domingo, 3 de septiembre de 2017

Fan Fic: Our Mist Haven


En este fic, nuestro seguidor Peter Pan libra una batalla de proporciones épicas, la de cómo el Rey Stefan y sus hombres se enfrentaron a la tiranía del infame Rey George; todo ello aderezado con brujas, monstruos y por supuesto, mucha magia.

El Bosque Encantado

La Época Del Alzamiento


Henry miró el trono con pesar y suspiró.

Miró la corona que sobre él reposaba y la vergüenza le hizo agachar la cabeza.

Su hija sólo gobernaba el terror, la sangre y la muerte… y, como ocurrió con Orchid el cruel, todo ello terminaría por rebelársele.

El pesado rugido del portalón de roble lo devolvió a la audiencia a la que se debía, a la misión que Regina le había encomendado. Alzó la vista y la vio, con chepa y arrugas, pero furia en los ojos. Era una rosa casi marchita tiempo ha, pero conservaba todas sus espinas y no tenía reparos en clavarlas mientras te ahogaba con sus tallos: la reina Talía.

―Majestad… ―saludó Henry desde el trono menor, el de los segundones―. Espero que el viaje fuera…

―Si me hacéis llamar para pedirme algo, deberíais bajar hasta aquí y no hablarme desde una silla grande sobre un estrado ―lo cortó la reina, que aireaba una mano para dispersar a sus portaestandartes, que volaron como esas tres palomas doradas sobre campo de sable que representaban el poderío de Lis.

―Mis disculpas, Majestad ―dijo Henry, humilde, mientras se reunía con ella. Le dio algo de grima ver cómo a la reina le temblaba la mandíbula inferior… Parecía un cascanueces.

―Al grano. Al grano… ―contestó ella, extendiéndole una mano de pellejos para que la besara―. ¿Queréis mi ejército, no? ¿Por qué vuestra hija no lo pide en persona, ser Henry?

―Mi hija está atendiendo importantes asuntos de estado.

―Vuestra hija estará persiguiendo a Blancanieves aldea por aldea, como una loca, y matando algún pobre campesino con mala suerte, no queráis maquillar la verdad, que nos conocemos ya, ser Henry. ¿Puedo sentarme?

Pero no esperó respuesta, sólo le dio la espalda y plantó sus posaderas en una de las sillas destinadas a los consejeros. Henry comprendió que lo mejor era seguirle la corriente e ir al grano.

―Que Lis nos apoye en la guerra, a nosotros y a George, es lo mejor.

La reina Talía se echó a reír.

―¿Y cómo sería eso? Estáis rodeados de enemigos, sí. Enemigos por todas partes… ―volvió a reír. Era fascinante cómo le temblaban barbilla y papada―. Midas se aliará con el hombre que llevó la felicidad a su hija, está claro, y cuando lo haga, perderéis las minas de plata que él guardará para Blanca, porque, ¿para qué necesita plata un hombre de oro? Los de Sotoinferno jamás apoyarán la causa del hombre que mató a su princesa y, cuando también se unan a los rebeldes, dejarán de enviar suministros, causando la hambruna por estos lares. Regina tendrá su Nido de Aceros y algunos súbditos que maltratar, pero nada más. Su ejército estará en minoría, su flora se verá acosada en Longbourn por la de Grimsby y en el norte no tiene nada, sólo otro puñado de enemigos que no olvidan lo que aconteció a ser Laertes y, sin duda, lo seguirán si él les pide ayuda. Así que decidme, ser Henry, ¿cómo se beneficiaría Lis aliándose con el bando perdedor?

Al terminar su discurso, esbozó una casi desdentada sonrisa.

Henry se mantuvo sereno. Menos mal que Regina no estaba, ya habría matado a aquella arpía.

―Lis provee de más provisiones y ganado al continente que Sotoinferno…

―Proveía, hasta que ese dragón despertó de nuevo y convirtió nuestro vergel en un campo de fuego. Ya no hay cabezas de ganado ni celemines de trigo y cebada.

―A ese dragón del que habláis lo podría apaciguar mi hija como buen pago a vuestra colaboración.

―¿Tiene vuestra hija el apoyo de alguien más? ―quiso saber la reina, entrecerrando los ojos, calculando los pros y contras de unirse a los malvados.

―Lord LeGume…

―¡Lord LeGume! ―Talía se carcajeó como nunca―. De veras, ser Henry, a veces me pregunto qué ejército es más irrisorio, si el suyo o el de ser Maurice… Lord LeGume…

―Considerad vuestra postura, Majestad, por favor…

―Pensad, ser Henry, que, por un milagro, Regina vence a Blanca. Pensadlo. ¿Cómo iba a gobernar sobre un pueblo que la odia? Porque de Glowerhaven a Port Benneth se brinda por ella y su príncipe, no por la malvada y George.

―Cuando Regina haga… cuando haga justicia ―le costó dioses y ayuda decir eso―, esa oscuridad que la rodea desaparecerá, será feliz y una mujer nueva. Volverá a ser como antes. Sí. Cuando los campesinos tengan una reina atenta, comida y paz, ¿creéis, Majestad, que se lamentarán por cómo consiguieron todo eso? ¿Qué echarán de menos a Blancanieves? Soy el primero que se opone a esta guerra, mas…

―Pobre necio ―rio Talía una vez más―. Pobre alma en desgracia. Sois inocente como un niño de trapo, ser Henry… ―Y, por primera vez, la reina dejó la ironía, se puso en pie y fue clara―: vuestra hija es el mal encarnado, es la peste y sólo quiere extenderse para causar dolor y más dolor. Y vos, que la amáis como a nada en el mundo, en vuestra ceguera, ayudáis a su contagio. Regina nunca traerá paz, igual que no la trajo Leopold, ni vuestro padre, ni vuestro abuelo ni vuestro bisabuelo. Hacedme caso, soy vieja y los conocí a todos. Los reyes de Misthaven sólo son cabestros que intentan asustarse unos a otros. Además…

―¿Además? ―Henry no sabía qué más podía soltar la anciana por ese tembleque de boca.

―Lis no olvidará nunca que vuestra esposa y vuestra hija conspiraron para matar a su Día y a su Aurora.


Y otro día más, la reina Leah cortó dos rosas del rosal.

Y otro día más, sobre el pecho de su hija las fue a dejar.

De la tierra nosotros nacemos.

Somos rosas. Crecemos fuertes

y a la tierra nosotros volvemos.

Las coronas se acaban fundiendo,

el oro se acaba gastando

y la sangre siempre se derrama.

Mas el rugido de los ogros

en el invierno será la llamada

para traeros con nosotros.

Lucha, lucha, Aurora la brava.

Lucha, lucha, Día el audaz.

Pues vivís en nuestro corazón.

Nuestra princesa.

Nuestro príncipe.

Seremos fuertes.

Las rosas crecerán fuertes…

y nuestras espinas, espadas serán.


Todos los días se tocaba esa balada en palacio, Dos Capullos era su nombre, por Aurora y por Día.

Tras tantos años de pena, Leah y Stefan habían envejecido, sus fuerzas quebraban y su amor se apagaba. Ambos besaban a su hija hasta que los labios les sangraban, pero ella no despertaba. Su único y verdadero amor estaba desaparecido y el padre de este los culpaba por ello.

―Te echaré de menos, hija ―susurró Leah a la bella durmiente. Ese día le habían puesto su vestido lila y cubierto con un fino cristal para que la lluvia no la empapase. Se lo retirarían cuando el sol la bañase de nuevo.

El gris otoño había llegado y los reyes abandonaban su hogar para ir al encuentro de la reina Agatha, en Grimsby, junto con buena parte de su ejército. Las fuerzas combinadas de Lis y el norte atacarían por sorpresa el Nido de Aceros mientras Regina y George buscaban aliados en Los Yelmos, creyendo que Blanca aún discutía su estrategia en Árbol de la Miel y que ser Henry convencería a la reina Talía de unirse a su causa.

La comitiva atravesaba el Camino de los Mercaderes, que conectaba la costa norte del Bosque Encantado, desde Glowerhaven, en Lis, hasta Longbourn, en la frontera con Grimsby y las tierras del norte. Era un camino angosto, alto y rocoso. Lanceros, arqueros y soldados montados protegían los carros de provisiones y el carruaje de los reyes.

―No me importa la guerra ―dijo Leah, lacónica, mirando por el visillo la triste costa pedregosa. Oían la lluvia caer y los albatros cantar―. No me importa ya nada. Sólo quiero estar en casa con nuestra hija.

―Regina no tendrá inconveniente en hacer ambas cenizas si no la detenemos ―repuso Stefan, igual de dejado que su mujer―. A mí tampoco me importa esta guerra, pero si no estamos con ella, estamos contra ella y, para sufrir su asedio igual, mejor aliarnos con Blancanieves.

―Podríamos haber traído a Aurora y no dejarla sola. En Grimsby estaría a salvo; la reina Agatha es la única mujer a la que Regina teme.

―El Ser Oscuro es lo único a lo que Regina teme ―apuntó Stefan.

―Blanca nunca le pediría ayuda.

―Y Día tampoco se la pediría… ―se lamentó Stefan―. Me pregunto cómo habría sido todo si… Si Día hubiera vivido y se hubiera casado con Blanca.

―Regina habría matado a Leopold de igual forma, sólo que podría haberlos culpado a ambos en lugar de sólo a su hijastra ―razonó Leah, que seguía mirando por el ventanuco―. O quizás habría culpado sólo a Blanca y mantenido a Día como rehén, incluso se le habría ocurrido desposarlo para reclamar algún derecho sobre nosotros, que estaríamos atados de pies y manos.

―¿Y no lo estamos ahora? ―dijo el rey, cerrando los ojos y pensando en su madre, en cuánto la había añorado los últimos días.

―Ahora Día está muerto. Aurora peor que muerta. Nosotros condenados a ahogarnos en nuestra pena…

―¡Calla!

Stefan había alzado una mano. Leah se asustó, pero no más que su esposo, que empezó a gritar para que detuviesen el carruaje.

No era el único que se había dado cuenta de lo que pasaba.

―¡Ponte esto, corre! ―ordenó, quitándose la armadura lo más rápido que podía.

Confusa, Leah obedeció. También se puso un yelmo.

Salieron.

La sombra del dragón lo era todo.


El dragón rugiente sobrevoló la caravana.

Buscaba algo. Eso parecía.

Y en cuanto pasó por la carroza de los reyes, escupió fuego.

Vomitó fuego.

Les entregó su fuego. Aliento mortal. Alma infernal.

Los soldados intentaron dispersarse, pero fue en vano. Eran un blanco perfecto y el dragón sólo tenía que seguir volando en línea recta, convirtiendo el camino en una lengua de fuego que ascendía y avanzaba a su paso.

Las armaduras se volvían a fundir sobre los cuerpos de los hombres, que intentaban arrancárselas junto con los escudos y los yelmos, que descubrían cabezas en carne viva, sin pelo, ojos, labios o cualquier rastro humano.

Stefan y Leah contemplaron aquel horror rojo que se ocultaba tras una nube de ceniza.

―¡Tenemos que salir de aquí! ―le gritó Stefan a su esposa.

Se cogieron de la mano y empezaron a subir por el camino junto a tantos otros desertores que abandonaban los carros, el oro y las provisiones. Nada importaba ya, sólo respirar algo que no fuera ceniza, fuego y sangre.

Pero el dragón estaba ya de vuelta.

―¡ARQUEROS! ¡CARGAD! ―ordenó el rey, azuzando a Leah para que siguiese sin él.

―¡LAS CATAPULTAS! ¡PONED ESPADAS EN LAS CATAPULTAS! ―chilló la reina, yendo ella misma a por el acero y llevándolo junto a la guarnición hasta las catapultas.

Y en medio de los rugidos del dragón…

Mil cabalgaduras escucharon.

El dragón no venía solo. Les traía rosas y leones.


«Maléfica, ¿por qué ahora? ¿Por qué ahora y no cuando volviste a despertar y fuiste a por Aurora?», pensaba Leah, que sabía que el dragón era esa bruja desgraciada y perra.

―¡DISPARAD!

La salva de flechas rebotó contra la dura piel del dragón.

Las pocas espadas que dieron en el blanco, tampoco hicieron nada.

Maléfica volvió a escupir fuego, arrasando lo que quedaba de la caravana.

―¡RETIRADA! ―gritó Stefan, volviendo a agarrar a su esposa, saliéndose del camino y…

Encontrando a las tropas de George frente a frente.

También llegaron por delante.

Y por detrás.

Se les habían adelantado, les seguían y les esperaban.

―¡VETE Y ESCÓNDETE! ―chilló a su mujer, que se perdió entre las cenizas.

Un jinete intentó derribarlo, pero Stefan, curtido en cien batallas, se dejó caer y con su espada rebanó una de las patas del caballo, que cayó sobre el soldado, aplastándolo.

Desde abajo podían verse muchas cosas.

Y desde el cerro, donde estaba el rey George, se podía disfrutar de aquel espectáculo infernal.

Stefan ardió, pero no por Maléfica, sino por su ira, por su odio hacia aquel traidor…

Oh, cuánto honor, cuánto honor

tenéis en el norte, mi señor.

Mas ahora las nieves serán vuestra tumba,

pues el honor no es buen arma de lucha.


Esos versos que se repetían por doquier, la tonada más famosa del Bosque Encantado, fueron todo lo que Stefan oyó. Ni los rugidos de la bruja, ni la agonía de sus hombres ni el fragor de la batalla: sólo eso, «Nieve caída, nieve a la deriva».

Cogió una espada que le abrasó la mano, pero le dio igual, quería tener dos.

Quería ensartar a aquel desgraciado con las dos.

Y Leah, agazapada entre cuerpos calcinados, vio la locura suicida de su esposo…

―¡NO, NO, NO, NO…! ―comenzó a chillar.

Otro jinete hizo virar a Stefan entre llamaradas.

Todo había oscurecido de pronto.

Un soldado, no supo si amigo o enemigo, quiso cargar contra él, pero falló y Stefan pudo atravesarle la garganta.

Maléfica volvió a escupir su fuego de muerte. Ahora volaba muy cerca del suelo.

El rey se agachó entre unos escudos que aún ardían y sintió cómo un caballo pasaba sobre él para caer unos metros más allá, llevándose a un hombre que corría en llamas por delante.

Todo su ejército corría en llamas.

Corrían hacia el precipicio, buscando caer al mar… buscando alivio en una muerte rápida… o fresca.

Eso era lo único que se veía entre la ceniza.

Muerte.

Y George sonreía burlón a las guadañas de fuego.

Stefan olvidó su idea de ir hasta él y agarró un arco y un carcaj. El caballo que tiraba ese cargamento iba desbocado por el camino incendiado, ardiendo igual que los hombres.

Cargó.

Apuntó.

Disparó.

Falló.

George buscó el origen de la flecha, pero las cenizas no le dejaban ver al rey, que en la lejanía parecía tan pequeño como un pulgar.

Stefan volvió a cargar.

A apuntar.

A disparar.

Y esta vez no falló.

Hirió a George en un hombro.

Y mientras volvía a cargar, regodeándose por la visión del bastardo retorcido de dolor en su montura, Maléfica se abalanzó sobre él, abriendo sus fauces y escupiendo fuego…

Podría haberlo quemado vivo.

Podría haberlo devorado.

Pero el dragón se rodeó de un aura de oscuridad… que se llevó también al rey.

Leah comenzó a chillar y a correr en cualquier dirección. Tenía las ropas chamuscadas, ennegrecidas, y se ahogaba en el humo. Quería salir de allí…

Fue hasta el barranco y pensó en si sobreviviría a la caída o no. Entonces la agarraron.

Eran tres soldados sin estandarte alguno, sin señor o vasallaje. No al menos con algo humano, claro.

―¡Matadme! ¡Acabad con esto ya! ―gritó la reina.

Pero uno de ellos, el líder sin duda, sonrió socarrón y negó con la cabeza.

―Vuestro infierno no ha hecho más que empezar.

Leah iba a replicar, pero un puñetazo de guantelete la envió también a la oscuridad.


―La verdad es que gracias a vosotros sé lo que es el amor verdadero…

La voz de Maléfica era como un cuchillo aterciopelado, como una fría caricia con un deje de dulzura. Terrorífica.

Leah no entendía dónde estaba ni que había pasado.

Stefan sí.

Los habían llevado, de rodillas, al castillo de Maléfica, a sus mazmorras, donde estaban encadenados de pies, manos, cuello y boca. Las cadenas iban alrededor de la roca, unidas, por lo que, si Stefan intentaba acercarse a su esposa, tiraría de ella y la ahogaría. Igual pasaría si ella lo intentaba.

Estaban frente a frente, con la bruja en medio.

La bruja en su máxima expresión, con un vestido de plumas de cuervo y corsé de hierro, forjado para que pareciesen garras de ave.

Y el casco con cuernos…

Stefan daría su corona por clavarle una espada entre ellos. Daría el mundo por volver a cuando la tuvo a su merced y matarla.

―No es una chanza, de veras me habéis probado lo que es el amor ―decía Maléfica, paseándose por la mazmorra, como si también estuviese allí encerrada―. Vi con un atrapasueños la muerte de vuestro Día y parece que aún oigo su caída… tus gritos, Leah ―sonrió, acercándose a ella―. Un grito así… Amor verdadero, sin duda, el amor de una dulce palomita como tú por una cría como Día… ―La bruja suspiró, se relamió y le dio la espalda para ir a por Stefan―. No sé qué se siente al perder un hijo, lo reconozco, mucho menos al perder dos, como vosotros… Mas creo que, por muy miserables que os encontréis, puedo daros un poco más de-mi-os-cu-ri-dad… ―musitó, poniéndose tan cerca del rey mandíbula cuadrada que le lanzó todo su aliento de azufre.

Marchó y los dejó solos.

Pero volvió.

Traía una calavera.

―¿Veis esto? ―dijo divertida, mostrándola a ambos―. La uso de orinal y… ¿sabéis a quién perteneció?

Invocó un atrapasueños y proyectó en él los recuerdos de Cora llevándole el cuerpo de Día, de ella desollándolo, descuartizándolo… En silencio, dejó que Stefan y Leah contemplasen el sino del cuerpo de su hijo… acabar hecho mierda en su propia calavera.

Ambos lloraban y ambos se contenían. Si intentaban ir a por Maléfica, que seguía entre ellos, se ahorcarían el uno al otro.

―Un niño delicioso, sin duda… ―volvió a burlarse la bruja…

Stefan se abalanzó hacia ella y Leah fue arrastrada contra la piedra con la soga de hierro al cuello. El rey retrocedió, desahogándola. Intentaba gritar de todo a Maléfica, pero las cadenas de la boca no le dejaban hablar, haciendo que la dragona riese y riese. Las carcajadas tronaban por todos los calabozos.

―Debe ser muy frustrante estar en tu situación, Stefan ―le dijo ella, acariciándole el rostro―. Sentir que eres un inútil, que no puedes hacer nada, que tienes la venganza y la justicia al alcance de la mano y que, aun así, has de seguir llorando, preso por tu propio… corazón… Créeme, sé cómo te sientes, por eso estás así, porque no hago sino devolveros el daño que me hicisteis.

Leah, que hacía un esfuerzo por no dejarse caer (ya que eso ahorcaría a Stefan también), también quiso murmurar algo.

―¿Sabes qué, bella durmiente? ―preguntó Maléfica, yendo ahora a por ella―. Esta noche, tras tantos años, por fin dormiré tranquila, porque, desde que me aburrí de vuestros lamentos por la estúpida de vuestra hija, no he pegado ojo pensando en cómo daros el golpe definitivo. Porque os quiero muertos, pero también quiero que sufráis… Y tenía muchas ideas, pero ninguna era dolorosa para mí.

»¿Cómo matar a la reina Leah, cuyo hijo me comí y a cuya hija dormí para siempre, cuyo padre maté y cuyo reino quemé? ¿Y cómo matar al rey Stefan, al valiente Pulgarcito, que rompió mi maldición, me humilló y casi acabó con mis poderes? Podría hacerlo caer en tu misma muerte dormida también, sí, sería poético… Mas no, no me gusta esa idea…

Maléfica se sentó otro buen rato entre ellos. Los reyes optaron por ignorar a la bruja y mirarse el uno al otro, intentando calmarse, intentando decirse que se querían.

―Al final he decidido que no os haré nada… No… No os mataré ―resolvió, mirándolos a ambos.

Se acercó primero a Leah y le colocó unas pinzas entres los párpados. Luego hizo lo mismo con Stefan. Ahora no podrían ni pestañear o se les rajarían.

―El dormir se ha acabado para vosotros ―explicó Maléfica, yendo hacia la puerta―. Igual que el comer. Cuando digo que no os haré nada, es eso, nada. Os quedaréis ahí, viéndoos morir poco a poco el uno al otro. En algún momento, uno, desesperado de hambre, querrá morderse las manos, comerse los dedos, y ahogará al otro. O quizás os mataréis cuando os rajéis los ojos al caer de sueño, ahogando uno al otro también… Mas no os preocupéis, que yo vendré a veros cada vez que necesite el orinal, para que veáis lo bien que usa la cabeza vuestro hijo.

Y riéndose de su propio chiste, la bruja se marchó. Eso fue lo último que Stefan y Leah oyeron al fin de sus días, el orgasmo eterno de victoria de Maléfica.
Storybrooke
Enero, 2014

Maléfica estaba atada y amordazada en la cama de Regina.

El chico rubio de aspecto estúpido y Meissa también estaban en la habitación, discutiendo. El chico llevaba un bebé en brazos.

―…Si tanta hambre tienes, esta es toda tuya ―decía él.

―¡Ella para el final! ―protestaba el Galimatazo, dando un espasmo hacia el chico.

Alva Crane le dio la espalda, abrazando al bebé.

―Puedes empezar ahora con ella y dejar lo mejor para el final ―razonó―. ¿Es lo que hiciste tú en el Bosque Encantado con cada pobre desgraciado que te cruzaste, no? ―preguntó el joven, sonriendo a la bruja indefensa.

Maléfica se mantuvo en silencio.

―¿Y vas a tardar mucho…?

La protesta empezada por Meissa se cortó cuando Alva Crane, sin soltar al bebé, le dio una patada en el estómago que la mandó contra la pared.

―¿Quién-manda-aquí? ―susurró, arrastrando las palabras―. Galimatazo, ¿quién manda aquí?

El Galimatazo guardó silencio.

Alva Crane salió con el bebé y volvió sin él. Lo habría acostado.

―Aplaca tus frustraciones y apetitos con esta, yo voy a seguir con nuestro juego ―le dijo, duro, mirándola con asco―. Cuanto menos tiempo me hagas perder, antes tendrás tu festín…

Algo en el chico cambió. La compasión por Meissa afloró en él y lo hizo agacharse sobre ella, acariciándole el rostro con el dorso de su mano.

―Veré qué puedo hacer para que tu bufet libre en Storybrooke empiece cuanto antes, ¿vale?

El monstruo asintió nervioso… sólo volvió a respirar cuando Crane se desapareció en una nube de humo.

―¡Mi hija! ―gritó Maléfica entonces. Meissa no la intimidaba―. ¡Mi hija vendrá a por mí!

El Galimatazo, que recuperaba la dinigidad por momentos, rio como aquella bruja le había enseñado a reír muchos siglos atrás.

―Por lo que sé, tu hija te está recibiendo en casa en este mismo momento.



La enfermera Ratched terminó de instalar a Albert Spencer en la habitación 106. DuChamp lo había encontrado medio ido en su habitación y lo tendrían en planta por unos días, sólo para asegurarse. Ratched juraría que era una anemia, pero había que hacer pruebas… ¿Y si era algo peor? ¿Algo grave? Había órdenes de que cualquier decisión respecto a los presos del ala de salud mental, como Spencer o Isaac Heller, se consultaran con David, Emma o Regina, pero ahora ninguno de ellos estaba allí. Habían dejado a la ciudad desamparada.

―Gracias ―musitó el hombre.

Cerrar su habitación con llave fue la respuesta de Ratched.

Tras la puerta contigua aguardaba el recién llegado que tantos problemas había dado, el tal Lucery. Había dado buena cuenta de su pechuga a la plancha con puré de patatas. Sin sal.

―¿Venís a retirar esto? ―preguntó, mirando la bandeja sucia.

«Raigambre y figura hasta la sepultura», pensó la enfermera.

―Ese no es mi trabajo ―fue en verdad la respuesta.

Empezó a revisar la evolución del chico. Los informes eran muy favorables, pero extraños. La herida que presentaba en el pecho era mortal de necesidad y…

―¡NIÑO!

Ratched lo sujetó en el último momento. Lucery había estado a punto de caer al suelo al intentar levantarse.

―¡¿Se puede saber qué te pasa?!

―Mire eso ―dijo, señalando hacia la ventana―. ¿Qué es eso?

Ratched siguió el dedo. Al principio sólo vio el pueblo en otra noche invernal de Maine.

Luego vio lo que vio.

―No puede ser…


Aurora acompañó a Ashley hasta el coche, que casi quedaba sepultado tras una capa de nieve.

―¿Seguro que no quieres dejar a Alexandra aquí? ―le insistía Aurora―. Felipe y yo pasaremos la noche en el convento, tenemos mucho que hablar con las hadas.

―Prefiero tenerla conmigo después de lo de Sean ―dijo la Cenicienta, abrazando a su hija.

―Atraparemos a quien lo ha querido matar… ―Fue la curiosa forma de animarla de Aurora.

―Y a quien tiene a tu hijo ―respondió Ashley, abrazando también a su amiga.

―¿Tu abuela…?

―Ya te contaré mi historia con ella y por qué no me salvó de mi malvada madrastra ―bromeó la muchacha, triste, aun así.

Aurora fue a contestarle con otra broma, pero se quedó muda.

―¿Qué es eso? ―dijo, a duras penas, blanca de miedo, señalando al final de la calle.

Ashley se giró.

―No… Otra vez no.


La cabaña de Gold estaba bien caldeada. Uno no se quería mover de allí, del lado de la chimenea, del calorcito, ni perderse el apetitoso olor de la sopa de cebolla.

Para Lily, tanta maravilla doméstica parecía un espejismo.

Y lo que había afuera, también.

―¿Qué demonios habrá pasado? ¿De dónde ha salido esta niebla? ―gruñó, mirando a través de la ventana helada.

El banco de humo blanco, sucio y espeso no dejaba ver nada. Sólo la misma niebla, como si la casa se hubiera perdido en una dimensión oscura de esas sobre las que escribía Stephen King.

―No te preocupes, cariño, aquí estamos seguras ―le dijo su madre, abrazándola con cariño.

―¿Y tú me vas a decir dónde has estado todo el día? ―fue la respuesta de Lily, que la abrazó aún más fuerte antes de separarse, haciéndose la regañona―. Con la de cosas que han pasado hoy… No sabía si esa bruja mala te había hecho algo, si te habías largado en el ciclón de la cafetería, si te había llevado el enmascarado… Esta ciudad es una locura…

Maléfica le tomó la cara con las manos y le sonrió dulce, muy dulce.

―Tranquila, mi niña. Tenemos todo el tiempo del mundo para ponernos al día. Aquí; en nuestro refugio en la niebla.



Han intervenido: Tony Pérez como ser Henry, Barbara Wallace como reina Talía, Hannah New como reina Leah, Sebastian Roché como rey Stefan, Sarah Bolger como Aurora, Alan Dale como rey George/ Albert Spencer, Kristin Bauer van Straten como Maléfica, Peta Sergeant como el Galimatazo, Dean-Charles Chapman como Alva Crane, Ingrid Torrance como enfermera Ratched, Alex Lawther como Lucery, Jessy Schram como Ashley Boyd y Agnes Bruckner como Lily.



NOTAS Y NORMAS:
1. Debes tener cuenta de google para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3. Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero siempre respetando a los demás comentaristas.
4. Está prohibido poner enlaces en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler indica SPOILER al comienzo de tu comentario
Gracias. 
Síguenos en Facebook y Twitter para estar al día de lo que publicamos en el blog.

23 comentarios:

  1. SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS

    Quiero aclarar, porque seguro alguno lo piensa, esa niebla no tiene nada que ver con la niebla de "La Niebla", del cuento de Stephen King que Netflix ha "adaptado" y estrenado hace un par de días. Esa niebla es la misma nube tóxica que vimos en "Blue View". Gracias XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primero que lo ha nombrado en el fic has sido tú, que quede claro. Si uno lo nombre en la review es porque tú mismo has usado su nombre xD.

      Eliminar
  2. What’s going on? Pues una review para un nuevo fic, en esta ocasión sobre Pulgarcito, Rosalinda Fox y la Depravada. Si Sleeping Beauties es, quizás, mi fic favorito hasta la fecha, es evidente que las expectativas con una historia de estos personajes son muuuuuy altas jajaja. ¡Vamos allá!

    Y estamos en el Bosque Encantado, en la Época del Alzamiento, y ahí está San Henry, el mismo que hoy en día tiene que aguantar a Cora en el Olimpo. Y se presenta ante él Talía, una mujer con mucho carácter, sin duda.

    ¿Así que Regina quiere el ejército de Lis? Pues después de lo que su madre (y ella misma, que es cómplice de lo de Aurora) hizo a esa familia, tiene gracia jajaja. Y Talía es muy lista, diciendo lo que claramente está haciendo Regina en estos momentos xD.

    Qué bien habla esta mujer y cómo tiene de clara toda la situación. Si es que, con este panorama, ¿quién es el valiente que se alía con Regina y George? xD.

    ¿Pero qué dice este hombre? Por Zeus, Henry, déjate de tonterías, que lo de vivir en un nido de aceros ha hecho que tengas pájaros en la cabeza jajaja.

    ¿Pobre alma en desgracia? #TaliaIsTheNewUrsula. Y… ¡al fin se menciona lo de Día y Aurora! Di que sí, mujer, que esos hipócritas te piden colaboración después de lo que os hicieron.

    Oh, qué bonito… Día siempre será el mejor, y su hermana… bueno, será una depravada y tendrá prejuicios contra reinas de hielo, pero nos cae bien jajaja.

    What? ¿Que besaban a Aurora… y no despertaba? ¡No aman a su hija, a mí no me engañan! O Aurora no amaba a sus padres, que lo mismo es xD.

    Y ahora tenemos a Stefan y Leah juntitos, hablando de qué teme o no teme Regina. Pues que lo sepan: a quien más teme Regina en realidad es a Wendy Toliver.

    Oh, que no empiecen ahora con los What if…?, que el pobre Día ya no puede volver a la vida ni pueden cambiar el pasado. Bueno, técnicamente podrían, pero… romper las leyes de la magia o viajar en el tiempo no es tan sencillo, a no ser que te crees tu propio Wish Realm a tu gusto. En ese caso, solo necesitas un genio jajaja.

    Y llegó un bonito dragón para asarlos y comérselos, ñam, ñam. “Sabía que el dragón era esa bruja desgraciada y perra”. ¿Seguro que Leah no es la madre de Ella, con ese vocabulario? Jajaja.

    Vaya, sí que ha sido listo nuestro Jorgito. Oh, y llegaron los versos que había entonado como “¡Qué festín!” xD. “Nieve caída, nieve a la deriva”. I see what you did there…

    Stefan no se rinde, eso está claro. Si muere, será luchando, no huyendo. “Cargó. Apuntó. Disparó. Falló”. Pues muy bien, hombre, justo en el último paso te equivocas xD. Oh, parecía “tan pequeño como un pulgar”. I see what you did there again xD. Y… esta vez no falló. Bien, hombre, bien. Vamos mejorando. Se le acabó el juego a Stefan. Y… Leah también ha sido atacada.

    Cómo le gusta a Maléfica regodearse… Pues que sepas, dragona, que pronto serás tú la que irá llorando por los rincones como la zarzamora por su hijita del alma. Ya verás, ya, cuando te llegue el día de parecer una parodia de ti misma.

    Y ahí lo dijo, que no sabe lo que se siente al perder un hijo… Pues lo sabrás, lo sabrás xD. No, no puede ser… ¿Cómo puede ser tan hija de Cora de mostrarles el cráneo de Día? ¡Y encima lo usa de orinal! Jajajaja. No me puedo creer que esta Maléfica y la de la 4B sean la misma, de verdad. Es surrealista xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS

      Y pasamos a Storybrooke, con Maléfica, Alva Crane y Meissa. Y… Felipito, también, claro ;(. De verdad, esto es increíble. Que el Galimatazo tenga que obedecer a un simple clon… xD. Oh, ¿ahora Alva sabe lo que es la compasión? Parece que el hechizo de Regina que lo convirtió en un secretario llorón lo ha afectado demasiado. He is both, al fin y al cabo xD.

      Y vamos con nuestra querida Ratched. Uy, Lucery, que se cae. Y algo ha llegado, que hasta la sosa de la Ratched se ha quedado impactada. Solo ha faltado que respondiese “Something bad” xD.

      Oh, y ahí tenemos juntas a las dos princesitas que se pelearon hace poco pero que son BFF. Ay, qué ternura me dan…

      Y Peter tenía que hacer referencia a Stephen King, no podía evitarlo (aunque bueno, si los mismos Two ya se “inspiran” en él… xD). Oh, mira tú qué maja la falsa Maléfica jajajaja. Y colorín colorado, Felipito sigue secuestrado y una falsa Maléfica ha llegado.

      Bueno, y una vez acabado el fic debo decirte que ha estado muy bien. Es cortito, ya lo avisaste, y por ello no puede contar una gran historia como los fics de 90 páginas, pero para la extensión que tiene ha contado una historia bastante completa. Además, ni siquiera me esperaba que continuase la trama de Storybrooke, pensaba que solo tendríamos la parte de Stefan y Leah, así que sorpresa que me he llevado.

      Como siempre, todo ha sido muy detallado, has hablado de los diversos reinos y de sus alianzas con un bando u otro, hemos visto a Maléfica en acción… Y la parte de Storybrooke ha sido una breve continuación de lo iniciado en fics anteriores que nos deja con más intriga.

      Un pero, eso es todo lo que tengo: que los besos de Stefan y Leah a Aurora no funcionasen. Por mucho que Felipe sea su gran amor, el amor entre padres e hijos también es muy fuerte y en esta serie lo hemos visto (¡si incluso Pan pudo lanzar la maldición con el corazón de Felix, que no era ni amor romántico ni familia, sino amigo!). Yo entiendo que de algún modo has intentado justificar por qué nadie despertó a Aurora en todo ese tiempo si supuestamente el único hechizado era Felipe y todos sabían dónde estaba Aurora, aparentemente xD, y eso lo agradezco, porque no deja de ser una explicación más a algo que los Two dejaron en el aire, pero por otro lado queda raro teniendo en cuenta que ya hemos visto que los besos entre madres e hijos funcionan (aunque luego en la 6B no canon Emma no probara a besar a sus padres nunca cuando estaban malditos... pero luego funcionó el "sacrificio" de medio pueblo bebiendo la poción xD).

      Pero es solo ese detallito para el que seguro que tendrás una explicación. Aun así, necesitaba comentarlo, que siempre te digo muchas cosas buenas y lo sabes xD. Pero por lo general, y como siempre, me ha gustado mucho y a la espera de la continuación de las historias estoy. Sigue así, querido ENTP.

      ¡Saludos!

      Eliminar
    2. Oh, pues espero que esta breve historia sobre Rosalinda Fox, Pulgarcito y la Depravada haya sido satisfactoria, Charmelon.
      La verdad es que voy a tener que refrescar con Laura la línea temporal de la guerra, porque ahora no recuerdo mucho, salvo que el 6x14, Campanilla y Orgasming son vecinos... Con eso de Talia is the new Ursula no he podido evitar pensar en María la del barrio cantando "The Spirit of the Abysmal Despair"... (Peter va a ponerse un vídeo de la diosa).

      Vamos a ver cómo funcionan los besos de amor verdadero (al fin y al cabo, la finale de los two no es canon jajaja) cuando veamos cómo funcionan los corazones puros y los corazones en general. Pero vamos, en resumen, no todos los amores, por intensos que sean, son ese amor verdadero. They need the holy spirit... The spirit of the abysmal despair... xD.

      Oh, ya me veo la finale de los fics: Alva Crane crea un Wish Realm y envía allí Aurora y es todo como habría sido si Día viviese jajaja. Así podemos tener a Finn Jones como su versión adulta ¿? XD. Pero antes el capítulo en el que Lucery se reencuentra con Rita entre escenas de Prince Darling, obtiene un corazón y luego lo pierde y hay borrado de memoria xD.

      Veo que te ha impresionado mucho la escena, Charmed, jajaja, porque casi no comentas de ella siendo como es LA ESCENA. Maléfica transmite mis sentimientos "no pego ojo pensando en cómo matar gente" xD. Es la escena de la que estoy más orgulloso de todas. ¡Eso es una villana! ¡Que venga la mierda Benéfica de la Jolie y lo vea! (¿Tendrán huevos de vender Benéfica 2 como la historia de una villana?).

      Alva no tiene corazón, así que el Galimatazo no puede hacer nada contra él... Y además, Lucery era maestro del gladio vorpal, que a saber dónde anda.

      Hemos hablado de las alianzas... Tengo que poner el mapa en el próximo fic, que hace falta jajaja.

      Muchas por tu review, esclavo Charmedcienta jajaja.

      Eliminar
    3. Charmed, siento decirte que, por más genial que escriba el MH, la 6B sigue siendo canon en su mayoría. Sólo se quitaron el musical y la Finale.

      Eliminar
  3. Con cada fic nuevo voy necesitando más un mapa de Misthaven JAJAJAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el próximo intentaré ponerlo... Creo que sería buena idea tenerlo al principio de los fics, de todos, como esos mapas del inicio de las novelas de fantasía xD.

      Eliminar
  4. Hola peter cielos otro fic... 😅!!! Jajaja poco a poco te voy leyendo
    Lo de review le paso a charmed y Laura a mi ya me pesa mucho con los bebes oncers cada vez que duermen te leo 😀❤😄💖


    Adoro como escribes, me gusta relajarme un momento de mi maternidad
    GRACIAS tesoro lindo💟😘

    Los bebes oncers ya van a cumplir 2 Meses esta semana si pasa pronto el tiempo.

    Sigue escribiendo y saludos de nuestra parte tío peter 🍼🍼💖🌹💖

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que ver, 2 meses ya... Me acuerdo, Mary, cuando hacíamos seguimiento del embarazo jajaja. Sí que pasa rápido el tiempo... :S

      ¡Muchos ánimos! Y me alegro que todo vaya bien <3

      Eliminar
  5. Un Mensaje para Laura : Si estoy leyendo tu fic de Ariel la sirenita la primera princesa que vi en la tele cuando era pequeña 🐚💖💖 ... Teneme paciencia linda y dentro de 15 días aprox. Te escribiré en tu fic... Por los peques estoy leyendo poco a poco...🍼🍼😅💟 ❤❤❤




    Saludos tia laura 🍼🍼💖💖

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mary, qué bueno, muchas gracias. Sí, no te preocupes, entiendo lo que demanda cuidar a los Sobris Oncers, espero que estés muy contenta con ellos. Una o dos escenas por día está bien.

      ¡Besotes!

      Eliminar
  6. Bueno, por fin tengo tiempo para comentar el fic. Here we go!:

    Talia: Que lengua la de esta mujer. Ganas de que vuelva a salir : )

    Ser Henry: Que penita me da este hombre, por Quetzalcóatl. Y viendo esto me ha surgido la duda de si en futuros fics se verá si Henry siempre fue asi, o convivir con Cora lo cambio. Imagino un poco de ambas.

    Leah y Stefan: Oh, que el beso no funciona! : S, Si bien en la peli de Disney el don de Primavera dice que se romperá el hechizo con el primer beso de amor (haciendo más bien referencia al primer beso de pareja), en OUAT ya se ha visto que así no funciona, así que supongo que por ahí no va la cosa.

    Maléfica: #Ovación. Villana de verdad, que hasta me dio asquito lo del cráneo >.<. ''Oh the irony!'' Mujer que para ti #BeneficaIsComing

    En SB, pues ha sido más bien complementa y dar seguimiento lo ya visto, aunque curioso lo de la niebla. No puedo opinar muy bien aquí que no he leído el libro y solo me vi una peli de #MaenrestInculto

    Lo de Maurice en el bando de Regina y George, curioso...

    Oh, y me encantaron las baladas <3

    Saludos! : 3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ARGH, cabeza la mia, ''Maurice'', que es Lord LeGume xD.

      Eliminar
    2. Mantecao, atendiendo a Regina Rising, Henry incluso dormía con Cora... Que no se lo cree ni la Toliver xD. Pero sí, veremos "algo" de cuando esos dos se casaron.

      En la peli de Benéfica "Primavera" ni le da un don xD.

      #MaenrestInculto, que he dicho arriba que esa niebla no tiene nada que ver con la de Stephen King xD, que es la misma nube tóxica de "Blue View" xD. Esa peli (la de 2005 supongo) es muy muy fiel al libro. Sólo cambia ese final lleno de tragedia que es pa'mea'y'noechá'gota.

      Lord LeGume hará su debut en "Snow Rose".

      Eliminar
  7. Bueno, aquí estamos, leyendo este relato que con seguridad es un pantallazo de Snow Roses. Comencemos.

    Gran escena la de Henry (¿es un "ser"? ¿no era un príncipe?), con esta vieja tan bien plantada y con tanto carácter. Es una pena que el pobre hombre esté ayudando a Regina siendo que está totalmente en contra, aunque seguramente lo hace obligado o porque no tiene más remedio. Era obvio que no iba a contar con la ayuda de Talía, entre la maldad de la EQ, su amistad con doña Maléfica, y su desventaja en la guerra. Curioso que Henry repita las palabras de su hija del 2x20, que Regina será buena una vez Blancanieves esté muerta. Y luego se te hace raro que el 6x14 esté tras el 1x17, si el pobre tipo, por más bueno que fuera, tenía que pensar también en su propio culo (por más mal que le fue después). Y a propósito, estoy anonadada con el parecido de Talía con Aurora, se parece mucho más a la abuela que a los padres.

    Oh vaya, así que Stefan y la Rosa Silvestre estaban vivos en esa época. No desestimo para nada el dolor de estos padres, el dolor bastante bien transmitido de esta escena. Pero no puedo dejar de preguntarme, si siempre estuvieron ahí, cómo puede ser que sus besos no funcionaran en Aurora. Son sus padres y son buena gente, ¿que no la amaba de verdad? Y bueno, desgraciadamente eso de que Blanca nunca le pediría ayuda al Oscuro es mentira, pero estos reyes no lo saben. Excelentes las descripciones de los lugares y el movimiento de batalla, jamás los Two se toman esa molestia.

    Uy, esta Maléfica, qué terrible es, nunca se cansa con los pobres reyes, ni siquiera cuando ya se vengó de ellos mediante Aurora. Espero que los Charmings no se enteren de que participó en la guerra, o sería algo "un poco sucio" que luego pacten tan fácil con ella en el 4x13.

    Todo eso del dragón escupiendo fuego, la pelea, los pobres muertos, me recuerda mucho a mi hermoso 1x06. Pobres Leah y Stefan, y qué bueno que al menos hirieron al cerdo de Jorgito. Otra vez mención a un traidor, seguro que termina siendo Luxu o el Máster of Másters jejeje. Es broma, me late mi querido AC.

    "El orgasmo eterno de victoria" jeje me muero muerta. La escena estuvo espectacular, el personaje de Disney llevado a su máximo exponente. En el fic pasado caca, y ahora orín, cuánta escatología, por Dios. Me pareció una gran escena, pero no cabe duda que a Maléfica le hizo mal juntarse tanto con Regina, porque ninguna venganza le alcanza.

    Ésto deja muy hipócrita a la Mal del 1x02: "Ya lo superé (lo de Rose) como tú lo harás". Claro, así cualquiera. Si no lo supera con eso, no lo supera con nada. Mientras que Regina había sido derrotada y los Charmings juntos. Ahora ésto vuelve muy hipócrita su consejo. Mascota para confortarte, sí cómo no.

    "El chico rubio de aspecto estúpido", ¡por fin una buena descripción de mi hermoso AC jeje. No voy a decir "pobre Benéfica" porque no se lo merece, pero pobre el bebé.

    Pobre Lucery, y pobres las Malditas Peluqueras. Acá no hay mucho que decir. Lily está con una Usurpadora (¿Benéfica Neozelandesa?) y FIN.

    Estuvo bastante bien el relato, bien escrito, impactante e interesante. Pobres los padres de Aurora, demasiado horrible este final. Me sorprende que éste haya tenido que ser un fic independiente en lugar de estar mechado en otro, pero no me quejo, tú sabrás.

    Preguntas:

    1) Sabemos que estamos en la noche del 5x01, pero a Benéfica la raptaron la noche anterior. ¿En esas 24 horas Regina no notó nada de lo que pasaba en su casa?

    2) ¿Cómo cómo cómo cómo estuvo Aurora años con sus padres y sus besos nunca funcionaron?

    CALIFICACIÓN: 8

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Henry del Wish Realm también era príncipe y también era "Ser". No están reñidos los títulos. Pero recuerda, "ser" es para caballeros y "lord" es para los señores nobles.
      La verdad es que con todo el lío del 5x12 y el 1x17 (y lo sucesivo), creo que el personaje de Henry sale perdiendo mucho. Lo primero, de "san Henry" nada, aunque aguantó mucho, que fue cómplice del asesinato de Leopold. Y, no sé, su actitud después de que su propia hija, aunque con dolor, le hiciese lo del 5x12... Es difícil de expresar. Por un lado está el amor incondicional hacia ella, el deseo de protegerla de su propia maldad, etc, etc. Pero, por otro, la ayuda varias veces. Que en el 1x02, hasta que no le dice Regina que lo tiene que matar, creo que estaba muy participativo él, ayudando en la destrucción del reino (ese plot twist, que Henry fuese su padre, me dejó muerto entonces xD).

      Lo de los besos, te remito a la review del ISFJ.

      Maléfica no participó en la guerra. Sólo vino aquí a cazar a Stefan y Briar Rose. Ya veremos por qué, y Talia está en el castillo de Regina... (los hechos pasan a la vez).

      En los orinales también se caga...
      Bueno, pero eso quedaba hipócrita desde el 4x14, porque se supone que para el 1x02, Aurora sigue dormida y Felipe en paradero desconocido (veremos dónde estaba, lo veremos). Así que, igual, así cualquiera xD. Y eso es otro motivo para que Charmed odie ese capítulo jajaja.

      Pobre Alva Crane jajaja. Precisamente esa la gracia del personaje, que puede parecer un crío empanao cuando...

      Muero con lo de Benéfica neozelandesa jajaja. La baronesa/ doctora X tiene que decir algo al respecto en "Strokes Of Midnight".

      1º A Maléfica no la llevaron a casa de Regina hasta que esta se fue. Hasta entonces la tuvieron somewhere.
      2º We'll see.

      Gracias por tu review, madre :) <3

      Eliminar
  8. "Vuestra hija está persiguiendo a Blancanieves aldea por aldea, como una loca, y matando algún pobre campesino con mala suerte" So accurate it hurts.

    jajajaja, pobre sir Maurice, célebre por lo mediocre de su ejército.

    AMÉ AMÉ AMÉ la canción por Aurora y Día. Cómo se nota que amas esa historia.

    El canto de los albatros... ¿Son albratros por alguna razón en especial? Yo no puedo oírlos nombrar sin pensar en el poema de Baudelaire.

    Como todo fic tuyo, tenía que tener esa soberana cuota de asco XD

    Bueno, habías prometido que iba a ser breve... ¡Y pucha que lo es!

    ResponderEliminar
  9. Bueno,Peter,ya he leído tu fic.

    Este fic en concreto se me hace un pocp difícil valorarlo, porque solo es una parte de la historia.
    Tal y cono yo lo veo,es una introducción a lo que vendrá después.Y cono introducción, esta muy bien.

    El FB del Enchsnted forest ha estado bien. Me ha dado pena Henry senior,teniendo que defender a su hija cuando no esta de acuerdo con lo que ella hace. Y la reina talia... vaya bicho,jeje. Sincera,eso si,pero ha puesto al bueno de henry contra las cuerdas,jeje.

    El FB de Maléfica capturando a Stefan y Brisr Rose,y torturándolos física y psicológicamente hasta que mueran,es tremendo. Esa Maléfica es la que debieron mostrar en OUAT. Ahora se hace aún más raro verla redimida en SB.

    El FB de SB me ha gustado mucho. Tengo ganas de saber que es lo que pretende Alva Crane,porque no lo adivino.Pero como villano,promete mucho. Para tener a raya al galimatazo,debe de ser muy malo.

    Me gusta el detalle de que Aurora y Ashley tengan mas protagonismo ( o lo vayan a tener).

    Y lo de la niebla,solo pensé en la novela de Stephen king pirque tu lo dijiste en el fic xD. Tengo la impresión de que va a zdr algo importante el pirque esa niebla ha aparecido.

    En fin,un buen comienzo de historia,tengo ganas de saber cono sigue.

    ResponderEliminar
  10. Hola campeón, ¿cómo estás? Perdón, perdón, perdón por colgar de esta manera, entre las vacas, la enfermedad espantosa, la reinserción al trabajo, lo iba postergando y postergando.

    La verdad estuvo muy muy bueno aunque sea corto, todo eso del dragón y el ambiente de guerra me mata. Y a los de la guerra también jaja. La escena de Maléfica torturando a los padres estuvo muy bien lograda y reivindica al personaje clásico, en ese sentido me encantó. Pero ojo que no quede muy parecida a Regina en el sentido de que no le alcanzaba ninguna venganza hasta que su hija llenó su vacío. Igual eso no cambia que la escena haya estado muy buena.

    La abuela de Aurora, no se sabe nada de si sigue viva o murió también, esperemos que no se haya muerto también. Y el padre de Regina no sé si es alguien bipolar o demasiado débil, porque a veces le lleva la contra y a veces es hasta el cómplice.

    El famoso Alva Crane jaja, no me cae ni bien ni mal, neutral. Depende de qué quiera o por qué haga lo que hace.

    Y bueno, muchas gracias a vos y a cualquiera que haya deseado que me mejore. Aunque casi no nos conozcamos yo valoro mucho esas cosas. Ah, y espero que no estés largando el ejercicio, que después es peor.

    ¡Abrazo grande y suerte con esos chicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, campeón de campeones! XD. Nada que perdonar. Uno lee cuando puede (yo espero que Laura no te esté obligando jaja, que aunque haya que leer, lo que sea, si uno no quiere/ puede, no se debe forzar).

      No es que a Maléfica no le alcanzaba ninguna venganza, es que, después de aburrirse del sufrimiento de esos dos, quería darle el jaque mate, pero quería algo a lo grande, no cualquier muerte.

      Veremos qué fue de la abuela, lo veremos. El padre de Regina... Ains. Es un poco de las dos. Por un lado, el hombre no es malo, pero es su cómplice porque lo ciega el cariño y la esperanza de que su hija cambie.

      Sigo con el ejercicio, es más, ahora como que hago más, porque sumo el que hago con los niños jajaja.

      Eliminar
    2. Noooo hermano, para nada me obligan. Un poco fue así la primera vez, con la batalla final, que antes nunca había leído nada tuyo. Obligar no es la palabra, recomendar insistentemente mejor jajaja. Ahora simplemente me hace acordar, porque primero es trabajar afuera, después entrenar en casa, es todo un despelote y solamente quiero descansar, termino muerto. Pero de verdad me gusta leer esto, aunque no tenga el mismo fanatismo que Lau por la serie, lo pasé muy bien en su momento y me doy cuenta del bodrio que pasó hacer después, entonces este tipo de relatos, aparte de que se sostienen, me hacen acordar a lo buena que estaba la serie antes. Con Lau, al margen de que se me caiga la baba por ser mi novia, por suerte me pasa lo mismo.

      Tratá aunque sea de trotar o caminar mucho. Sin esforzarte, lo que puedas, pero te va a dar más energía en la rutina del día.

      ¡Abrazo, hasta la próxima!

      Eliminar
    3. ¿PERO CÓMO PUEDE HABER ALGUIEN TAN DULCE, TAN SINCERO Y TAN DIVINO? Si a él se le cae la baba con mis escritos, a mí con sus posteos.

      Tuve un sueño hermoso, soñé que leía y él era un héroe importante en cierta guerra, y en varios combates. Veremos si las estrellas me escuchan.

      Eliminar

Queremos saber tu opinión, ¡deja tu comentario!
Notas y normas:
1. Debes tener CUENTA DE GOOGLE para poder comentar.
2. Respeta la netiqueta.
3.Puedes opinar lo que quieras (a favor o en contra de los episodios, personajes, guionistas, etc.) pero SIEMPRE respetando a los demás comentaristas.
4. Está PROHIBIDO PONER ENLACES en los comentarios.
5. Siempre que quieras comentar un spoiler en alguna entrada donde el tema no sea de Spoiler (por ej. en Curiosidades) indica SPOILER al comienzo de tu comentario.
Gracias.