recién coronada llena de miedo – Dijo Anna.
- ¿Qué sugieres entonces? –
- No lo sé – Contestó – Pero tenemos que idear un plan –
- Quizá pueda lograr algo bueno con estas piedras – Dijo Belle tomándolas de las manos de Anna.
- Pues si crees que nos serán útiles, son todas tuyas –
Anna, Kristoff, Snow y el Cazador se reunieron y comenzaron a discutir su siguiente movimiento, por su lado, Belle se sentó en una roca a leer un enorme libro que llevaba, donde tenía información de encantamientos y mientras buscaba algunas cosas dentro del bolso que colgaba de su cintura.
- Chicos, tengo que buscar algo por aquí, los dejo planear nuestra búsqueda – Dijo mientras cerraba su libro y se dirigía a una formación rocosa.
Los 4 intentaban dibujar un mapa de la zona en el suelo, marcando los posibles lugares donde Ingrid podría estar oculta, parecía estaban llegando a una especie de acuerdo cuando una nube de humo blanco se formó frente a ellos. Era Ingrid.
- ¿Qué diablos hacen ustedes aquí? – Exclamó sorprendida.
En ese momento una de las flechas de Snow de disparó hacia ella, pero la logró congelar a centímetros de su cara.
- Rápido, rodéenla – Dijo Anna desenvainando su espada.
Los cuatro se movieron rápidamente e Ingrid no hacía más que mirarlos y comenzar a formar cristales de hielo girando sobre sus manos.
- Los dejé vivir, pero no cometeré ese mismo error dos veces –
Un rayo se disparó de su mano hacia el cazador, quien ágilmente saltó de su alcance, ella volteó hacia su espalda y una ráfaga helada impactó contra Kristoff y Snow, Anna logró esquivarla, pero cuando atacó con su espada, estalagmitas de hielo emergieron del piso casi atravesándola.
- Disfrutaré quitándote de mi camino, princesa – Dijo Ingrid mientras avanzaba apuntándola con su mano.
En ese momento Belle saltó desde lo alto de una roca y sujetó la mano de Ingrid y haciéndola caer al piso. La mujer se levantó bruscamente y molesta hizo un gesto intentando lanzar un rayo de hielo sobre Belle, pero nada emergió de su mano, pues llevaba puesto un brazalete de cuerdas con cristales rojos colgando de él.
- ¿Qué rayos me hiciste? – Preguntó Ingrid confundida y asustada – Mis poderes ¿Qué le hiciste a mis poderes? –
- Cristales de fuego, su majestad – Contestó Belle poniéndose de piel – Con un poco de polvo de hadas sobre ellos puedes crear un juguetito capaz de inhibir los poderes de hielo –
Belle sacó entonces de su bolso una estaca con cristales rojos y enseguida la clavó en el suelo. Ingrid sorprendida volteó hacia su espalda donde el cazador acababa de enterrar una también.
- Esto no va a detenerme para siempre y lo sabes – Dijo mientras apretaba fuertemente su puño y comenzaba a crear una leve escarcha.
- Quizás no para siempre, pero si lo suficiente – Contestó Belle estirando su mano y poniendo frente al rostro de Ingrid las piedras de la memoria.
Un halo de luz morada y amarilla comenzó a fluir desde la frente de Ingrid hacia la piedra casi inmediatamente, y en segundos la mujer cayó inconsciente al piso.
- Belle, eres increíble – Dijo Anna ayudando a Snow a ponerse de pie - ¿Cómo supiste que eso funcionaria? –
- Pasar tiempo en la biblioteca del Oscuro me sirvió – Contestó – Cuando dijiste lo de la urna algo me sonaba familiar – Dijo mientras hojeaba su libro – Tomé esto antes de venir, era originario del Castillo Oscuro, tenía pasajes que hablaban sobre poderes de hielo y artículos que Rumple encantó para no destruirlos pero si controlarlos – Dijo mientras mostraba un dibujo de la urna – Al parecer utilizó polvillo de hagas, cristales de fuego, que son originarios de aquí, y unas cuantas cosas más, supuse que estos dos ingredientes quizá podrían simular el poder de esa urna y de lo que parecían ser un par de guantes –
- Pero entonces ¿No será permanente? – Preguntó Kristoff.
- No sin el resto de las cosas – Contestó Belle – Pero tomé algunos recuerdos en específico y algunos más al azar de su mente con la roca – Dijo mientras se las mostraba – Será suficiente para tenerla desmayada un rato y para que despierte bastante confundida –
- Aun así, no sabemos en donde buscar – Dijo Snow.
- Pero tenemos esa información en esta piedra y junto a nosotros a quien puede sacarla – Continuó Belle mientras caminaba hacia la más grande de las rocas congeladas.
Belle sacó entonces de su bolso un pequeño frasco de cristal con polvillo de hadas y sumergió en el un cristal de fuego para luego ponerlo sobre la roca. El hielo comenzó a desvanecerse y en segundos Gran Pabbie tomó su forma de troll desorientado.
- Me han liberado – Dijo antes de voltear a ver a sus salvadores - ¡Kristoff! ¡Anna! – Exclamó alegre – Y… ¿Belle? – Preguntó algo confundido – Ingrid debió mantenernos congelados un buen tiempo ¿no es así? –
- Lamento no haber estado aquí antes – Dijo Belle.
- Lo importante es que estas aquí ahora, querida – Le dijo tomando su mano – Me has liberado de su hechizo. Y algo me dice que esa piedra en tu mano tiene algo que te gustaría ver ¿no es así? – Dijo mientras miraba el cuerpo inconsciente de Ingrid en el piso – Permíteme, querida –
Gran Pabbie tomó entonces la piedra y de su interior emergieron las imágenes desde la vista de Ingrid de una caverna decorada como un palacio, y en su interior el cuerpo de Emma sosteniendo la urna.
- Conozco esas cuevas – dijo Kristoff – no están muy lejos de aquí –
- ¿Qué esperamos? – Preguntó Snow entusiasta – Hay que ir ahora mismo –
- Esperen – Dijo Gran Pabbie – Al parecer tomaron algunos recuerdos que les gustaría ver –
Vieron entonces a una mujer de cabello castaño y con elegantes ropas apuntando con una urna y absorbiendo un líquido blanco, a la misma mujer abrazando los restos de alguien congelado y roto en el piso. Todos consternados vieron a un hombre con barba hablar con Ingrid sobre una niña que crecería en un mundo sin magia y entregándole un pergamino.
- Es el hechicero del bosque encantado – Dijo Anna - ¿Cómo es posible? –
- Es el Aprendiz – Dijo Snow – Al parecer no trabaja solo con un bando –
- Tal parece ser que no has sido la única que realiza grandes viajes – contestó Kristoff – Parece que es algo de familia ir por ahí conociendo gente –
Enseguida la imagen comenzó a verse nebulosa y un flashazo de luz mostró el reflejo de Ingrid en un espejo roto y después nada.
- ¿Qué se supone que fue eso? –Preguntó Snow confundida – ¿Es eso reciente? ¿Es en donde tiene a Emma? –
- En realidad no lo entiendo del todo - Dijo Gran Pabbie viendo la roca – Pareciera que es un recuerdo muy, muy viejo –
- Sea como sea, sabemos ya donde están, tenemos que ir a rescatarlas – dijo el Cazador.
- Si me dejas un poco de ese polvillo de hadas podría despertar a algunos de mis hijos y mantendríamos aquí a Ingrid para que no se preocupen de que ella los alcance –
- Confío en que lo lograrán – Dijo Belle entregándole el frasco de polvillo.
Todos empezaron su viaje a la cueva donde Ingrid las tenía cautivas. Pasaron unas cuantas horas hasta que pudieran encontrar la cueva exacta donde se encontraban, pero al llegar, corrieron tan deprisa como pudieron para poder rescatarlas.
- Ahí están, ese es el cofre de cristal – Dijo Belle.
- Esperen, algo anda mal – Dijo Kristoff frenándolos.
En ese momento una flecha cruzó frente a ellos, casi dándole a Anna. Todos prepararon sus armas y del interior del escondite salieron caminando y apuntándolos con espada y flecha un par de chicas, ambas con ropas negras y unas cuantas piezas de armaduras gastadas, una de ellas con un largo cabello lacio y de rasgos asiáticos y una pelirroja de cabello rizado.
- Fuera de aquí, nosotras encontramos este lugar primero – Dijo la chica del arco – Este lugar es nuestro ahora –
- Espera – Dijo la chica de la espada - ¿Belle? –
- ¿Mulán? – Preguntó Belle confundida – Ha pasado tanto tiempo – Dijo mientras se acercaba hacia ella –
- ¿Se conocen? – Preguntó la del arco nuevamente.
- ¿Acaso Belle conoce a todos en todos los reinos? – Preguntó el Cazador.
- Un pasado con el Oscuro y de viajera me hizo hacer un par de amigos – Contestó Belle al Cazador antes de dirigirse a Mulán nuevamente - ¿Qué haces aquí? –
- Lamentamos haberlas asustado de esa forma – Respondió guardando su espada – Te presento a mi compañera, su nombre es Mérida –
- ¿Te he visto antes? – Preguntó Mérida estrechando su mano – Algo en ti me resulta familiar –
- Estaba a punto de decirte lo mismo –
- Lo siento, sigan presentándose, yo tengo que salvar a mi hija – Dijo Snow caminando hacia el cofre
- Oye, espera – dijo Mulán - ¿Es tu hija esa niña? –
- Y es mi hermana la que está en la urna –
Snow y Anna movieron juntas la tapa de cristal y liberaron a su familia. Snow besó la frente de Emma en un intento de despertarla, pero no parecía funcionar.
- Se supone que esto debería ser suficiente para romper una maldición – Dijo Snow angustiada - ¿Por qué no funciona? –
- Espera, si eso no sirve, quizás Elsa pueda ayudar – Dijo Anna destapando la urna.
 Un líquido azul emergió del contenedor y enseguida comenzó a tomar la forma de una chica rubia con una trenza de lado y un brillante vestido azul.
- ¿Anna? – dijo la chica confundida.
- ¡Elsa! – Contestó abrazándola – Lamento tanto lo que te hice –
- No es tu culpa, Ingrid te hechizó – Dijo abrazándola fuertemente antes de soltarla – Ingrid… ¿Dónde está ella? – preguntó sobresaltada y con las manos cubriéndose de escarcha
- Tranquila, su majestad – Dijo Kristoff – Nuestros amigos nos ayudaron a librarnos de ella –
- ¿Ustedes nos ayudaron? ¿Qué puedo hacer para agradecérselos? – Preguntó Elsa sonriente.
- Despertar a la princesa es una opción – Contestó Belle.
- ¿Qué le sucedió? -  Dijo pasando su mano sobre Emma.
- No tenemos ni idea, Ingrid le hizo algo –
- Déjame intentar algo –
Elsa extendió sus manos sobre la frente y pecho de la chica y en ese momento unos copos de nieve comenzaron a salir de su cuerpo y a entrar en las manos de la reina de Arendelle. Poco a poco Emma comenzó a recuperar su color y a hacer gestos.
- Está funcionando – Dijo Snow emocionada – Emma está despertando –
Emma abrió los ojos de golpe y enseguida se levantó abrumada.
- Tenemos que salvarlos – Dijo viendo de un lado a otro – Tengo que despertar –
- Emma, tranquila, está todo bien – Dijo Snow sujetándola de los hombros – Estás despierta ya –
- No lo entiendes – Dijo confundida – debemos volver a casa –
- Parecía una mejor niña cuando estaba dormida – dijo Mérida.
- ¿Y ustedes también son amigas de mi hermana y su novio? – Preguntó Elsa cruzando los brazos – No parecen buenas personas –
- En realidad estamos solo de paso, pero creo que es mejor que nos retiremos – Contestó Mulán saliendo de la cueva con Mérida detrás de ella.
- ¿Qué crees que haces? – Le susurró Mérida – Ni siquiera logramos inspeccionar la cueva para ver si había algo de valor –
- ¿Acaso no viste lo que hizo? Esa chica tiene magia y no pienso hacerle frente a alguien que quizá me convierta en un bloque de hielo –
- Mulán, espera – dijo Belle alcanzándolas - ¿Qué sucede? ¿A dónde van? –
- Lo lamento, Belle – Contestó – Fue lindo volver a verte, me hiciste recordar buenos tiempos, pero creo que no soy la chica que conociste hace años, las cosas han cambiado –
- Pero solías ser una heroína y una muy honorable guerrera – Dijo - ¿Esto es lo que eres ahora? ¿Una forajida? –
- No creo que lo entiendas – Interrumpió Mérida – Las pérdidas hacen cambiar a la gente, ella perdió al amor de su vida y yo a mi reino entero, no comprenderías –
- Pues yo estoy al borde de perder el mío también – Contestó Belle – Y esas personas de ahí adentro también, hay una terrible bruja amenazando nuestros reinos y quizá un par de guerreras nos serían de mucha ayuda –
- No creo que seamos las heroínas que sus reinos necesitan – Dijo Mulán.
- Pero podrían serlo – Contestó Belle poniendo su mano sobre su hombro – Partiremos hoy mismo al volver a Arendelle, si nos alcanzan sería un honor luchar a su lado –


Puerto de Arendelle – Esa noche

- Nos encantaría poder ayudarlos – dijo Elsa – Pero aún tengo un reino que descongelar y a una tía que ir a recoger en las montañas para encerrarla de una vez por todas –
- Han hecho suficiente por nosotros al liberar a Emma de ese hechizo –
- Hablando de Emma – Interrumpió Anna - ¿Esta mejor? –
- Snow aún está con ella haciéndole ver que todo era resultado de ese hechizo pero que al estar con toda su familia estará mejor – contestó el cazador
- Si las cosas se estabilizan pronto, intentaré llegar a sus tierras y ayudarlos – Continuó Elsa – Una ayuda mágica podría servirles –
- Aún tengo unos cuantos cristales de fuego – Añadió Belle – Me servirán para retirar el encantamiento que Ingrid puso sobre las hadas –
- Nuevamente gracias por su ayuda – dijo el Cazador – Fue un honor conocer a la reina y princesa de Arendelle –
Belle y el Cazador comenzaron a caminar entonces a donde se encontraban Snow y Emma, cuando escucharon unos gritos a la distancia.
- ¡Esperen! ¡No se vayan aún! – Gritó Mulán corriendo junto a Mérida.
- ¡Mulán! – Exclamó Belle – Viniste –
- Quizá sea hora de recuperar mi honor –
- Y yo mi valor – Añadió Mérida.
- Se que ustedes nos ayudaran a derrotar a esa bruja –
En compañía de dos fuertes guerreras embarcaron nuevamente al Bosque Encantado, sin embargo, las cosas ahí no podrían estar empeorando más, y la ayuda era más que necesaria para salvarlos a todos.


Montañas de Arendelle – En ese mismo momento

- Gran Pabbie – Dijo uno de los trolls sujetando en su mano una roca de la memoria – Algo está mal aquí y no logramos entender cómo es posible –
- ¿De qué hablas? –
- Hemos examinado las memorias de Ingrid y hay recuerdos demasiado extraños, cosas que no son posibles –
- Explícate bien, hijo –
- Hay recuerdos de un mundo distinto a este, con máquinas que nunca hemos visto, incluso de enfrentamientos con Elsa que no sabemos cuándo o cómo sucedieron – Contestó con cara confundida – Incluso, recuerdos de una muerte, de su muerte –
- ¿Cómo es posible? – Preguntó Gran Pabbie sorprendido - ¿Está ella despierta? –
- Despertó y ella misma acaba de ver la proyección de sus memorias y está completamente confundida y aterrada, cree que estamos alterando sus memorias –
- No debieron meterse en asuntos que no les correspondían –
Una voz femenina se escuchó a espaldas de los trolls, quienes enseguida voltearon sorprendidos. Ante ellos estaba una mujer con una piel casi blanca, cabello rubio decorado con cristales y un largo y elegante vestido blanco, toda ella, rodeada de un halo de luz hermoso.
- Lo siento, pero no puedo dejar cabos sueltos, así no es como yo trabajo –
Un gran destello de luz inundó las montañas de Arendelle, algo grande había sucedido, y esa mujer sin duda tenía un poder más grande del que nadie pudiera imaginar.



NOTAS Y NORMAS:
1. Debes tener cuenta de google para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3. Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero siempre respetando a los demás comentaristas.
4. Está prohibido poner enlaces en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler indica SPOILER al comienzo de tu comentario
Gracias. 
Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de lo que publicamos en el blog.

7 comentarios:

  1. Muy interesante ¿esa del final era Glinda? Estoy deseando saber como sigue

    ResponderEliminar
  2. Genial Diego, tengo mucha curiosidad de saber que les pasó a Mulan y Merida, también me parece por la descripción esa mujer del final es Glinda, entonces ella tiene algo que ver con lo de Emma o al menos sabe que ocurre. Sé que ya lo dije la vez pasada jaja pero me está gustando mucho el papel de Belle.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad no hay mucho que contar sobre ellas, sus historias continuaron como si nunca se hubiera lanzado la maldicion, Mulán se separa de Aurora y Philip y Mérida, como nunca conoció a Belle, no pudo salvar a su reino de los otros clanes, como en la temporada 5, hay cosillas en las que no me detengo porque sentía que quedarían por sobre entendido, hay otras que si abordaré más a "profundidad", como la situación actual de ellas....
      La mujer del final mmmm ella es quien es :)

      Eliminar
    2. Oooh bueno, entiendo, genial Diego. Si tienes un tiempo me gustaría que te pasarás por mi historia de Tiana y me des tu opinión. Y bueno, esperemos reaparezca la mujer del final :)
      Saludos

      Eliminar
  3. Hola,Diego. Me encanta tu fic,y que aparezcan personajes secundarios. El sueño de Emma intuyo que es imporyante,y que la Savior ( aunque aquí no lo sea),tendrá su gran momento de protagonismo también.

    La mujer del final,yo creo que es la misma Íngrid ( que tiene recuerdos de SB,ese detalle es genial),pero bueno,ya se vera.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que les guste :D me alegra bastante
      Más personajes secundarios hacen sus apariciones más adelantes, no tanto en profundizar que hicieron estos doce años pero si para dar forma y sentido a la historia :3 en el siguiente capitulo vienen apariciones si más importantes

      Eliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.